Los ministros de la Comunión: Obra del demonio

Confesiones de los demonios bajo la autoridad del exorcismo del sacerdote exorcista colombiano Wilson Salazar




-Habla el demonio de los ministros de la Eucaristía:

*"Cuánto me agradan esos tontos que se creen curas, y hasta los llaman ministros, qué risa me dan, se ufanan de tomar a su Dios en sus manos, de sacarlo de su Sagrario, de darlo a los otros con arrogancia y pensando que tienen autoridad, qué risa me dan

"No toda ley de la jerarquía eclesiástica es querida por ese Dios, ésta si la quise yo, esos ministros piensan que son importantes y que un curso los habilita para tener a su Dios en sus manos, cómo me sirve a la desacralización de esa Iglesia que odio, así me río de lo mas sagrado y me burlo de su Dios que impotente ve como lo manipulan. Piensan que son santos elegidos para tocar a Dios con sus manos y sacarlo de los Sagrarios, y llevaros a otros, aunque me arda el fuego del infierno, tengo que reconocer que ni yo mismo puedo tocara ese Dios, que rabia me da, me quema todo mi ser con solo sentirlo a kms".

"Pobres estúpidos ministros, piensan que son más santos por ese ministerio y son servidores míos, pero yo todo lo hago perfecto, ni siquiera los Apóstoles en la Ultima Cena tocaron a su Dios. Ahora todos lo pueden tocar".



*"Basta ver las consagraciones hoy en día en las Iglesias, todas a las carreras, los curas tontos, toman a Ese como cualquier pedazo de tiesto, y lo manipulan a las carreras, muchos ni se arrodillan, Y dicen esas palabras, como una diarrea, todo de afán, Y lo llevan sin amor,
y como si eso no fuera nada, Cuánto gozo viéndolos consagrar sin fe, ni amor, y yo lo hago todo, para que esos curas no crean.

Con razón esos tontos fieles no comulgan con amor, sino de cualquier manera, las Misas de hoy en día son tan mal hechas que nadie siente a ese Dios, me infiltré en lo mas sagrado que tiene esa podrida Iglesia".
"Y así he metido la “abominación de la desolación” en el Templo Sagrado de Dios, y nadie dice nada, y los curas no dicen nada, sólo piensan en la plata de la Misa, pero no en celebrarla bien, ya no les interesa ser santos, ni místicos, ni consagrados, sólo les interesa el mundo, y la carne y yo se los doy, y los acomodo para que no celebren bien, pobres curas, a muchos ya les tengo preparado el lugar privilegiado a mi lado en el infierno, porque cuando se mueran y yo reclame su alma, así como en el podrido cielo tenían un lugar al lado del Crucificado, pues yo les tengo un lugar en mi infierno a mi lado por siempre, para torturarlos eternamente por sus maldades inmundas".

"Podridos curas míos, ellos no saben que lo primero que evaluará Dios es cómo celebran la Santa Misa. La mayoría pierde el examen y se tiene que ir conmigo a mi infernal fuego para azotarlos por toda la eternidad. Curas míos que celebran las Misas de cualquier manera ya tienen marcado a fuego su propia condenación". 
"Pobrecitas bestias vestidas con hábitos sagrados, cómo me deleito con ellos en mi infierno, y todo porque celebraban esa Misa a las carreras, consagraban a ese Cristo sin amor y lo daban sin fe y de cualquier manera. Podridos!, van a venir al infierno a reunirse con todo el ejercito de curas condenados encabezado por el obispo Judas Iscariote, mi más fiel colaborador, para destruir a los curas. En esta época, un cura que celebre mal la Misa, y la haga mal y a las carreras, ya tiene la mitad del infierno ganado".

*"Es de lo poco que no perdona el Creador, que hayan tratado mal a su Hijo en la Eucaristía, de esta manera yo lo llevo a que lo escupan y lo azoten más cuando lo consagran sin amor, pobres curas, y pobres tontos fieles, porque son míos, cuando reciben a ese Crucificado de pie, con orgullo y arrogancia, como si se igualaran a Él. Pobres tontos soberbios, les preparo un lugarcito en el infierno, porque si algo le duele al Creador es que reciban a ese Crucificado de pie, y en la mano".

"Mi reino se llena más de esos sacrílegos, profanadores malditos, que reciben a Ese Jesús de cualquier manera. Prepárense porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva al infierno y son muchos los que entran por ella. Y esos tontos entrarán por haber profanado a ese Jesús. Pobres curas infieles, sacrílegos, aquí está su lugarcito. Prepárense, son míos, porque osaron blasfemar con su falsedad a su mismo Dios, haciendo lo que ni los ángeles hacen, “tocarlo” y estar muy de pie ante Él".

"Celebran mejor mis sacerdotes satánicos mis misas negras, que esos tonto,s porque yo sí soy exigente en mi culto. Si no lo hacen los mato".

"En cambio esos bastardos, curas infieles, tontos profanan a su Dios como cualquier pedazo de m…."



Comentarios