sábado, 31 de mayo de 2014

*Infiltración de la Nueva Era en las religiosas

por Luis Santamaría
El pasado 26 de mayo el dominico seglar Vicente Jara, OP, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), trató el tema de la infiltración de ideas de la Nueva Era en la LCWR (Leadership Conference of Women Religious), una de las dos agrupaciones de monjas y religiosas de los EE.UU., constituida por alrededor del 80% del total de aquel país


Vicente Jara comentó la deriva ideológica de la LCWR, muchas veces contra el Magisterio y en abierta oposición a la fe de la Iglesia en multitud de temas doctrinales. No obstante, se centró en la deriva de ideas de la Nueva Era dentro de la LCWR, aunque comentó que suelen ir siempre juntas muchas de estas ideologías.
Hizo referencia a multitud de documentos, como el del 18 de abril de 2012, del cardenal William J. Levada, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde se ponían en entredicho aspectos relativos a la formación, el material interno, los ponentes invitados a la formación de las religiosas, la deriva hacia ideas no ortodoxas en general, y material propio poco acorde con la fe eclesial y la doctrina de Cristo. Aquí Jara compartió parte del material citado, amplio y variado, como el documento “System Thinking Handbook”, de contenido ideológico propio de la Nueva Era.
También se comentó el documento del pasado 30 de abril de 2014 del actual prefecto de Doctrina de la Fe, cardenal Gerhard Ludwig Müller, donde se mostraba el absoluto y completo recorrido de la LCWR en su mezcla de ideas gnósticas y heréticas, hasta el punto de que una de los exponentes de la Nueva Era, la impulsora de la llamada “Evolución Consciente” (una suerte de ideas neo-gnósticas, de Nueva Era y futurismo ideológico y pseudo-científico), Barbara Marx Hubbard, ha sido la asistente a la hora de ayudar y asistir a las religiosas en sus respuestas al Vaticano.
El dominico Vicente Jara desgranó con amplitud las ideas de Barbara Marx Hubbard y expuso la absoluta y radical distancia frente a la fe de Cristo y de la Iglesia, así como su alejamiento de la ciencia real, la ciencia seria, a pesar de usar palabrería científica, pero sólo para embaucar y atraer a personas deseosas de resolver problemas e insatisfacciones, tan normales en cualquier persona. No obstante, las religiosas de la LCWR han hecho una asimilación de estas ideas de la Nueva Era, hasta el punto de realizar una continuada y casi constante dedicación en su propia revista, Occasional Papers, a temas de la Nueva Era y su propagación. Incluso algunas congregaciones están insertando en sus propias constituciones fundamentales aspectos de la Nueva Era.
También se repasó la respuesta de las religiosas del día 5 y día 8 de mayo, ante las palabras del cardenal Gerhard Ludwig Müller, e incluso la intervención de la propia Barbara Marx Hubbard el día 13 de mayo pasado, aprovechando para darse propaganda ante esta situación.
También se desgranaron aspectos del feminismo y de la teología desarrollada por estas religiosas y su conexión con el paganismo y la magia femenina de la diosa, elementos claves para discernir el fondo ideológico de la Nueva Era, poso que ha ido modelando sin saberlo estas religiosas, la ideología que impregna su actual evolución doctrinal, tan alejada del cristianismo.
Jara acabó haciendo una modelización matemática del conjunto de religiosas tanto de la LCWR y la CMSWR en los próximos 100 años. Los resultados muestran que a pesar de que actualmente la LCWR es el 80 % del total, la deriva de fallecimientos y las nuevas vocaciones llevarán a que en 20 años el número de religiosas en ambos grupos (LCWR y CMSWR) será el mismo, alrededor de 13.000, si bien 50 años más tarde, el grupo LCWR será de 500 miembros, mientras que la CMSWR, ahora con sólo 11.000 miembros, un 20 % del total actual, pasarán a ser 30.000 miembros y subiendo, todo ello favorecido por la elevada cantidad de vocaciones jóvenes que están recibiendo, vocaciones fieles al Magisterio y la Tradición de la fe en Cristo. Sólo así, la vida religiosa puede florecer y revitalizarse viviendo en la fe vida de Jesucristo, dentro de la Iglesia.

No hay comentarios: