.

miércoles, 5 de junio de 2013

*El demonio habla del infierno y de la Comunión en la boca

Extracto del exorcismo del 14 febrero 1975 Contra: Akabor, Demonio del Coro De Todos los Coros (A), Exorcista (E)
EL INFIERNO ES HORRIBLE
A: Tengo todavía que hablar...
E: Di la verdad y sólo la verdad, en el nombre de la Santísima Trinidad, de la Santísima Virgen María de la Inmaculada Concepción (...).
A: Así, en su nombre, y en nombre de los Tronos de donde vengo, tengo todavía que hablar.
Yo estaba en los Tronos. Yo Akabor, tengo que decir (respira constantemente y grita con voz horrible) como el infierno es horrible. Es mucho más horrible de lo que se piensa. La Justicia de Dios es terrible; ¡terrible es la Justicia de Dios! (grita y gime).
E: Continúa diciendo la verdad, en nombre de la Santísima Trinidad, di lo que Dios te ordena.
A: El infierno es bien peor de lo que a primera vista y superficialmente pueden pensar; la justicia... y naturalmente también la Misericórdia están ahí, mas es preciso mucha confianza, es preciso rezar mucho, es necesaria una confesión, todo es necesario. No se debe simpatizar fácilmente con los modernismos. El Papa es quíen dice la verdad.
E:¡Continúa, en nombre de la Santísima Trinidad, de la Santísima Virgen María, de la Inmaculada Concepción! ¡Continúa en nombre de los Santos Tronos! ¡Continúa!
LA JUVENTUD ES ENGAÑADA
A: Los lobos están ahora.
E: Di la verdad, solo la verdad, en nombre (...).
A: Los lobos está ahora en el medio de ustedes, en el mismo medio de los buenos.
E: Di la verdad, ¡solo la verdad! Nosotros te lo ordenamos en el nombre (...).
A: Como ya dije, toman la forma de Obispos y Cardenales.
E: Continúa diciéndonos la verdad, en el nombre (...).
A: Digo esto en contra de mí voluntad. Todo lo que digo es contra mi voluntad. La juventud...la juventud es engañada. Piensan que podrán con algunas obras caritativas alcanzar el Cielo, mas no pueden, ¡no! ¡Nunca!
Los jóvenes deben, aunque me cueste mucho decirlo...

COMUNIÓN EN LA BOCA
A: Deben recibir convenientemente los sacramentos... hacer una confesión verdadera y no apenas participar en las ceremonias penitenciales y en la Comunión. La Comunión, el Celebrante debe decir tres veces “Señor yo no soy digno”, y no una vez sola. Deben recibir la Comunión en la boca, y no en la mano.
E: Di solo la verdad en el nombre de la Preciosísima Sangre, de la Santa Cruz, de la Inmaculada Concepción...
A: Nosotros trabajamos durante mucho tiempo, allá abajo (apunta para abajo) hasta que conseguimos que la Comunión en la mano fuera puesta en práctica. La Comunión en la mano es muy buena para nosotros, en el infierno ¡créanme!
E: Nosotros te ordenamos, en nombre (...) ¡que digas solamente lo que el Cielo te ordena! Di solo la verdad, la verdad total; tú no tienes el derecho de mentir. ¡Sal de ese cuerpo! ¡Vete!
A: Ella (apunta para arriba) quiere que yo siga...

Los laicos no deben dar La Sagrada Comunión (da gritos horribles), ¡de ningún modo! Ni siquiera las religiosas ¡Nunca! ¿Piensan que Cristo hubiera confiado esa misión a los apóstoles, si también las mujeres y los laicos también lo podrían hacer (gime)? !Estoy obligado a decir esto!
E: Di la verdad, en el nombre (...)
A: Ella quiere que yo siga...Si Ella, la gran Señora, todavía viviera, recibiría la Comunión en la boca, mas de rodillas, y se inclinaría profundamente así (muestra como procedería la Santísima Virgen).
E: En el nombre de la Santísima Virgen (...) ¡di la verdad!
A: Tengo que decir, que no se debe recibir la Comunión en la mano. El propio Papa, da la Comunión en la boca. No es de su voluntad que se dé la Comunión en la mano. Eso viene de sus Cardenales.
E: En nombre (...) ¡di la verdad!
A: De ellos pasó a los Obispos, y después los Obispos pensaron que era cuestión de obediencia, que deberían obedecer a sus Cardenales. De ahí, la idea pasó a los Sacerdotes y también ellos pensaron que tenían que someterse, porque la obediencia se escribe con mayúsculas.
E: Di la verdad. Tú no tienes el derecho de mentir, en el nombre (...).
A: No se está obligado a obedecer a los malos. Es al Papa, a Jesús Cristo y a la Santísima Virgen, que es preciso obedecer, la Comunión en la mano no es de ningún modo algo querido por Dios.

                                                ***************


LOS EXORCISTAS
Los sacerdotes, cuyos nombres se dan a continuación, declaran que, basándose en su conocimiento personal sobre el caso de posesión, están absolutamente convencidos de a autenticidad de las revelaciones hechas por los demonios, sobre la orden de la Santísima Virgen.

Padre Albert dÁrx, Niederbuchsiten
Padre Arnold Egli, Ramiswil
Padre Ernest Fischer, Misionário, Gossau
Padre Pius Gervasi, OSB, Disentis
Padre Karl Holdener, retirado, ried
Padre Gregor Meyer, Tri
mbach
Padre Robert Rindere CPPS, Auw
Padre Louis Veillard, retirado, Cesneux-Péquignot


En todos los exorcismos, los preparativos eran intensos y comprendían oraciones especiales del ritual Romano,
consagraciones, salmos prescritos, el Rosario, Alabanzas, exorcismos, etc... Los Sacerdotes exorcizan demonios previamente identificados.


CONFESIONES DEL INFIERNO AL MUNDO CONTEMPORÁNEO -Advertencia del mas allá- del Padre ARNOLD RENZ (Sacerdote Salvatoriano)"...Finalmente, después de varios exorcismos difíciles y muchas oraciones, un exorcista experimentado consiguió romper la barrera. Después de varios exorcismos, los demonios y las almas condenadas, con ciertos intervalos, se fueron revelando. Así mismo consiguió una liberación temporaria, mas todos los demonios volvieron. Se le pidió a un Obispo para dar autorización de hacer un exorcismo oficial y para asumir la responsabilidad. En el día 8 de diciembre de 1.975, cinco exorcistas obtuvieron la autorización para el Gran Exorcismo, luego, siguieron otros de carácter mas limitado, en que estuvieron presentes no máximo de tres sacerdotes, las revelaciones hechas en el curso de estos exorcismos por los demonios, sobre las ORDENES de la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, son las que se encuentran en la presente obra..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada