sábado, 31 de diciembre de 2016

El cristianismo crece entre los estudiantes y empresarios chinos



Lo recoge el libro «Al otro lado de la Gran Muralla» (Ciudad Nueva)
El cristianismo se extiende entre los estudiantes y empresarios chinos: una dinámica novedosa
Hay en China una nueva generación de estudiantes, profesionales y empresarios que opta por el cristianismo
30 diciembre 2016
En los años 80, cuando en China se hablaba de “cristianos chinos”, se pensaba aún en ancianos de regiones rurales que mantenían la fe cristiana de sus padres porque a los funcionarios estatales no les salía a cuenta intentar combatirla en zonas remotas o con población envejecida.

Pero sus hijos y nietos en los años 90 emigraron a las ciudades, se apuntaron a la universidad y contagiaron su fe a sus compañeros de clase.

Los cristianos en China no son ni un 1% de la población. Pero una encuesta de 2008 sobre población universitaria detectó que en la Universidad Ren Ming de Pekín eran cristianos casi el 4% de los estudiantes, y en las universidades de Shanghai lo eran casi el 5%.

Según explica un análisis de Tang Xiaofeng sobre estas cifras (en Gospel Times, octubre de 2009), muchos estudiantes esperan precisamente a acabar sus estudios antes de bautizarse, por lo que las cifras serían mayores si contabilizasen adultos jóvenes ya graduados.



En toda Asia hay universidades e institutos educativos católicos o protestantes donde hindúes, budistas o musulmanes pueden estudiar y conocer la fe cristiana. Pero en China no se permiten estos centros: la fe se transmite de persona a persona.

De un grupito bíblico a 10.000 fieles en casas
Un ejemplo que se suele dar –y lo recoge el libro Al otro lado de la Gran Muralla, de Kin Sheung Yan- es el de Jin Tianming, hijo de familia campesina, que se convirtió al cristianismo evangélico estudiando en la prestigiosa Universidad Tsinghua de Pekín. Organizó un grupo de oración y Biblia en 1993 en casas, en 2001 ya eran 13 comunidades, en 2008 eran 10.000 miembros… y ha seguido creciendo (sin que falten detenciones y persecuciones). Sus conversos son profesores, médicos, abogados, estudiantes, es decir, la intelligentsia de las ciudades de la costa.

Kin Sheung Yan explica que este fenómeno lo están llamando en China “laoban jidutu”, es decir “cristianos jefes o empresarios”. “Son patrocinadores entusiastas, organizan y participan en actividades de interés social y en la evangelización”.

El domingo festivo: un cambio radical
Mientras en Europa hay partidos “conservadores” o liberales que quieren que el domingo sea un día de trabajo como cualquier otro, Kin Sheung Yan cuenta el caso de un empresario católico que dirige una compañía de 3.000 trabajadores en Ningjing, Hebei, y que desde 2011 estableció que en su empresa el domingo sería festivo para todos, cristianos o no, algo insólito en China. Su productividad ha aumentado… y muchos trabajadores se han interesado por la fe.

En otros casos, los empresarios cristianos llenan las oficinas y fábricas de enseñanzas de la Biblia a favor del trabajo honrado (es decir, ética laboral judeocristiana) y organizan encuentros de oración y Biblia en las mismas dependencias de la empresa.

La universidad une y potencia a los cristianos
Otro fenómeno curioso de las universidades chinas es que en ellas se relacionan los cristianos de comunidades oficiales y los de comunidades clandestinas, los cristianos nacidos en la ciudad y los llegados del campo, los católicos y los protestantes: es un auténtico crisol para tender lazos. Lo aprendido en la universidad con otros cristianos puede volver a enriquecer su comunidad cristiana de origen, quizá rural o atrasada o aislada.



Hay lugares del campo donde los cristianos no se atrevían a poner en marcha iniciativas. Pero si sus estudiantes van a Xianxian (Cangzhou) y ven allí que la diócesis ha creado 20 clínicas, 6 escuelas, una residencia de ancianos y un hogar para niños discapacitados pueden volver a su región con nuevas ideas para el emprendimiento aprovechando las diversas complejidades del sistema chino.

Aunque no hay cifras estadísticas reales para demostrarlo, hay cierto consenso entre los cristianos chinos de que las comunidades evangélicas están difundiéndose con mucha más rapidez que las católicas, al adaptarse bien con métodos de evangelización y oración en casas y en lugares de trabajo.

Liu Dechong es uno de los analistas citados en Al otro lado de la Gran Muralla que propone “aprender unos de otros”, asegurando que católicos y protestantes se complementan y tienen mucho que enseñarse mutuamente.



Para el futuro, Kin Sheung Yan, misiólogo por la Universidad Gregoriana de Roma, que escribe desde Shanghái, cree que la Iglesia católica necesita mejorar mucho la formación de sus sacerdotes y religiosas (por ejemplo, estudiando en el extranjero), aprovechar más ocasiones para el trabajo caritativo y solidario, trabajar más el tema de la inculturación de la fe (el “rostro asiático de Cristo”) y apoyarse en los nuevos movimientos laicales, que en China aún son pequeños.

“Hay muchos grupos de laicos que brotan espontáneamente en muchas parroquias en busca de una espiritualidad relevante hoy en día. El Espíritu Santo está concediendo dones y trabajando en estas personas, trae alegría y entusiasmo y libera en ellos una energía y esperanza nuevas. Estos grupos son una prueba más de que es hora de dar la bienvenida a la nueva primavera que el Espíritu Santo ha traído a la Iglesia”, asegura el autor.

Adquiera AQUÍ el libro Al Otro Lado de la Gran Muralla (editorial Ciudad Nueva)

Anonymous amenaza a Bilderberg: "Controlamos los ordenadores y móviles de vuestras familias"

'Hackean' la página web del club Bilderberg y les dan un ultimátum

Publicado: 30 dic 2016 por RT
La página web del 'club más secreto del mundo' ha sido 'hackeada' este viernes por Anonymous.
'Hackean' la página web del club Bilderberg y les dan un ultimátum
Imagen ilustrativapixabay.com / RT 
Piratas electrónicos de los grupos HackBack movement y Anonymous han 'hackeado' este viernes la página web del club Bilderberg, un foro de secreto compuesto por 130 personas de entre las más influyentes del mundo, que se reúnen cada año sin dar ningún acceso a la prensa. Los 'hackers' han publicado un ultimátum al club, a cuyos miembros dan un año para que cumplan sus reivindicaciones.
"Queridos miembros de Bilderberg: a partir de ahora cada uno de ustedes tiene un año (365 días) para trabajar verdaderamente  a favor de la gente y no en aras de sus intereses privados", escribieron.
"Cada tema del que hablen o el trabajo que cumplan por medio de sus reuniones más que privadas tendrán que beneficiar a partir de ahora a la población mundial y no a un grupo Y o X de la gente".

"Ustedes no van a estar seguros en ningún lugar donde haya electricidad"

"De lo contrario, vamos a encontrarlos y a 'hackearlos'", reza el texto.
"Vamos a vigilarlos, porque a partir de ahora tienen que trabajar para nosotros, para la humanidad y para la gente", concluyen los 'hackers', que aseguran haberse hecho con el control de "sus coches de lujo y dispositivos de seguridad de sus casas conectadas", así como de "las computadoras portátiles de sus hijas y los móviles de sus esposas".
"Grabamos sus reuniones secretas, leemos sus correos electrónicos, controlamos los relojes inteligentes de sus chicas escort favoritas, estamos dentro de sus queridos bancos y estamos leyendo sus activos. Ustedes no van a estar seguros en ningún lugar donde haya electricidad", afirman.

¿Sabe Fco la gravedad de la situación de la Dubia?





Por Andrew Parrish Pewsitter.com. Giuseppe Nardi’s original article (in German) can be read here.

ROMA (katolisches.info) - La dolorosa tensión de la dubia se hace más fuerte cada día que el Papa Francisco se niega a responder a las preguntas de los "Cuatro Cardenales" sobre su declaración en Amoris L respecto al matrimonio. Las dudas han hecho metástasis dramáticamente desde la liberación de la carta "dubia" hace dos meses. A medida que la jerarquía de la Iglesia continúa declarando públicamente su lealtad a uno u otro bando, potenciando la impresión de una Iglesia fracturada, la ferocidad innecesaria de las acusaciones de los confidentes amigos de Fco, a los cuatro c., los rumores extraños de un Papa que "hierve de rabia”, la atmósfera policíaca del Vaticano, y un Francisco al parecer declarando que "pasará a la historia como el divisor de la Iglesia", han llevado a un creciente temor y preocupación en esta historia extraña y tortuosa. El más desconcertante elemento de todos, para aquellos que tratan desesperadamente de preservar el beneficio de la duda, es el silencio continuado del Papa. Por lo tanto, vale la pena preguntarse, con la web Katolisches.info de Giuseppe Nardi, si el Papa realmente entiende la gravedad de la situación.


Sin inmutarse ante lo que parecen ser medidas punitivas del Vaticano, el Cardenal Burke ha presionado con su presentación pública del caso contra el Papa. Él ha declarado que él está actuando solamente para el beneficio de la Iglesia, y de hecho, por el bien del mismo Santo Padre. Para proteger a la Iglesia y al Santo Padre de los peligros del error doctrinal, ahora evidentes en (por ejemplo) la interpretación (hecha por el obispo de) San Diego sobre Amoris L, Burke y sus colegas publicarán un acto formal de corrección del Papa, a partir del 6 de enero, 2017, la fiesta de la Epifanía. Tal acto formal declarará definitivamente que, si el Papa sostuviera una posición teológica herética sobre la recepción eucarística, estaría equivocado al hacerlo y que tal enseñanza nunca podría ser la enseñanza de la Iglesia. Burke recientemente ha vuelto a enfatizar que la declaración no es una afirmación de que el Papa sea un hereje, ni tampoco Burke afirma creer que el Papa sea un hereje.


Frente a esta situación, la reacción decididamente extraña del Vaticano ha sido un esporádico tiroteo de "estrechos confidentes" del Papa, a través de entrevistas, conferencias de prensa y de Twitter. Con la excepción de la carta del obispo griego Papamanolis, que criticó a los cuatro cardenales como "herejes", el enfoque ha sido ignorar o minimizar la severidad de la dubia misma, la gravedad del problema teológico y la amenaza de corrección.


Ahora, sin embargo, como nota Nardi, alguien en el círculo Papal finalmente está tomando nota. Andrea Tornielli ha escrito una pieza para el Vatican Insider en la que se dirige directamente a las observaciones "cámara caritatis" del Cd. Brandmüller,  de esta semana. El artículo no mantiene el tono oficial destitutivo, lo que demuestra el pleno conocimiento del Vaticano de la crisis. Nardi señala que el ataque es doble: en primer lugar, Tornielli intenta poner una cuña (de separación) entre Burke y los otros 3 cardenales, y segundo, él intenta minimizar la corrección en sí misma. Ninguno de los intentos está sostenido por los hechos, de los que ambas partes están plenamente conscientes.


Tornielli afirma que la "privada, corrección fraternal" de Brandmüller de alguna manera socava las declaraciones de Burke. Pero, señala Brandmüller, Burke no ha contradicho esta idea. Incluso si Burke "expresara su propia opinión en completa independencia", las declaraciones de Brandmüller son tan firmes e intransigentes como las de Burke, y más aún. Fue el cardenal Brandmüller quien dijo hace siete días que "todo aquel que considere que el adulterio y la recepción de la Comunión son compatibles es un hereje y persigue el cisma". No se podían pronunciar palabras más fuertes. Entonces, el ataque de (Tornielli) de la cuña se desbarata así: los cuatro cardenales se mantienen unidos en la comprensión de la gravedad del problema.


Tornielli no hace mucho esfuerzo por seguir el otro punto de su argumento. Al describir las observaciones de Burke sobre la corrección (al Papa) como un "ultimátum", reconoce implícitamente la gravedad del estancamiento en curso. De acuerdo con lo que ahora sabemos de la actual política papal, esto significa que el Papa también lo reconoce así. Tornielli intenta argumentar que no hay justificación precedente para un acto de corrección fraternal (al Papa); En la misma declaración que está analizando,  Burke menciona la corrección pública de Pablo de Pedro en los Hechos de los Apóstoles. Por lo tanto, la segunda mitad del argumento cae también.


La debilidad, la evasiva e irrelevancia de las respuestas del Vaticano a la declaración de la dubia han demostrado a todos, menos a los más caritativos, que el Papa Francis sabe lo que está tratando de hacer con Amoris Laetitia. Ahora, la respuesta del Vaticano al inminente acto formal de la corrección indica que el Papa es plenamente consciente del golpe a sus planes de que tal acto representaría. Por encima de todo, su supuesta afirmación de que "él podría dividir a la Iglesia 'demostraría su conocimiento (de la gravedad). 

En la ausencia de una declaración positiva del Santo Padre, la suposición del verdadero estado de cosas en Roma sólo puede proceder de tales deducciones negativas. La elección de este camino extraño y desagradable ha arrinconado a Fco. Al abusar verbalmente de los que se han opuesto a él, y permitir a sus ayudantes y amigos a que lleven a cabo abusos similares, ha aumentado la gravedad de la crisis, eliminado cualquier posibilidad de encuentro (entre las 2 partes), y ha agudizado el conflicto sobre la cuestión teológica. Otros indicios oscuros en las últimas semanas han indicado que el Papa Francisco ha considerado la posibilidad de renunciar, para escapar de la trampa autoimpuesta; Ninguna declaración oficial se ha hecho pública. 

Parece, por lo tanto, que la confrontación en enero será inevitable. Es una situación triste. Que Dios ayude a todas las partes en la disputa, y a sacar el bien del resultado. 
El artículo original de Giuseppe Nardi (en alemán)

Jesús: cómo cooperáis a la salvación de las almas

23 de Septiembre, 2004 Jesús a Anne, una apóstol laica, Irlanda. Direction for our Times


Queridos hijos, dedico este pequeño Volumen a Mis servidores, a todos aquellos que buscan difundir Mi mensaje de amor y salvación. 

Queridas almas que tan valientemente están al servicio del Reino: su recompensa será grande. Muchos de ustedes mismos han sido arrancados del pecado y de la oscuridad y traídos hacia la Luz. Celebré el regreso de cada uno como si se tratara de Mi único hijo y con eso, el lugar que les había reservado en Mi Corazón quedó colmado. En verdad Mi amor por ustedes es total.


Hijos Míos, ahora debemos ir en busca de otros. Los hallarán por todas partes, y por esa razón están sirviendo en todas partes, pues allí donde el mundo tiene sus dominios hay almas que corren el peligro de separarse eternamente de Mí. Unos son pobres y otros son ricos; a algunos se les ve con desprecio y otros son muy respetados; unos claman ser buenos y otros no esconden su afinidad con el enemigo. Sin embargo, nada de esto importa: los quiero a todos. En este Volumen les daré instrucciones de cómo reclamar lo que nos pertenece, es decir, las almas de nuestros hermanos y hermanas.

La primer estrategia que habrán de seguir para que los demás se sientan atraídos hacia el cielo, será mediante su ejemplo de servir con alegría. Es verdad que a muchos de ustedes se les ha pedido sufrir por Mí, y les estoy muy agradecido. Recuerden unir en todo momento su sufrimiento y dolor a Mi propio sufrimiento y dolor, diciendo: “yo sufro porque Mi Jesús está sufriendo: que así sea. Yo aceptaré ese “si” y lo usaré poderosamente para derramar gracias necesarias de redención. Están cooperando conmigo y eso Me ayuda a salvar almas; confíen en esto porque es verdad. 

Comiencen, incluso, a ofrecer sus más pequeñas cruces con el rescate de muchas almas de la oscuridad. Hijos: sé que su visión terrena es limitada; lo comprendo, pero en este tiempo es preciso que crean con absoluta seriedad. 

Acordamos, tú y Yo, que si tomabas la decisión de seguirme, servirías sin importar lo que sintieras en un momento dado, y una forma de servirme es ofreciéndome continuamente tus pequeños sufrimientos. Una vez más te digo que el sufrimiento salva almas. Mantén la paz con estas cruces unidas a Mi propia cruz, y pon el ejemplo de la alegría en el servicio: esa es la primer forma en que sacaremos a las almas de la oscuridad.

Almas destinadas al Cielo: no deben temer a la muerte (S Antonio)

10 de Julio, 2004 San Antonio a Anne, una apóstol laica, Irlanda. Direction for our Times. 



Muchas cosas se les han dicho a mis hermanos y hermanas del mundo: les hemos hablado sobre los cambios y la oscuridad; las persecuciones; el amor, la paz y la oración. Hoy deseo hablarles de la muerte, porque muchas son las almas terrenas que le temen. Queridas almas destinadas a venir al cielo: no deben temer a la muerte, pues la única forma de que su alma pueda vivir realmente es mediante la muerte del cuerpo. Consecuentemente, es algo que se debería anticipar con gozo y no con temor. Consideren a una criatura en el vientre: ¿tendría razón esa criatura de querer permanecer en el vientre por temor a la vida? Se reirían de semejante cosa y, sin embargo, es exactamente lo mismo que el temor que ustedes le tienen a la muerte. Quizás la criatura tenga miedo a la vida porque para ella significaría un cambio; ustedes también tienen miedo de morir porque significa un cambio. Pero así como ustedes le asegurarían a esa criatura que la vida es maravillosa, igualmente yo les digo que el cielo es maravilloso, y que el día de su muerte se convierte en realidad en el día de su nacimiento, porque su alma nace para la eternidad: esto es algo bueno, es motivo de gran gozo para quien haya seguido a Cristo. Todos sus actos de fe, sus sacrificios, y cualquier acto que hayan hecho en cumplimiento de su deber, serán justificados y recompensados. No vayan por el camino sintiendo temor de la muerte, porque eso provocará que se aferren de tal modo a la vida que no podrán vivir libremente. 

Si lo consideran un tema evasivo, reflexionen en lo que acabo de afirmar: es importante. Deseo ayudarlos a liberarse de sus temores; por ello, si tienen miedo de morir les pido que soliciten mi ayuda. Es preciso que destruyamos ese temor que será un estorbo para su espiritualidad. 

Pequeños: llegará un tiempo en que verán la muerte en grandes proporciones. Las sociedades que han sufrido hambre o guerras han tenido este tipo de expe- riencia; los cristianos cambian su forma de vivir y eso es algo bueno. Todos los que experimenten situaciones trágicas como éstas se darán cuenta de que son mortales mientras permanezcan en la tierra, y que en cualquier momento podrían ser arrebatados. Sin embargo, un verdadero cristiano se conduce por el camino del servicio porque ¿qué otra cosa podría tener más valor cuando uno podría ser llamado abruptamente al cielo? No tiene sentido estar atesorando riquezas si poco después se han de dejar. Los hombres que habitan los lugares de mayor opulencia también deberían comprender esta realidad, pero no lo hacen. Allí es donde se nota el falso sentido del hombre que pretende controlar su destino creando ambientes en donde las almas sólo viven para el mundo, y ensimismados en sus múltiples ocupaciones, tampoco se ponen a considerar como es debido que la realidad, comparada con su pequeño y reducido círculo de vida, les sobrepasa. 

Pero lo harán, amigos míos, cuando las dificultades y la muerte atraviesen su núcleo vital. No lo digo alegremente, por favor créanme; al contrario, lo digo con toda solemnidad. Pero todo esto tendrá un buen resultado, porque las almas volverán a tener en consideración a Dios, los asuntos celestiales y el servicio que deben rendir al Creador durante la vida. Eso es lo que se necesita y sucederá. Nos sentiremos dichosos, tu y yo, de que Dios introduzca estos cambios. Permanezcan en oración y en el silencio tantas veces como sea posible, pues de esa forma podremos ayudar a que Jesús los colme de paz. 

10 músicos metal que creen en Cristo


La conspiración del silencio: altamente recomendado por el ex jefe del FBI

Precaución: los testimonios pueden herir su sensibilidad

Documental altamente recomendado por el ex jefe del FBI Ted Gunderson que fue censurado por los pederastas en el poder.


Documental censurado, preparado para ser emitido el 3 de mayo de 1994 en el Discovery Channel. Incluso fue listado en la guía de programación “TV Guide Magazine”. Este documental exponía y denunciaba una red de líderes religiosos y políticos de Washington que fletaban aviones llevando en ellos niños secuestrados, directamente hacia la capital para la realización de orgías sexuales, ritos satánicos y snuff films.

En 1993 un equipo de la Yorkshire Television se trasladó a Omaha, Nebraska para documentar, investigar, y desvelar los misterios que envolvían el caso Franklin y el consiguiente encubrimiento. Lo que el equipo encontró en el transcurso de casi un año de investigación afectaba incluso a la propia Casa Blanca, donde se encontraba el entonces vice-presidente George H.W. Bush.


En 1992, se publicó el libro The Franklin Cover-Up: Child Abuse, Satanism, and Murder in Nebraska (El encubrimiento del caso Franklin: abuso infantil, satanismo y asesinato en Nebraska). Su autor era John W. Decamp, un altamente condecorado veterano de la guerra de Vietnam y después, durante 16 años, un reputado senador, y reconocido como uno de los legisladores más efectivos en la historia de Nebraska.
A raiz de la investigación sobre el caso Franklin, donde se acusaba a Lawrence E. King de fraude financiero, DeCamp descubrió la existencia de una red de pederastas implicando a altos dirigentes en el gobierno de EEUU y a estrellas mediáticas e identificó cerca de 90 posibles víctimas, todos ellos menores secuestrados de los que nunca más se supo. Aunque Decamp fue amenazado con todo tipo de acciones legales, nunca llegaron a materializarse.

Años después de la publicación del libro de DeCamp, Yorkshire Television y Discovery Channel invirtieron cerca de 500.000 dólares en producir el documental Conspiracy of Silence sobre el caso. Estaba programado para su emisión el 3 de mayo de 1994, pero en el último minuto antes de salir al aire,congresistas anónimos presionaron a la industria de la televisión por cable con una legislación restrictiva si se transmitía este documental. Casi inmediatamente, los derechos del documental fueron adquiridos por personas desconocidas que habían ordenado destruir todas las copias. A pesar de esta presión para que el documental no saliese a la luz una copia de esta cinta de vídeo se proporcionó de forma anónima al ex senador del estado de Nebraska y abogado John DeCamp.

Este documental expone una red de líderes religiosos y políticos de Washington quienes transportaban niños a Washington DC para orgías sexuales. Si bien la calidad del vídeo es muy pobre, este film representa un éxito por las revelaciones hechas por sus participantes. En el documental aparece laacusación de Paul Bonacci contra Lawrence E. King, en la que alegaba secuestro, control mental, abuso ritual satánico, abuso sexual y diversas lesiones personales. El juez concedió a Paul Bonacci una sentencia 1 millón de dólares contra King.

La verdad sobre esta red de pederastia, drogas, y asesinatos en rituales satánicos ya comenzó a surgir anteriormente en la década de 1980 e incluso hizo eco en algunos periódicos importantes, especialmente el Washington Times, que publicó un artículo que implicaba el régimen de Reagan-Bush.

Advertencias de María ante lo que se avecina


viernes, 30 de diciembre de 2016

Exorcista: los nuevos rituales no expulsan al Demonio


Rapto de niños para anillos de pederastia

En Europa hay 250.000 menores en paradero desconocido

Fernando Paz/La Gaceta

Protección desde el poder

Lo cierto es que, de un modo formalmente cauteloso –como siempre sucede en los primeros estadios de este tipo de imposiciones-, la pederastia está siendo promovida desde las mismas instituciones. Un recato en el proceder, dirigido a desactivar toda posible alarma, por la vía de la protección desde el poder. Ni esta afirmación es gratuita ni el asunto es de ahora.
A comienzos de 2012, el gobierno griego pasó a considerar la pedofilia como una “discapacidad”, otorgando pensiones estatales de hasta un 35% a los pederastas. La Confederación Nacional de Personas Discapacitadas de ese país puso el grito en el cielo al considerar como “incomprensible” tal clasificación y su presidente, Yiannis Vardakastanis, ciego, se quejó públicamente de que esta medida iba a crear más problemas a las personas discapacitadas, al verse asociadas a los pederastas.
Los detractores de la medida sostuvieron que el gobierno griego había incluido también a exhibicionistas, cleptómanos, fetichistas sexuales, sadomasoquistas y jugadores compulsivos en esa misma categoría a fin de justificar la inclusión de los pederastas. Y todo ello tuvo lugar en medio de una formidable crisis económica, cuando se produjo el “programa de ajuste macroeconómico”, es decir, en plena intervención de la UE.
El gobierno de Atenas se vio sobrepasado por la polémica, sobre todo porque no estaban tan lejanas las implicaciones de las elites europeas con escabrosos asuntos de pederastia, y parecieron reavivarse algunas sospechas al respecto… ¿Por qué estaba el gobierno griego interesado en favorecer de este modo a los pederastas?
La relación que podía establecerse entre la elite política nacional –un grupo oligárquico al servicio del proyecto unionista de Bruselas- y la pederastia remitía, precisamente, a uno de los mayores escándalos que sacudió Bélgica en su historia, el de los crímenes de Marc Dutroux, nunca convenientemente aclarados.
Dutroux fue detenido en 1996 por crímenes cometidos entre 1986 y 1996. Había iniciado su carrera junto a su mujer violando a cinco niñas, delitos por los que apenas cumplió tres años de cárcel. Al salir de prisión le fue concedida una pensión por discapacidad y disfrutó de una atención farmacológica que le proveía de las píldoras que emplearía en sus subsiguientes crímenes.
La pensión asignada por el gobierno indignó de forma particular a la opinión pública por cuanto, mientras Dutroux se beneficiaba de ella, disponía de una capacidad financiera –gracias al tráfico de coches robados y drogas- que le permitió adquirir hasta siete inmuebles en los que torturaría, violaría y asesinaría a sus víctimas, todas ellas entre los 8 y los 19 años.
Junto a innumerables vídeos pornográficos tomados a su mujer, Dutroux grabó las violaciones y vejaciones a que sometía a las niñas –raptadas camino de la escuela- en la celda que había construido en una de sus casas. Algunas de las chicas murieron de inanición y a uno de sus cómplices lo enterró vivo tras drogarlo.
Los errores de la policía en la investigación fueron tan gruesos que no hicieron sino aumentar de nuevo la ira de la opinión pública. En un principio, se habló de incompetencia policial, pero las cosas tomaron otro cariz cuando el juez de la causa, Jean-Marc Connerotte, confesó públicamente, entre sollozos, las presiones a las que estaba sometido por parte del gobierno, y denunció que “importantes personalidades trataban de detener el juicio”; había recibido, procedentes de la policía, informaciones relativas al peligro que corría su vida. “Nunca antes” –declaró entre sollozos- “ha sido puesta tanta energía en contra de una investigación”.
El juez Connerotte sacó la conclusión de que Dutroux formaba parte de una red mafiosa, y que esta influía en la investigación e incluso en el juicio. Las cosas se complicaron aún más cuando, por esas mismas fechas (diciembre de 1996) al habilitarse una línea para facilitar las denuncias anónimas, un muchacho de veintidós años, llamado Olivier Trusgnach, acusó al ministro conservador de Educación, Jean-Pierre Grafé, de haber mantenido relaciones sexuales con él siete años atrás, cuando el joven contaba quince. Grafé dimitió al saberse que un pederasta arrepentido que colaboraba con la policía le acusaba, igualmente, de haberle proporcionado chicos de unos doce años.
Sin embargo, la imputación de Trusgmach se hizo extensiva al socialista Elio di Rupo. Di Rupo llegaría a ser presidente del gobierno belga durante tres años, desde 2011 y hasta octubre de 2014, y también desempeñó altos cargos en la Internacional Socialista, pero entonces era viceprimer ministro y antecesor de Grafé en la cartera de Educación. El testimonio de Trusgnach no fue considerado definitivo, y otros más que se adujeron se consideraron insuficientes para promover su destitución; él lo negó todo aunque, con una cierta habilidad, admitió su homosexualidad, lo que a mediados de los noventa era aún escandaloso y de este modo consiguió desviar el debate de su culpabilidad.
Durante el juicio, que comenzó en marzo de 2004, más de siete años después de haber sido detenido, Dutroux aseguró innumerables veces que tanto él como sus cómplices formaban parte de una red de pederastia europea que abarcaba a muy destacados miembros de la política, de los estamentos de seguridad y del empresariado. Hasta el día de hoy, el juez Connerotte defiende que la inexplicable actuación de la policía durante la investigación hizo posible la muerte de, al menos, cuatro niñas.
Durante el juicio de uno de los cómplices de Dutroux, Michel Nihoul, una testigo le acusó de formar parte de una trama mucho más amplia y que además abarcaba otras actividades delictivas tales como prostitución infantil, pornografía infantil, violación, zoofilia, abortos y asesinatos. Sin embargo, se prefirió ignorar todo ese cúmulo de indicios y testimonios y cerrar el juicio con la condena a cadena perpetua de Dutroux (después de un rocambolesco intento de fuga de este).

El círculo de pedófilos de Westminster

A fines de 2014, el Daily Telegraph publicó el testimonio de una agente de policía, de acuerdo al cual la policía y los servicios de información de ese país podrían haber estado encubriendo durante años la comisión de crímenes perpetrados por destacadas personalidades del país sobre niños a los que, además de abusar, habrían asesinado. La detective, Jackie Malton, es una mujer muy conocida en su país por trabajar en televisión y por haber declarado públicamente su condición de lesbiana.
Malton fue contratada por un hombre que sospechaba que su hijo pudiera haber sido víctima de una red de pederastia que proveía de niños a clientes de muy alta posición. Según la detective, el padre habría recibido la llamada de un prostituto, quien le habría relatado cómo fue testigo de la desaparición de un pequeño de unos ocho años en 1981. El relato encajaba con el rapto del niño, Vishal Mehrotra, mientras estaba de compras en el centro de Londres y que había sido conducido al área de Elm Guest House in Barnes, al suroeste de la capital; pero –recuerda Malton- llegados a ese punto, la policía desistió de su investigación.
Alrededor de un año después de su desaparición se encontraron la calavera y algunas costillas de Vishal en una remota zona de marismas muy lejos de Londres. Sin embargo, eso no hizo que la policía reactivase la investigación por aquél entonces, a comienzos de los años ochenta.
Treinta y dos años después de los hechos, la policía volvió a situar la Elm Guest House como objeto de sus pesquisas, al aparecer una presunta víctima que manifestó haber sido testigo de la muerte de varios niños a manos de algunos diputados en esa dirección. La investigación fue bautizada como “Operación Midland”.

La casa de los horrores

El relato de la acusación continúa situando a Elm Guest House, una zona situada a poca distancia del parlamento y donde muchos diputados tienen sus pisos, en el epicentro de toda esta trama. De acuerdo al mismo, Elm Guest House se convirtió durante años en el destino habitual de niños de entre 10 y 12 años, enviados desde un orfanato de Londres. Uno de esos niños utilizados en las fiestas sexuales de personalidades muy destacadas, “Nick”, aseguró haber estado presente cuando un crío de diez años fue estrangulado delante de varios testigos por uno de estos diputados. Recuerda cómo, durante las orgías en las que eran violados por varios hombres, podía suceder cualquier cosa: “lo vi todo mientras sucedía, no sé cómo es posible que haya sobrevivido”.
Quizá sobrevivió porque fue su propio padre quien le vendió a unos “hombres poderosos” para que abusaran sexualmente de él. Nick -que sospechó desde el primer momento de qué iba todo aquello- llegó junto con la víctima a la fiesta, y en seguida se dio cuenta de que no estaban solos; había más chicos como ellos, y muchos adultos. Según Nick, el más repugnante de todos aquellos sujetos era cierto diputado conservador, el mismo que estrangularía delante de varios miembros de la Cámara de los Comunes a su aterrado acompañante.
También ha revelado al Sunday Times cómo, en cierta ocasión, se deshicieron de un niño de diez años tras haberle violado; le arrojaron desde un coche en marcha a toda velocidad. Y aún fue testigo de un tercer crimen.
Es probable que bastantes más niños hayan sido asesinados de esta u otras formas durante los años ochenta por hombres de elevada posición del Reino Unido. Los asesinos actuaban con impunidad porque estaban protegidos por la policía, según relato de antiguos miembros de Scotland Yard: “se nos ordenó que cesásemos las investigaciones; había un grupo de pedófilos en el parlamento, pero eran intocables”.
Nick entregó a las autoridades una lista de nombres que incluía a doce personalidades relevantes de la vida pública británica. Entre ellos hay tres antiguos parlamentarios conservadores, uno de ellos ex ministro, y otro laborista. La denuncia de los policías de Scotland Yard retirados acerca de la prohibición que se impuso en su día a la policía, ha cobrado más sentido al saberse que en la lista de Nick está incluido Sir Peter Hayman, quien fuera subdirector del MI6, los Servicios Secretos de Inteligencia. Algunos de quienes aparecen en esa lista siguen en activo.

El viaje a ninguna parte

La investigación de este tema comenzó en los primeros ochenta, a partir del llamado “Dossier Dickens”, cuando el parlamentario conservador de igual nombre entregó al ministro del Interior, Leon Brittan, una carpeta con 114 archivos en los que se
implicaba a poderosas personalidades del país. Pero en 1984 la carpeta desapareció y jamás se supo de ella. Según Brittan, la entregó a los funcionarios del ministerio, quienes la extraviaron, al parecer. El nombre de Brittan surgiría algo más tarde en la investigación como uno de los asiduos de Elm Guest House. Brittan había sido acusado también de una violación cometida en 1967 sobre una joven de 19 años.
Pero existía una copia, que estaba en manos de una diputada laborista, quien la puso en manos de un periódico local. El director del rotativo fue requerido por agentes del MI6, en el nombre de la seguridad nacional para que entregase el material. Naturalmente, lo entregó.
Empero, el escándalo se reactivó con los nuevos datos, y Scotland Yard tuvo que admitir que “el Reino Unido, entre los años 70 y el 2000, ha sido el escenario de una enorme red de pedófilos”, entre los que se incluyen notorios parlamentarios y lores, todos ellos presuntamente encubiertos durante décadas por el gobierno y los servicios policiales y de seguridad.
Uno de estos ex policías ha señalado los vínculos de Jimmy Saville con el Círculo Pedófilo de Westminter. Saville, un muy popular disc jockey y presentador de la BBC, fue acusado a su muerte, en 2011, de perpetrar todo tipo de abusos con cientos de niños –algunos de ellos hospitalizados- y minusválidos, durante décadas. Las acusaciones que se efectuaron en vida jamás prosperaron.
Lo mismo sucedió con las personalidades más notorias acusadas de participar en las orgías de Elm Guest House. El caso de Edward Heath, premier británico entre 1970 y 1974, y el de Lord Bramall, no llegaron más allá, ya que la investigación los exoneró.
También exonerado de los crímenes pedófilos de Elm Guest House resultó Harvey Proctor. Proctor fue diputado conservador durante ocho años en el parlamento en los ochenta, hasta que hubo de dimitir cuando se le acusó de contratar a chaperos menores de edad. Sin embargo, en cuanto la investigación de la “Operación Midland” no se pudo probar nada, según la policía.
Proctor pidió entonces la dimisión de los responsables porque, explicó, en realidad todo aquello era un montaje para “cazar homosexuales”.
La investigación de este tema comenzó en los primeros ochenta, a partir del llamado “Dossier Dickens”, cuando el parlamentario conservador de igual nombre entregó al ministro del Interior Leon Brittan una carpeta con 114 archivos en los que se implicaba a poderosas personalidades del país. Pero en 1984 la carpeta desapareció y jamás se supo de ella. Según Brittan, la entregó a los funcionarios del ministerio, quienes la extraviaron, al parecer.
Pero existía una copia, que estaba en manos de una diputada laborista, quien la puso en manos de un periódico local. El director del rotativo fue requerido por agentes del MI6, en el nombre de la seguridad nacional para que entregase el material. Naturalmente, lo entregó.
El escándalo se ha reactivado con los nuevos datos, y ahora Scotland Yard admite que “el Reino Unido, entre los años 70 y el 2000, ha sido el escenario de una enorme red de pedófilos”, entre los que se incluyen notorios parlamentarios y lores, todos ellos presuntamente encubiertos durante décadas por el gobierno y los servicios policiales y de seguridad.
Uno de estos ex policías ha señalado los vínculos de Jimmy Saville con el Círculo Pedófilo de Westminter. Saville, un muy popular disc jockey y presentador de la BBC, fue acusado a su muerte, en 2011, de perpetrar todo tipo de abusos con cientos de niños –algunos de ellos hospitalizados- y minusválidos, durante décadas. Las acusaciones que se efectuaron en vida jamás prosperaron.
La investigación sigue abierta en Gran Bretaña. El escándalo está servido, pero amenaza con hacerse mayor. Mucho mayor.

Leer más…



Apología de Fco del Nuevo Orden Mundial: “Europa necesita un Líder que nos Guíe”


VATICANO. – En una entrevista con un semanario del Vaticano el  pasado 7 de diciembre Francisco aseguró que Europa “necesita un líder”. También reclamó la manera en que algunos países tratan a la crisis humanitaria lo que ha llevado a millones de inmigrantes al continente, resaltando la necesidad de políticas públicas más para cuidar a los miembros necesitados de la comunidad europea.
“Aquella frase ‘guerra nunca más’ dicha después de la Primera Guerra Mundial ” fue algo que Europa dijo con sinceridad tuvimos líderes como Schumann, De Gasperi, Adenauer… Pero hoy en día faltan líderes.
Europa necesita un líder, un líder que nos lleve hacia adelante”, aseguró el pontífice según la agencia Ansa.
Francisco recordó que esta es la tercera vez que se dirige a la totalidad de Europa en un comunicado oficial. “Creo que no hemos tomado en serio el lema ‘guerra nunca más’, porque después de la Primera [la guerra], vino la Segunda, y ahora esta Tercera que estamos viviendo, poco a poco.
Estamos en guerra. El mundo ya está haciendo la Tercera Guerra Mundial: Ucrania, Oriente Medio, África, Yemen … esto es muy grave”, dijo.
El mayor líder de más de mil millones de católicos del mundo cree que la motivación para estas guerras es la ganancia económica de unos pocos. “En la historia de la humanidad, cuando un Estado ve que su presupuesto no camina bien, hace una guerra y requilibra sus propias cuentas. Es una manera más fácil de producir riquezas, pero el precio es demasiado alto: Sangre”.
Además, sostuvo que la prioridad ahora debe ser en velar por los ciudadanos más necesitados, y mirar a los millones de refugiados que viven en el continente.


noticiacristiana

Jesús habla sobre la Confesión

Jesús a Ottavio Michelini, sacerdote, Italia 1975 



Confesiones sacrílegas

La Misericordia de Dios no es solo grande sino que es infini­ta, pero esto no autoriza a ninguno a abusar de ella en un modo tan vergonzoso.
Es importante, hijo, y por eso te repito esta cosa: "¡No os volváis de administradores de la justicia divina, en cómpli­ces del demonio, de instrumentos de salvación, en instru­mentos de perdición!”.

De Dios no se puede uno reír impunemente. Las palabras con las que Yo he instituido este medio de salvación, son de una cla­ridad inequívoca: Perdonar o retener los pecados.

No puede haber Confesión válida sin arrepentimiento sincero, no puede haber arrepentimiento sincero sin un se­rio y eficaz propósito de no querer pecar más.
Muchas Confesiones son nulas. Muchas son dos ve­ces sacrílegas. Quien se confiesa sin tener las disposiciones requeridas y quien absuelve sin cerciorarse que las requeridas dispo­siciones existan, profana el sacramento y comete un sacrilegio. 

Envilece este prodigioso medio de salvación, transmutándolo en medio de perdición, aquel sa­cerdote que se hace cómplice del malvado designio de Sa­tanás.  No busca a Dios ni el bien de las almas, sino se busca a sí mismo y es en verdad terrible anteponer a sí mismo a Dios.

—Entonces Señor...

Sí,  hijo mío, no estúpido rigor, sino rectitud y jus­ticia.

¿Porqué habría dicho a los Apóstoles y a sus suceso­res: "Andad, y a todos aquellos a quienes perdonareis los pecados les serán perdonados y a quienes se los retuviereis les serán retenidos?”  Es evidente que con estas palabras se les pide un serio y equilibrado juicio que no admi­te compromisos con ninguno, ni con la propia conciencia, ni con el penitente y mucho menos Conmigo.

Ya nada es pecado

Muchas cosas, hijo mío, voluntariamente las repito para imprimir mejor en el alma de mis sacerdotes este pun­to focal de la pastoral actual.  Sí, se absuelve todo y a todos sin ninguna discriminación.
Para muchos sacerdotes es además tan fácil absolver, porque ya nada es pecado...
La pureza ya no es una virtud;  la paternidad res­ponsable, que justamente entendida es cosa buena, se ha vuelto motivo de todas las licencias en las relaciones matrimoniales.
Bajo el pretexto de favorecer la cultura se autorizan las lecturas más perjudiciales en las que los gérmenes de la lujuria y de los errores filosóficos y teológicos se arrojan sin parsimonia.
Hoy todo está basado en el fraude, en el hurto; la justicia exige que el confesor se asegure del serio, eficaz propósito de restituir lo quitado.  Muchísimas veces, ni siquie­ra se advierte al penitente de este estricto deber.

En nombre del progreso, para convencer al penitente que el confesor es hombre moderno a la altura de los tiempos se cierran ambos los dos ojos.

Estas cosas se pasan por alto por quien tiene la responsabilidad de combatir el mal desde sus raíc­es, siempre, en todas partes y sin descanso para no ser superados (como en verdad lo seréis) en esta oscu­ra y tremenda hora que estáis a punto de vivir.

Te bendigo y Conmigo te bendicen la Madre y San José.

Detienen al Dr Poveda por manifestarse frente a abortorio

Gaceta.es 

El doctor provida Jesús Poveda ha sido detenido este miércoles en la puerta del abortorio Dator tras realizar la tradicional sentada del día de los Santos Inocentes para protestar contra las prácticas abortivas que se llevan a cabo en su interior.
Junto a varias decenas de personas, Poveda ha denunciado que se trata del mayor abortorio de España y que a menudo en su interior los ecografistas hablan a las madres de malformaciones cuando “se demuestra que muchas veces se equivocan”.

Más de 90.000 abortos en 2015

En España murieron en 2016 víctimas del aborto más de 94.000 niños en centros abortistas españoles. El Día de los Santos Inocentes es la fecha elegida por el movimiento provida para rendir homenaje a estas víctimas del aborto, recordando a aquellos niños que fueron asesinados por orden de Herodes en la ciudad de Belén. Dos mil años más tarde, estos crímenes continúan realizándose, terminando con la vida de millones de niños en todo el mundo.

Un sacerdote y una historia

Saber encontrar a Dios

Por: Alfonso Gutiérrez Estudillo. Cádiz (España) | Fuente: www.100sacerdotes.com 



Hacía un año que nuestro Obispo diocesano había consagrado el nuevo Templo y complejo parroquial que con tanta ilusión y esfuerzo habíamos construido para esta barriada de nueva creación. Aún estabámos equipando el nuevo Templo para el cuál habia encargado a un escultor sevillano una imagen de tamaño natural de un crucificado que presidiera el abside del altar mayor del nuevo templo parroquial. La comunidad parroquial estaba expectante ante la llegada de la talla, y habíamos realizado multitud de actividades para recaudar fondos y así poder sufragarla. Toda la comunidad parroquial embarcada en un mismo proyecto, la de dotar de una imagen al nuevo templo, la advocación elegida para dicha imagen en el día de su bendición no podía ser otra sino la de "Amor" Santísimo Cristo del Amor.

Comenzamos la Cuaresma y decidí realizar un Triduo dedicado a esta advcación del Amor Crucificado, la Adoración Eucaristíca y la Celebración de la Santa Misa que nos ayudara a profundizar y a vivir este tiempo de gracia y conversión. El Señor -al menos yo lo sentía así- me pedía una acción más: sacarle a la calle, evangelizar la barriada, acercar a Cristo a aquellos que no se acercan a la parroquia. Me puse manos a la obra y decidí realizar un Via-crucis procesional por las calles de la feligresía con la imagen del Cristo del Amor. Nuevamente toda la comunidad acogía la propuesta con entusiasmo e implicación: carteles por toda la barriada, ofrendas de flores para el paso que portara la imagen, el acompañamiento musical, la confección del Via-crucis, etc.

La fecha había llegado, todo estaba dispuesto, ilusiones y esperanza de la presencia del Amor de Dios en el camino de la cruz, pero no contábamos con un invitado. El día no acompañaba. Durante toda la mañana cayó un gran aguacero y las predicciones no eran nada halagüeñas. Toda la jornada hubo fuerte lluvia y viento. Las caras de los feligreses que se acercaban a ver el arreglo floral era de tristeza y desesperanza. Yo les animaba y les decía: "Cristo no defrauda a los que en él esperan; él nos ama, y nada pasa por casualidad. El creyente debe saber leer su historia en clave de fe, sabiendo que la mano de Dios está siempre en nuestra vida, y reconocer su obra en lo aspectos postivos como en los negativos de nuestra existencia, porque todo, lo bueno y lo aparentemente malo es para nuestra salvación. Debemos aprender a no preguntar tanto el porqué sino más bien el para qué de los acontecimientos de nuestra existencia".

Haciendo tiempo, ya lo daba todo por perdido. De pronto el timbre de la casa parroquial sonó. Eran las tres de la tarde. Pensaba que era algún feligrés para preguntar sobre el Vía-Crucis. He de confesar que me molesté un poco al pensar que eran un poco pesados, que no miran la hora, etc. Al abrir la puerta me encontre un hombre de mediana edad que me dijo que estaba realizando una peregrinación andando y si tenía algo comida y de ropa para poder cambiarse ya que estaba empapado del aguacero. No lo dude un instante, ¡iluso de mí! ¡Dios no entiende de horas! El Amor de Dios se encuentra en el amor concreto a los hombres, especialmente en el necesitado. Entendí que Dios me hablaba y me había visitado en ese instante en su presencia escondida en ese peregrino necesitado de acogida, alimento, ropa y un poco de calor. Me dispuese a atenderlo. Lo hice pasar, le di un poco de ropa, entablamos una conversación mientras comía, escuchaba la historia de su preregirnar y finalmente emprendió de nuevo su camino.

¿Casualidad o milagro? yo no creo en las casualidades, sino en la presencia del Dios de la historia que sigue saliendo al encuentro del hombre. Dios había visitado con su presencia en un pobre necesitado mi parroquia. Dios me pedía gestos concretos de amor antes de iniciar el Vía-crucis con la Imagen del Cristo del Amor. En ese instante el cielo paró de llover. Unos rayos de sol nos anunciaron la gracia que Dios derramaba sobre nuestra feligresía. El tiempo nos daba una tregua y pudimos realizar el via-crucis tal y como lo habiamos previsto. Siempre en contacto con la base militar de Rota que nos informaba sobre la evolución del estado metereológico, y sus palabras se cumplieron: Disponéis de tres horas de tregua sin agua, aunque la probabilidad de lluvia era alta. Los milagros existen: en cuanto entramos de nuevo en el templo con la imagen del Cristo, después de haber realizado el vía-crucis, la lluvia volvió a aparecer.

Dios nos había enseñado de nuevo la mejor lección de Amor. Como nos dice San Juan no podemos decir que amamos a Dios a quien no vemos si no somos capaces de amar al prójimo al que si vemos. Salir a rezar el vía-crucis en la barriada, ante todo exigía conocer a los vecinos, estar cercanos a sus sufrimientos, esperanzas, tender la mano a los que sufren, denunciar las injusticias. Dios me llevó a profundizar de que era necesario estar con los jóvenes de la barriada que están esclavizados por el paro y las drogas, con las familias que sufren el cierre de una fábrica, denunciando las injusticias, etc.

Dios está cerca de nosotros, nos alienta con sus presencia, nos acompaña y se hace el encontradizo también en el ministerio del sacerdote. Tan sólo hay que tener una mirada de fe capaz de saber reconocerle como los discípulos de Emaús.


Esta historia y otras mil, fueron recopiladas durante el Año Sacerdotal. Las cien mejores están publicadas en el libro "100 historias en blanco y negro", que puede adquirirse en www.100sacerdotes.com

Jesús: irrumpid Mi soledad con vuestra presencia

Junio 21 de 2012
Jesús eucarístico a Agustín del divino Corazón 

Hijos amados, quiero irrumpir vuestro silencio con mis llamados angustiosos.

En este día quiero atraer el mayor número de almas a mi nuevo Getsemaní, el Dios de amor, el Hijo de Dios se encuentra solitario y abandonado en la mayoría de los sagrarios del mundo entero.
Aún no he encontrado respuesta generosa en muchísimos de mis hijos. Soy el solitario y el eterno abandonado, que desde mi sagrario, desde mi nuevo Getsemaní os llamo a reparar mi Corazón Eucarístico, Corazón Eucarístico herido por los pecados de los hombres, Corazón Eucarístico traspasado por espadas de dolor llevándome a un terrible sufrimiento, a una pasión mística que me hace llorar, clamar perdón y misericordia a mi Padre eterno.
Hijos amados de mi agonizante corazón, venid, irrumpid mi soledad con vuestra presencia; venid y secad las lágrimas de mis purísimos ojos. Mis llamados angustiosos son una prueba de amor para toda la humanidad.
Satanás con su afán desmedido de entorpecer mis planes divinos ha llevado a muchísimas almas a dudar de mi real y verdadera presencia en la Sagrada Eucaristía.
Satanás, sabedor del poco tiempo que le queda en la tierra quiere llevarse a las profundidades del infierno a todas las almas que encuentre a su paso.
Amantísimos de mi agonizante corazón, mis llamados angustiosos son una preparación para un encuentro conmigo en este tiempo final y decisivo en la historia.
Mis llamados angustiosos son una manifestación del cielo, un gesto de misericordia para un mundo que yace en la oscuridad y en el pecado.
Os insto a debilitar a satanás y sus secuaces desde mi nuevo Getsemaní. Os dejo la santa inquietud de venir a visitarme en la soledad de mi sagrario, consolad mi agonizante corazón con los lamentos divinos desde mi nuevo Getsemaní, lamentos divinos que despertarán en vosotros amor, adoración a mi misterio eucarístico; lamentos divinos en los que sentiréis caer mis palabras en vuestro corazón como brisa suave; lamentos divinos que llevarán a muchísimos de mis hijos a una reparación constante de sus pecados; lamentos divinos que serán palabras de consuelo para mi corazón sufriente, corazón que agoniza por la rebeldía e ingratitud de los hombres.
Como epidemia que se extiende por el mundo entero difundid los lamentos divinos desde mi nuevo Getsemaní a toda creatura. Como rayo impetuoso que cae sobre la tierra haced llegar mis lamentos divinos a las almas sencillas, a las almas ávidas y necesitadas de mi presencia eucarística en todos los sagrarios de la tierra.

¡Si supierais lo que se ve en el Cielo!

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A AGUSTÌN DEL DIVINO CORAZÒN 

Febrero 1/10 
Jesús:

Hijos míos: Si supierais lo que se ve en el Cielo. Si supierais la paz que se experimenta allí frente a mi presencia. Si pudieseis ver la majestuosidad del paisaje, de los jardines, de las cascadas, de los manantiales que hay allí.
Si pudierais ver, escuchar, sentir el canto armonioso y perfecto de los Santos Ángeles: pediríais hoy mismo os llevase conmigo.
Si pudierais escuchar el palpitar de mi Corazón: me pediríais recostar vuestras cabezas en mi pecho así como lo hizo Juan que escuchó el palpitar de mi Corazón y supo descansar en Mí, supo recrearse y anonadarse conmigo. 
Hay tanto goce, tanta dicha en el Cielo. Por eso, hijos amados: sed santos, vivid mi Palabra, aceptad el sufrimiento, las pruebas, la cruz que os espera. 
Orad, orad y reparad porque muchas veces hay entierros suntuosos, multitudinarios de jerarcas de la Iglesia, despedidas solemnes, predicaciones elocuentes y retóricas; y mientras hay desfiles fúnebres pomposos: estas pobres almas son devoradas por las legiones de demonios en los infiernos. 
Reparad, mis pequeños, reparad. Orad, orad mis hijos amados. Es la Iglesia fiel, es el pequeño resto que recibirá corona de gloria. Pronto, pronto la Iglesia atravesará por una crisis más aguda, más profunda pero tendrá que pasar por la purificación y el sufrimiento para llegar a su máximo esplendor.
Adoradme, mis hijos amados. Recreaos conmigo, ya que no recibo adoración ni gloria en los conventos. Ya que no recibo adoración ni gloria en muchos de los seminarios, en muchas de las casas religiosas.
Adoradme vosotros, mis hijos amados, adoradme.

¿Puede la Iglesia juzgar a un Papa hereje?

The Remnant
Más acerca de las posibles ramificaciones de la «Corrección Formal» del Papa Francisco por los cuatro cardenales
El mundo católico está hirviendo tras la publicación el 19 de septiembre de la carta de cuatro cardenales (Carlo Caffarra, Walter Brandmuller, Joachim Meisner y Raymond Burke) al Papa Francisco. La carta solicita que el Papa aclare declaraciones, al parecer heterodoxas, de su Exhortación Apostólica Post-Sinodal, Amoris Laetitia, que han causado profunda confusión en la Iglesia.
El Papa Francisco se ha negado a responder, y el 14 de noviembre los cardenales hicieron pública su carta. Al día siguiente, el National Catholic Register publicó una entrevista con el cardenal Burke (uno de los firmantes) acerca de la carta. En la entrevista se le pregunta al cardenal: «¿Qué ocurrirá si el Santo Padre no responde… y no clarifica la doctrina de la iglesia?» El cardenal responde diciendo que el siguiente paso sería «un acto formal de corrección de un error grave». En otras palabras, el siguiente paso sería emitir una advertencia formal al Papa.
Se trata de un paso trascendental, ya que, según la mayoría de los teólogos, una advertencia formal es uno de los pasos indispensables para deponer a un Papa hereje, y sirve para establecer si el Papa mantiene una doctrina herética con pertinacia (que es un elemento constitutivo de la herejía), o si es simplemente una doctrina equivocada y por lo tanto un error de buena fe.
Más adelante en la entrevista, se le preguntó el cardenal Burke: «¿De enseñar el Papa grave error o herejía, qué autoridad legal podía declarar tal cosa y cuáles serían las consecuencias?» El cardenal no respondió a la pregunta directamente, aunque afirmó que «en tales casos —e históricamente ha ocurrido— es el deber de los cardenales y obispos dejar en claro que el Papa está enseñando el error y pedirle que lo corrija».
Mas, ¿y si el Papa no corrige su proceder? ¿Entonces qué? Por desgracia, esa pregunta no se le hizo al cardenal. Sin duda esa es una pregunta que está siendo ponderada actualmente ya que la iglesia podría encarar este supuesto muy pronto. En vista de ello, abordaremos la cuestión de si la Iglesia puede o no juzgar a un Papa en caso de herejía ya que este acto sería el siguiente paso en el proceso posterior a la advertencia eclesiástica.
Una de las objeciones que más a menudo se plantean en contra de juzgar la herejía de un Papa es la doctrina bimilenaria, reiterada en el Vaticano I, que mantiene que «a la sede capital no la juzga nadie» (Prima sedes a nemine iudicatur). Partiendo de esta enseñanza, muchos creen que la Iglesia no puede juzgar la herejía de un Papa, o declarar que un Papa ha caído en la herejía, puesto que ello constituiría un «juicio» contra el Papa, lo que a su parecer no está permitido. Mas esta no es la forma en la que la doctrina prima sedes a nemine iudicaturtradicionalmente se ha interpretado. Como se demostrará en este artículo, existe una excepción explícita cuando se trata de un Papa acusado de herejía. Esta excepción ha sido parte del derecho canónico desde el siglo XII  hasta el siglo XX  (antes, durante y después del Vaticano I), y así ha sido impartida esta doctrina por al menos un Papa y por algunos de los más reputados teólogos y canonistas durante varios siglos.
Esta excepción se encuentra en el canon Decretum Gratiani, que es la primera parte de una colección de seis textos legales que en su conjunto se conoce como Corpus Juris Canonici. El canon específico es Si Papa, Distinción 40, Cap. 6, que establece:
Si se encontrase al Papa negligente de su propia salvación y la de sus semejantes, si se encontrase en su proceder inutilidad y omisión, e incluso renuencia a hacer el bien (dañándose de esa manera a sí mismo, y mucho más a otros) causando con su ruina la de multitudes innumerables de almas… Que ningún mortal ose reprenderlo por sus faltas ya que incumbe a este titular juzgar a todos; no corresponde a nadie juzgarlo, salvo que se encuentre que espontáneamente se desvía de la fe (nisi deprehendatur un devius fide). [1]
Nótese que la frase «no corresponde a nadie juzgarlo», que es equivalente a «la sede cardinal no puede ser juzgada por nadie», es seguida por la excepción: «salvo que se encuentre que espontáneamente se desvía de la fe». Como varemos más adelante, Si Papa es citado con regularidad por canonistas y teólogos al discutir la destitución de un Papa hereje, y todos interpretan la cita como facultando a la Iglesia para juzgar a un Papa en ejercicio: mientras continua fungiendo como Papa[2]
Además del canon citado, también contamos con la enseñanza del Papa Inocente III (m. 1216), que explícitamente afirma que un Papa puede ser «juzgado por la Iglesia» por pecados contra la fe. Lo siguiente proviene de su sermón de consagración, nº 2:
La fe es tan esencial en mí que, si bien para otros pecados solo Dios es mi juez, sólo por pecar contra la fe podría ser juzgado por la iglesia. [3]
San Roberto Belarmino enseña esto mismo y cita estos mismos pasajes de Si Papa y del Papa Inocente como autoridades en defensa de su posición partiendo de la siguiente premisa:
«Un Papa puede ser juzgado y depuesto por la Iglesia en caso de herejía, como se deduce de la Distinción 40, Canon Si Papa: el Pontífice, por lo tanto, está sujeto a juicio humano, al menos en ciertos casos. Respondo: existen cinco opiniones acerca este punto». [4]
Lo siguiente es su refutación de la tercera de las cinco opiniones. Esta tercera opinión, que Belarmino llama una «opinión extrema», afirma que un hereje no puede ser juzgado, y que por lo tanto, un Papa hereje no puede perder su cargo. Belarmino refuta esta opinión declarando:
«Turrecremata, en la cita anterior, refiere y refuta esta opinión, y con razón, pues es sumamente improbable. Primeramente, el hecho de que es posible juzgar a un Papa hereje se afirma expresamente en el Canon Si Papa, Distinción 40 y en Inocente. Es más, en el cuarto Concilio de Constantinopla, en la Ley Séptima, se recitan los autos del Consejo Romano bajo Adriano, y en ellos parece ser que el Papa Honorio queda legalmente declarado anatema por haber sido encontrado culpable de herejía, el único caso en el que es lícito que inferiores juzguen a un superior. Debemos aquí comentar el hecho de que…  no se puede negar que el razonamiento de Adriano y el Consejo Romano, junto con el Octavo Sínodo, fue que en caso de herejía es permisible juzgar a un Pontífice Romano»..[5]
Podemos ver, entonces, según Belarmino, que no sólo es permisible que la Iglesia dicte un fallo en contra de un Papa hereje, sino que el imputado continúa siendo el Papa, al menos hasta que la Iglesia lo considere como hereje. Esto es evidente si partimos del hecho de que se afirma que la herejía es «el único caso en el que es lícito que inferiores [la Iglesia] juzguen a un superior [el Papa]»; y que «en caso de herejía un Pontífice Romano [no un antiguo Pontífice Romano] puede ser juzgado». Cita, igualmente, Si Papa y a Inocente III (ambos de los cuales explícitamente mencionan esta excepción) como autoridades en apoyo de esta posición.
Un compañero Jesuita de Belarmino, el P. Paul Laymann, considerado como «uno de los más grandes canonistas y moralistas de su época»[6], enseña precisamente lo mismo. Para defender su posición cita las mismas autoridades que Belarmino, e incluso cita a Belarmino mismo. El P. Laymann nos informa, asimismo, quién en la Iglesia sería responsable de rendir el fallo necesario y que ocurriría (o no ocurriría) si la Iglesia no rindiera su fallo y optara, de considerarlo prudente, por tolerar a un Papa hereje. Citaré de manera extensa al P. Laymann.
Es más probable que el Sumo Pontífice, personalmente, podría caer en la herejía, incluso en una herejía notoria, debido a la cual merecería ser depuesto por la Iglesia, o más bien declarársele separado de ella. … La prueba de esta afirmación es que ni las Sagradas Escrituras ni la tradición de los Padres indican que tal privilegio fue concedido por Cristo al Sumo Pontífice, por lo tanto, el privilegio no puede ser afirmado.
La primera parte de la prueba queda demostrada por el hecho de que las promesas hechas por Cristo a San Pedro no pueden ser transferidas a los otros pontífices supremos en la medida que son individuos, sino sólo como sucesores de Pedro en el poder pastoral de la enseñanza, etc…. La segunda parte queda comprobada más bien por lo contrario de lo que encontramos en los escritos de los Padres y en decretos: no por el hecho de que los Pontífices Romanos fueron en algún momento herejes de facto (lo cual difícilmente se podría demostrar), sino por la convicción de que podría suceder que cayesen en la herejía y que, por lo tanto, si tal cosa pareciese haber sucedido, recaería sobre los otros obispos examinar y dar juicio sobre la materia; tal y como se puede ver en el Sexto Sínodo, Acta treceava; en el Séptimo Sínodo en su última acta; en el Octavo Sínodo, séptima acta en la epístola de Adriano [Papa]…; y en Si Papa, Distinción 40, nos dice el arzobispo Bonifacio: “ya que incumbe a este titular juzgar a todos no corresponde a nadie juzgarlo, a menos que se encuentre que espontáneamente se desvía de la fe”. Belarmino mismo, Libro 2, Capitulo treinta, escribe: “No se puede negar que [el Papa] Adriano junto con el Concejo Romano y el Octavo Sínodo General coinciden en la idea de que, en caso de herejía, el Pontifice Romano puede ser juzgado, como se puede ver en Melchor Cano, Libro sexto, De Locis Theologicis, último capítulo.
Pero téngase en cuenta que, a pesar de que afirmamos que el Sumo Pontífice, personalmente, podría transformarse en un hereje… mantenemos, sin embargo, que durante el periodo durante el cual sea tolerado por la iglesia [es decir, antes de que los obispos rindan un fallo] y se le reconoce públicamente como el pastor universal, que aún posee, de hecho, el poder Pontificio, de tal manera que todos sus decretos tienen la misma fuerza y autoridad que tendrían si este fuese verdaderamente fiel, tal como Dominic Barnes debidamente lo hace notar (duda en pregunta 1, respuesta 10, 2, adenda 3) en Suarez Libro 4, Capitulo 7. La razón es la siguiente: es propicio para el gobierno de la Iglesia; igual que en cualquier otro estado bien dispuesto los actos de un magistrado público son vigentes mientras este permanezca en su puesto y sea públicamente tolerado». [7]
Es significativo que, mientras un Papa hereje es tolerado —es decir, antes de ser juzgado como hereje por los obispos— sigue siendo un Papa auténtico y mantiene la autoridad papal. (Nota de este blog: si tenemos en cuenta que el card. Danneels dijo que Bergoglio es fruto de un pacto entre cardenales, lo cual está penado con la excomunión inmediata, según JP II, entonces Francisco no sería verdadero papa)
El cardenal Dominico Tommaso de Vio Gaetani Cajetan, cita asimismo el canon Si Papa y enseña que este permite a la Iglesia juzgar a un Papa en caso de herejía. Y explica que el tribunal competente capaz de otorgar tal fallo sería un concilio general («un concilio imperfecto»):
Continuamos con la de Bonifacio, Papa y mártir, como se encuentra en Si Papa [Distinción 40, Capítulo 6], donde dice, “A menos que el Papa se aparte de la fe, a ningún mortal le corresponde condenarlo por sus faltas”, ya que sólo el crimen de la impiedad implica sujeción al juez capaz de juzgar al Papa, y que se reconoce como siendo la Iglesia universal o el Concilio General.[8]
Juan de Santo Tomas, reconocido como uno de los más grandes Tomistas que ha producido la Iglesia, y a quien se le conocía, incluso en su época como «el segundo Santo Tomás», cita a Si Papa y declara explícitamente que este canon aporta la excepción a la doctrina que afirma que el Papa no puede ser juzgado por nadie:
En cuanto a la herejía, los teólogos y canonistas han disputado largamente [precisamente acerca de  cómo podría perderse un pontificado], no es necesario abordar esta cuestión en este momento; sin embargo, existe un consenso entre los Doctores sobre el hecho de que el Papa puede ser depuesto en caso de herejía. (…)
Existe un texto específico en el Decreto de Graciano, Distinción 40, Capítulo ‘Si Papa,’ donde se dice: En la tierra que ningún mortal ose reprenderlo por sus faltas; ya que incumbe a este titular juzgar a todos, no corresponde a nadie juzgarlo, a menos que se encuentre que espontáneamente se desvía de la fe” (Parte I, Distinción 40, Capitulo 6).Esta excepción significa obviamente que un caso de herejía podría resultar en un veredicto contra el Papa.
Esto mismo se confirma en la carta del Papa Adriano registrada en el Octavo Consejo General [IV de Constantinopla, 869- 870] en el séptimo período de sesiones, donde se dice que el Pontifice Romano no es juzgado por nadie, mas Honorio fue acusado de herejía y declarado anatema por los Padres orientales, la única causa por lo que es lícito a inferiores resistir a sus superiores. Asimismo, el Papa San Clemente afirma en su primera epístola que San Pedro enseñó que un Papa hereje debe ser depuesto.[9]
A continuación tenemos a Francisco Suárez quien enseñó que la herejía es la excepción a la norma establecida de que «el Papa no puede ser juzgado por nadie». Escribe:
Si nos preguntáis que nos da la certeza de que, por Ley Divina, un pontífice queda depuesto tan pronto como sea pronunciada una sentencia por la Iglesia: respondo, en primer lugar, que ya he producido el testimonio del [Papa] Clemente, que es de la boca de Pedro; y en segundo lugar… que es el consenso común de la Iglesia y los Pontífices. (… ) Digo en cuarto lugar: fuera del caso de herejía, un pontífice autentico e indiscutible, amén de cuan perverso sea, no puede ser privado de su autoridad. (…) Por lo tanto, todos los pontífices citados afirman que la Iglesia puede pasar sentencia sobre el Sumo Pontífice en caso de herejía, mas niegan absolutamente que esta puede emitir un juicio sobre aquel fuera de ese caso; y es en este sentido en el que a menudo se dice que el Papa no puede ser juzgado por nadie.[10]
Cabe señalar, sin embargo, que Suárez explica en la siguiente cita que incluso en el caso de herejía la Iglesia no es superior al Papa, eso sería caer en el error de conciliarísmo. Por el contrario, la Iglesia simplemente juzga y declara su delito, instante tras el cual Jesucristo mismo depone autoritariamente al Papa. El delito de herejía declarado por la Iglesia es la causa dispositiva de la pérdida del puesto, mientras que Jesucristo mismo es la causa eficiente de la perdida ya que sólo Jesucristo tiene la autoridad para cercenar el lazo que une al hombre al pontificado, de la misma manera que solo Jesucristo posee la autoridad para hacer Papa a un hombre uniéndolo a ese oficio después de su elección. Suárez explica:
Por lo tanto, otros (Azorius, por ejemplo) afirman que en caso de herejía la Iglesia es superior al Papa, aunque esto es difícil de determinar. Jesucristo Nuestro Señor constituyó al Papa como juez supremo con carácter absoluto, incluso los cánones indistinta y generalmente afirman esto; y, en toda su extensión, la Iglesia no ejerce ningún acto de jurisdicción válido sobre el Papa; ni es su poder conferido por elección, más bien [la Iglesia] simplemente destaca a un individuo sobre quien Cristo mismo confiere el poder. Por lo tanto, al deponer a un Papa hereje, la Iglesia no está actuando como su superior, sino que jurídicamente y con el consentimiento de Cristo ella lo declara hereje y, por este hecho, deja de merecer la dignidad pontífica; queda entonces ipso facto e inmediatamente depuesto por Cristo [11]
En la cita anterior, Suárez hace un paralelo entre cómo llega un individuo a ser Papa según el juicio de la Iglesia (la elección), y cómo llega un Papa hereje a perder su cargo, siguiendo asimismo el juicio de la Iglesia. Durante una elección papal, un individuo es elegido mediante una valoración humana por las autoridades competentes. Si este acepta el cargo, Jesucristo aúna al hombre con el pontificado, lo cual lo convierte en el Papa. Este acto de Cristo, tras el doble consentimiento (el consentimiento de la Iglesia y el consentimiento del elegido), es similar al que Dios utiliza para unir a marido y mujer en matrimonio tras de su doble consentimiento («el sí»). En la pérdida del cargo a causa de herejía, también existe un consentimiento doble: la voluntad del Papa se demuestra cuando este se aferra pertinazmente a la herejía (ante una advertencia eclesiástica), mientras que el consentimiento de la Iglesia se expresa en su voluntad de destituirlo. Tras este doble consentimiento, Cristo cercena el vínculo que une al individuo al papado, de la misma manera en la que incorpora al individuo al papado después del consentimiento doble expresado por medio de la elección y de la aceptación de esta.
En De Romano Pontifice, Belarmino enseña precisamente lo mismo en su refutación de la «segunda opinión». Esta segunda opinión, que Belarmino llama «extrema», mantiene que un Papa hereje pierde el cargo por violar la Ley Divina y cometer el pecado de herejía, sin necesidad de una resolución antecedente (previa) por parte de la Iglesia. Belarmino refuta esta opinión argumentando que así como Dios no sujeta a un individuo al papado sin el juicio humano (el de los electores), tampoco depone a un Papa hereje excepto «a través de los hombres» (las autoridades) que deben juzgarlo primero. La siguiente cita confirma, una vez más, que Belarmino afirma que un Papa en ejercicio puede ser juzgado por la Iglesia y que no perderá su cargo hasta que no se dicte tal sentencia:
El pontífice indudablemente recibe su autoridad de Dios pero con el consentimiento de los hombres [que lo nombraron]; esto es obvio, ya que este hombre, que previamente no era Papa, acepta de otros hombres que es apto para acceder al papado. Por lo tanto, Dios no lo depone a menos que sea a través de los hombres. Mas, un hereje velado no puede ser juzgado por los hombres, ni desearía renunciar al poder por su propia cuenta.. [12]
Podemos observar cuan errados están quienes interpretan a Belarmino como un proponente de que Dios secretamente depone a un papa sin ser previamente juzgado por la Iglesia, y que recae sobre cada individuo determinar por si solo si se ha efectuado o no la pérdida del cargo. Juan de Santo Tomás interpreta correctamente a Belarmino y la enseñanza en la que Cristo depone al Papa después de que ha sido imputado de herejía por la Iglesia. Escribe:
No es posible sostener que el Papa, por el mero hecho de ser hereje, cesa de ser Papa con anterioridad a una declaración de la Iglesia. (…) Lo que realmente se está rebatiendo es si el Papa, después de haber sido declarado hereje por la Iglesia, queda destituido ipso facto por Cristo Nuestro Señor, o si es la Iglesia quien debe destituirlo. De cualquier forma, mientras la Iglesia no emita una declaración judicial el Papa debe seguir siendo considerado como tal.[13]
Un poco más adelante, al comentar acerca de la opinión de Belarmino, Juan de Santo Tomás escribe:
Belarmino y Suárez son de la opinión de que, por el hecho mismo de la herejía manifiesta y la declaración de contumacia, el Papa queda destituido por Cristo Nuestro Señor sin intermediario alguno o debido a autoridad alguna de la Iglesia. [14]
A continuación tenemos la enseñanza de la P. Matías de Corona, S.T.D, que también explica que un Papa sólo puede ser juzgado y depuesto por herejía o cisma, mas no por delitos menores.
Un Pontífice, que ha degenerado a la herejía, puede justamente ser depuesto. Véase Duvallius,  más arriba en la p. 10. La razón es la siguiente, que no es creíble que Cristo desee retener como Vicario de su Iglesia a quien se segrega totalmente de ella de manera pertinaz, ya que Cristo la ha conminado muy especialmente a escuchar Su voz como un pueblo fiel y obediente, tal y como las ovejas escuchan la voz de su pastor. Juan 10,3: «las ovejas escuchan su voz y le siguen». Versículo 4: «las ovejas le siguen»; nunca tal nos suceda que la Iglesia escuche a un Papa caído en la herejía; más le valiera taponar sus propios oídos ante la violencia de su discurso pues corre el riesgo de contagiarse con el veneno de su doctrina; la asamblea de los santos cardenales debería ser exhortada a su expulsión y a una nueva elección. … si permaneciese ahí, tras de haber sido denunciado judicialmente como hereje, debe ser inmediatamente despojado del pontificado si la evidencia de los hechos demuestra herejía externa y manifiesta [juzgado por la Iglesia], o si así lo declara un concilio. … En segundo lugar, ningún Papa ha sido depuesto o juzgado, salvo a causa de herejía o cisma» [15]
Nótese aquí de nuevo que un Papa en ejercicio es destituido de su cargo únicamente después de ser «jurídicamente denunciado como hereje».[16]  Vemos, también, que la herejía se presenta como un caso por el cual es lícito para la Iglesia juzgar a un Papa. Y para aquellos que creen, erróneamente, que el conocido axioma «la sede cardinal no puede ser juzgada por nadie» se originó durante el Primer Concilio Vaticano y que, por lo tanto, después de Vaticano I ningún teólogo o canonista ha enseñado que la Iglesia puede juzgar a un Papa en caso de herejía, citaremos un libro publicado dos décadas después del cierre del Concilio. Es necesario también señalar que después de su publicación inicial el libro fue meticulosamente revisado por dos canonistas en Roma. En los extensos informes resultantes, que fueron insertados al inicio de las ediciones posteriores, hemos identificado cinco o seis equivocaciones que merecían revisión; sin embargo, la siguiente cita no fue una de ellas.  Lo que esto demuestra es que la siguiente enseñanza (que concuerda con lo que los teólogos y canonistas han enseñado durante siglos) no es de ninguna manera contraria a lo que enseña el Vaticano I. La cita proviene de Elements of Ecclesiastical Law, por el reverendo S. B. Smith, D.D., novena edición, publicada en 1893:
«Pregunta: ¿Un Papa que cae en herejía queda privado ipso jure del pontificado?
«Respuesta: existen dos opiniones al respecto; una sostiene que en virtud del nombramiento divino este queda destituido ipso facto del pontificado; la otra que su remoción es únicamente jure divino. Ambas opiniones coinciden en que por lo menos debe ser declarado culpable de herejía por la Iglesia, es decir, por un concilio ecuménico o colegio de cardenales».. [17]
Las dos opiniones a las que alude el reverendo Smith pueden clasificarse como la opinión Jesuita (defendida por Suárez y Belarmino) y la opinión Dominica (defendida por Cayetano y Juan de Santo Tomás). Como señala Smith, y como lo confirma Juan de Santo Tomas en la cita anterior, ambas opiniones están de acuerdo en que un Papa hereje debe al menos ser declarado culpable de herejía por la Iglesia antes de que ocurra la pérdida del cargo ipso facto (la opinión Jesuita), o antes de que la iglesia pueda «destituir» a un Papa (la opinión Dominica).
A la luz de lo que hemos examinado aquí, si el Papa Francisco se mostrarse pertinaz al sostener una doctrina herética —tras una advertencia eclesiástica (o dos)— el famoso axioma «la sede cardinal no puede ser juzgada por nadie» no sería obstáculo alguno para que las autoridades tomen las medidas necesarias y establezcan el delito de herejía, y esto probablemente sería seguido de una vertiginosa caída del pontificado. Más allá de la forma que tomen los acontecimientos, estamos viviendo momentos sumamente históricos.
Robert J. Siscoe
(Traducido por Enrique Treviño. Artículo original)
[1] Si Papa, Distinción 40, c. 6; en latín se encuentra en Brian Tierney, The Crisis of Church and State (Englewood Cliffs, New Jersey: Prentice-Hall, 1964), p. 124.
[2] Existe cierto matiz en la noción de juzgar al Papa. La iglesia juzga el asunto (la doctrina) y posteriormente realiza las funciones necesarias para establecer que es pertinaz, con esta fórmula «demuestra que ya ha sido juzgado». Para más información sobre esta matización: Salza & Siscoe, True or False Pope, 1ª ed. (Winona Minnesota, St. Tomás Aquinas Seminary, 2016) pp. 258-260.
[3] Sermón de Consagración del Pontifice Romano, P. L. CCXVII, Col 656.
[4] Belarmino, De Romano Pontifice, Libro 2, c. 30.
[5] Ibíd.
[6] Catholic enciclopedia, 1913, Vol. IX (P. Paul Laymann), p 95.
[7]Laymann, Theol. Mor., Libro 2, Opúsculo 1, Cap. 7, p. 153 (énfasis agregado).
[8] Cayetano, De Comparatione Auctoritatis Papae et Concilii, traducción en Inglés de Conciliarism & Papalism, por quemaduras y Izbicki (Nueva York: Cambridge University Press, 1997), p. 103.
[9] Cursus Theologici II-II De Auctoritate Summi Pontificis, Disp. II, Art. III, De Depositione Papae, p. 133 (énfasis agregado); traducido por Albert Doskey.
[10] Suárez, Tractatus De Fide, Disputa 10, seccion 6, n. 10, p. 318
[11] Ibíd.
[12] Belarmino, De Romano Pontifice, c. 30.
[13] Juan de Santo Tomás, Cursus Theologicus, tomo 6. Preguntas 1-7 en fe. Discusión 8., artículo 2.
[14] Ibíd.
[15] Ecclesia Sancta A Potestate Et Dignitate, S.R.E. Cardinalium, Legatorum Apostolicorum, &C, (1677) R. P. Matthiae a Corona Leod. Carm. S. Th. Doctr. Paris, opusculo I, c. XXI, p. 80. Traducido por Fray Alexis Bugnolo.
[16] Ciertos teólogos aseveran que la caída del puesto se produciría después de que la Iglesia ha determinado el delito, pero antes de que la sentencia declaratoria del delito sea emitida. Con esta opinión se pretende anular cualquier posibilidad de que la Iglesia juzgue inapropiadamente el Papa. La opinión generalmente aceptada, sin embargo, es que la Iglesia no sólo es capaz de establecer el delito de herejía incorregible, sino que también es capaz de emitir una sentencia declarativa, puesto que tal condena no implica coacción o castigo. Con respecto a este punto, Cayetano escribe: «porque ni Dios ni la naturaleza fallan en cosas necesarias, la misma autoridad se extiende a todas las condiciones previas [para destituir a un Papa]. No reclamo que cualquiera de estas requiera un poder coercitivo sobre el Papa Pedro; es suficiente que esos poderes sean declaratorios, admonitorios o similares.  La sentencia, debe estar fundada en… el hecho evidente, o en la profesión clara, de herejía incorregible… que ocurre sin coacción» (Cayetano, De Comparatione Auctoritatis Papae et Concilii, Cap. XXI).
[17] Elements of Ecclesiastical Law, Rev. SB Smith DD (Benzinger Br., New York, 1893), novena ed., p 240.

Después de los 4 card. hablan los laicos

Sandro Magister Los cuatro cardenales jamás han estado solos con sus " dubia ". La prueba de esto es lo que sucedió en Rom...