*Fue a comulgar en pecado mortal

  Milagro eucarístico en Middleburg - Louvain




En 1374, un joven belga fue a comulgar con un pecado grave. Cuando puso el sacerdote la Hostia en su lengua, se convirtió en Carne,  y no pudo tragarla. La sangre caía de sus labios y manchó el paño colocado en el comulgatorio. El sacerdote retiró la Forma y la colocó en un recipiente sobre el altar.

La noticia del hecho corrió por toda Bélgica y la Hostia milagrosa fue lleva a Colonia y colocada en un Ostensorio. 

En 1803, llevaron un trozo del mantel manchado de sangre a Lovaina, así como una parte de la Hostia. Se puede distinguir perfectamente que es carne. 
Los documentos sobre las reliquias están en el archivo de la iglesia de Santiago.





Comentarios