Apostolado de la Divina Maternidad“
             18 de marzo, 1987

Visión de Nuestra Santísima Madre y después del Niño Jesús:
Santísima Virgen:      San-Jose-Sagrada-familia
“Estoy complacida con tus esfuerzos por mantener santa obediencia y quiero que continúes de esta misma manera. Dile también al Padre lo de la Misa en la Iglesia Católica de ___________. El ha de saber lo que te está sucediendo durante la Misa.
“Quiero que todos mis hijos que estén recibiendo dones extraordinarios o que estén experimentando fenómenos sobrenaturales, estén bajo la protección de apropiada dirección espiritual bajo los auspicios de la Santa Madre Iglesia de la que yo soy el prototipo. Den fe de mi obediencia a la voluntad de Dios a lo largo de mi vida. Dejen que este sea su ejemplo. Es a la Iglesia y a Sus autoridades y representantes legítimos a los que han de dar razón en lo que concierne a todos las facetas de la vida espiritual. Esto ha de ser entendido claramente, particularmente en estos días en que hay tanta confusión entre los fieles con respecto a lo que les está sucediendo en eventos espirituales, es decir, eventos que ellos mismos no pueden entender plenamente, ni explicar en el curso ordinario de las cosas. Esto no es poco común ya que ha ocurrido a lo largo de la historia dentro de la Iglesia y entre el pueblo del Antiguo Testamento. Pueden esperar más acontecimientos de esta índole entre aquellos que son mis seguidores y están consagrados a Mí. Regocíjense de que viven en esta era, la era de la misericordia y del amor de su Madre.
“Mi querido esposo, San José, cuya Fiesta celebran hoy, ha de ser su ejemplo, particularmente el de los Esposos y los padres de las familias llamadas a mi apostolado de familias y de la maternidad, del que he hablado anteriormente. Dejen que la Sagrada Familia les guie y sea su ejemplo en todas las cosas. Les asistiremos en todas sus empresas si son para la mayor gloria de la Santísima Trinidad. Hagan todo para la gloria de Dios y en cumplimiento de Su voluntad y, ¡oh, qué gozo tendrán!
“Hace falta que hoy día que las familias busquen pasar el tiempo juntos y hacer cosas juntos y en particular, rezar juntos. Quiero que las madres traídas a este apostolado espiritual por medio de estos escritos, guíen a sus familias en esta dirección, como corazón de la familia que son.
“San José y yo intercederemos por ustedes de una manera poderosa para que la santidad de las familias se haga evidente. Muchos hombres hoy día no comprenden la importancia del camino espiritual y están viviendo demasiado metidos en el mundo. Dejen que San José sea su guía y su Patrón, él, quien Nos protegió a mi Divino Hijo y a mí del mundo. Él les ayudará si le piden su ayuda y será el patrón de sus familias.