*La actriz Loretta Young y su experiencia en Medjugorje

¿Se acuerda de la famosa actriz Loretta Young? Loretta fue famosa en la época de oro del cine de Hollywood, junto a figuras como Clark Gable, Spencer Tracy, Cary Grant, David Niven, Douglas Fairbanks Jr., William Holden, y James Cagney. Ganó el Óscar a mejor actriz en 1947 por su actuación en Un destino de mujer. Y ganó tres Emmy por su famoso programa de televisión el Show de Loretta Young, que se mantuvo al aire durante el record de 8 temporadas.
Antes de morir, Loretta hizo el relato de su peregrinación para un libro de Joan Wester Anderson, que escribe libros sobre las maravillas de los ángeles.
No se conocía nada de esto, pero en una biografía autorizada llamada Forever Young, la actriz citó varias apariciones sobrenaturales fascinantes supuestamente en Medjugorje. Tan poderosas fueron las experiencias que más tarde Loretta comenzó a orar 15 décadas del Rosario todos los días, así como a ayunar los miércoles y los viernes.
“Medjugorje solidificó todo por lo que siempre había esperado y rezado”, dijo la superestrella. “He visitado varios santuarios pero no hay un lugar que me haya afectado más como éste”.
Durante la compra de una estatua en el lugar de las apariciones en 1988, Loretta escuchó de repente a una mujer gritando al mirar el sol. De acuerdo con la biografía, los ojos de Loretta se habían quemado dos veces por luces de carbono; si ella se quedaba mirando objetos brillantes, sus ojos podrían quemarse fácilmente.
“Pero antes de que me diera cuenta de lo que estaba haciendo, miré directo al sol, y él comenzó a crecer”, relató.
Lo que la actriz vio fue una esfera de oro pulsante crecer del tamaño de un aguacate al tamaño de una sandía y cambiar del rojo, al verde y al blanco.
“Entonces un hostia apareció en el centro”, dijo ella.
Loretta tuvo su experiencia más increíble después de tropezar en un escalón dentro de la Iglesia de Santiago y torcerse severamente el tobillo. Ella estaba con varios compañeros, entre ellos su hijo. Pensaron que era un esguince grave. Cuando el dolor se hizo insoportable, una monja india llegó de la nada, diciéndoles que era médico y dándoles instrucciones para llevar a Loretta al exterior.
Allí, la médica la dejó por un momento,
“luego regresó, llevando lo que parecía ser una olla con barro y algunas vendas”, señala Anderson. “Ella untó el pie de Loretta, y lo envolvieron con vendas, diciéndole que no se las quitara”.
Distraídos por un momento, ni Loretta ni los que la rodeaban se dieron cuenta de que la monja había desaparecido. Nunca la volvieron a ver.
Pero, milagrosamente, la causa del dolor desapareció. Loretta fue capaz de terminar la peregrinación.
Cuando regresó, una visita a su médico reveló que no era un esguince, después de todo. Loretta se había roto seis huesos del pie. Cuando le quitaron las vendas, de repente se le hinchó al doble de su tamaño normal.
De alguna manera esas vendas fangosas le habían mantenido el pie libre de dolor durante todo el viaje.
En un viaje de vuelta allí con su marido, Jean, su grupo de viaje se detuvo para hablar con la vidente Vicka. Más tarde, cuando Jean fue a tomar un rosario de su bolsillo, todo el mundo se quedó sin aliento. Al igual que en el caso de William Simon – ex Secretario del Tesoro de EE.UU. – los eslabones de la cadena se habían convertido en oro.
“Es emocionante de ver que el abandono a Su voluntad funciona” dijo la legendaria actriz.
Fuentes: Spirit Daily,

Comentarios