.

miércoles, 31 de julio de 2013

*Un sacerdote habla con las almas del Purgatorio

eTestimonios del padre Doug Lorig un sacerdote con numerosas experiencias místicas con almas del purgatorio. En una docena de ocasiones, dice el sacerdote, se ha encontrado personalmente con espíritus de los muertos, incluyendo en la cama durante la noche, y ha sido llevado a rezar para guiar sus almas hacia Jesús.




Almas que no encuentran el camino al Cielo.

Un sacerdote en Scottsdale, Arizona, ha construído una capilla para las almas del purgatorio, en parte, como consecuencia de sus propias experiencias con los difuntos en el “otro lado”. La capilla se llama Oratorio de las Almas Santas y tiene el Santísimo Sacramento.






El padre Doug Lorig, un converso de sacerdote episcopaliano por medio del ordinariato, ahora pastor de una de las parroquias católicas más importantes en el área de Phoenix, dice que el Señor ha utilizado una serie de experiencias místicas extraordinarias para instruirlo sobre las devociones más profundas del catolicismo.
Esas devociones incluyen la oración por las almas del purgatorio – algo que no se sigue en la mayoría de denominaciones protestantes y evangélicas (donde la otra vida sólo tiene dos destinos: el Cielo y el infierno).


LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS DEL PADRE LORIG CON LAS ALMAS DEL PURGATORIO



Para el padre Lorig, en plena forma a los 77 años y lleno del Espíritu Santo, es una cuestión de ver algunas de ellas con sus propios ojos.



En una docena de ocasiones, dice el sacerdote, se ha encontrado personalmente con espíritus de los muertos, incluyendo en la cama durante la noche, y ha sido llevado a rezar para guiar sus almas hacia Jesús.


El Padre Lorig, que fue ordenado sacerdote católico en 1984, y quien está casado y tiene cuatro hijos (y quince nietos), tuvo algunas experiencias especiales, mientras estaba que en la Iglesia Episcopal de San Andrés en Nogales (cerca de la frontera con México).
Fue construida sobre un cementerio indio, paleo-indios que eran pacíficos, dice el padre Lorig, párroco de Santa María Goretti  (él no está asociado a las reclamaciones previas de esa la iglesia de eventos sobrenaturales).
El cuenta que:


Mientras estábamos cavando un sagrario – un pozo seco [para la eliminación adecuada del vino de la comunión] – los trabajadores se encontraron con vasijas hechas a mano Llamamos a la Universidad de Arizona, que tenía paleontólogos, y vinieron.

Fue muy interesante, dice el sacerdote. Preguntaron – estos arqueólogos de la universidad – si no había habido ningún evento paranormal relacionado con la búsqueda de las vasijas.

Hubo dos. Cada vez que cruzaba la iglesia y me sentaba en un banco que chillaba, al rato también había otro chirrido en el banco – como si alguien estuviera sentado allí. Yo discerní que un anciano me seguía y llamé al hombre que había sido pastor antes de mí y le pregunté si había visto algo. Él no, pero su esposa sí: sentía que un indio viejo le seguía a todas partes – inofensivo, pero un alma que no pertenecía a allí.

La noche antes de la llegada de los arqueólogos, tuve un sueño en el que vi una colina desierta y un anciano, encorvado trayendo una niña de ocho o nueve años, tal vez más joven, Su pelo caía y él estaba de duelo.

Me desperté y me pregunté, ¿qué fue eso? Resultó que encontraron una vasija con los restos de un viejo cremados y una más pequeña con los restos de fragmentos de huesos de una joven, en vasijas que eran de cientos de años. Eran indios de ‘Las Trincheras’. Me dio la sensación que la niña había muerto trágicamente y el viejo era su abuelo.


Una vez que él oró por ellos, las perturbaciones y los sentimientos se detuvieron.

Era como si su alma hubiera vagado durante diez siglos, o al menos se hubiera manifestado durante mucho  tiempo, y simplemente necesitaba oración y reconocimiento, y ahora estaba en paz.

Al Padre Lorig le dijo a un amigo que tiene ascendencia indígena, que creen que un indio tiene dos almas, una que guarda la tumba y la otra que sigue al Gran Espíritu.


COMPRENDE SU MISIÓN


El sacerdote, quien también es autor de un libro, El Corazón de un Padre: Rosario de Meditaciones para los Papás, relata también un momento en que de la nada le enviaron 1.300 estampitas, alguien de Sheboygan, Wisconsin, que las había recogido de funerales, y se puso a celebrar Misa para cada una.

A partir de entonces hubo muchos casos, dice de las experiencias. Empezó y me asustó, dice el padre Lorig.

Antes de convertirse en católico, el Padre Lorig dice que fue a Phoenix para una convención y en el medio de la noche se despertó y abrió los ojos y vio una mujer con un perro a los pies de la cama.



Le grité en voz alta, dice el padre Lorig. A la mañana siguiente fui a la recepción y le pregunté al hombre que había trabajado mas tiempo allí si había habido una mujer y un perro muertos aquí y me dijo que sí, que hubo una mujer y su perro que habían sido muertos en un accidente en la calle fuera del hotel.

En Dallas hubo experiencias con los muertos que me asustaron, dijo el clérigo. Le dije a Dios, que parara esto. Si esto es algo que haces, no lo quiero. Me despertaba en medio de la noche y veía el espíritu de una persona muerta.

Pero las observaciones estaban asociadas, pronto se dio cuenta la intercesión que el Señor deseaba.

EL CASO DE UN ALMA QUE LE AGRADECE


En un caso que sepultó a un joven de 17 años de edad, llamado Tony, que había estado involucrado con las drogas y se suicidó,



Oré por él en cada misa durante un año y un año más tarde fui al Cementerio Reina del Cielo para otro funeral, de un recién nacido, y aparqué el coche en el otro extremo del cementerio, dice el padre Doug.  Entonces fui a la bóveda, dije oraciones y consolé a la familia; y estaba caminando más allá de todas estas tumbas y paré porque alguien me estaba llamando por mi nombre.

Padre Doug, Padre Doug

Y no había nadie allí.

Miré hacia abajo y estaba justo en tumba de Tony y tuve una locución.

Le oí decirme claramente, “Padre Doug: gracias”

ORAR POR LAS ALMAS QUE ESTÁN ATADAS A LA TIERRA



Algunas almas hacen su purgatorio en la tierra, dice el sacerdote, algunas están atadas a la tierra – atadas a un lugar de pecado o de pena, algo que no pueden dejar ir.

El sacerdote cita un caso en el que una joven que vio el espíritu de otro sacerdote que no tenía boca, como se vio después, el pobre sacerdote se había suicidado pegándose un tiro en la boca.

El sacerdote ha encontrado una fórmula efectiva, que es tener una misa para cualquier alma que parece molestar en un lugar y decir suavemente al alma,


Llama a Jesús. Sigue diciendo ‘Jesús’ una y otra vez, hasta que él venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada