sábado, 30 de abril de 2016

Bergoglio: los musulmanes son un don para Europa

FRANCISCO EN LESBOS: LA INMIGRACIÓN MUSULMANA ES UN DON PARA EUROPA

por Alejandro Sosa Laprida

« En una decisión que sorprendió al mundo y una movida política audaz, Francisco se llevó de regreso a Roma, en el vuelo papal, a tres familias sirias. Doce refugiados en total [todos musulmanes], seis adultos y seis menores, a quienes el Vaticano ayudará a rearmar sus vidas lejos de las bombas que destruyeron sus casas. La acción del Papa significó un llamado de atención a la dirigencia política europea, incapaz de enfrentar la peor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial[1]. »

Europa se halla sumergida por la inmigración de masa musulmana. La situación es tan explosiva que no se ve como podría evitarse que tarde o temprano se produjera una guerra civil. Pero Francisco hace la apología del inmigracionismo. Y tan descaradamente  que no vacila en culpabilizar a los europeos y en pedir perdón a los inmigrantes por la « mala acogida » que se les reserva en Europa, lo cual, además de ser totalmente falso, contribuye a reforzar la hostilidad y el desprecio de los inmigrantes musulmanes hacia esa horrible sociedad  « racista », blanca y cristiana, que tan mal los recibe:

« ¡Demasiadas veces no los hemos acogido! Perdonen la cerrazón y la indiferencia de nuestras sociedades que temen el cambio de vida que su presencia requiere. Tratados como un peso, un problema, un costo, sin embargo, ustedes son un don[2]. »

Sin embargo nadie ignora que los refugiados son alojados, alimentados, vestidos y curados gratuitamente en toda Europa y que no sufren ningún tipo de maltrato. Desgraciadamente, no puede decirse que exista reciprocidad en el respeto de parte de las hordas musulmanas hacia los nativos del viejo mundo:

« Alemania vive con estupor e indignación el goteo de denuncias, hasta noventa ya, presentadas por mujeres víctimas de agresiones sexuales y robos durante la Nochevieja en las proximidades de la estación central de trenes de Colonia, donde se encontraban reunidos alrededor de un millar de inmigrantes, que se coordinaron para llevar a cabo estos delitos, además de al menos un violación y un número importante de robos[3]. »

El flujo masivo incesante de migrantes mahometanos es celebrado por Francisco, quien para designar a Dios utiliza maliciosamente una expresión típicamente islámica, la « basmala »[4], y afirma imperturbable que la inmigración es fuente de « encuentro entre culturas y religiones diversas »…

« Son el testimonio de cómo nuestro Dios [!!!] clemente y misericordioso sabe transformar el mal y la injusticia que sufren en un bien para todos. Porque cada uno de ustedes puede ser un puente que une a pueblos lejanos, que hace posible el encuentro entre culturas y religiones diversas, un camino para redescubrir nuestra humanidad común[5]. »


  
 Francisco saludando a inmigrantes en un centro de refugiados de Lesbos[6]

Los cristianos son degollados, crucificados y masacrados en muchos países islámicos. Sin embargo, Francisco no dice nada al respecto, no mueve un dedo para impedir el genocidio, cuando su inmensa influencia internacional podría ser decisiva para obtener la protección de las minorías cristianas. Y además se trajo de Lesbos a Roma doce inmigrantes musulmanes en su vuelo papalNingún cristiano. Dato geográfico revelador de la manipulación inmigracionista: Lesbos queda a solamente 10 km. de Turquía y a 1200 km. del Vaticano. Según Francisco, Europa, continente que según las previsiones demográficas será mayoritariamente musulmán dentro de veinte o treinta años, debe abolir las fronteras y aceptar de buen grado la invasión de los mahometanos:

« Vosotros, habitantes de Lesbos, demostráis que en estas tierras, cuna de la civilización, sigue latiendo el corazón de una humanidad que sabe reconocer por encima de todo al hermano y a la hermana, una humanidad que quiere construir puentes y rechaza la ilusión de levantar muros con el fin de sentirse más seguros. En efecto, las barreras crean división, en lugar de ayudar al verdadero progreso de los pueblos, y las divisiones, antes o después, provocan enfrentamientos[7]. »

Para Francisco Europa no se define por ser la cuna de la civilización cristiana, sino la patria de los « derechos humanos » laicos y masónicos:

« Europa es la patria de los derechos humanos, y cualquiera que ponga pie en suelo europeo debería poder experimentarlo[8]. »

La Europa revolucionaria de los « Derechos Humanos » anticristianos rechazó a Cristo y persiguió a la Iglesia. Pues bien, tiene ahora en el Islam su merecido castigo. No quiso cristianizar a África durante la era colonial en nombre del principio masónico de la « laicidad » del Estado: pues ahora los africanos y los árabes se encargarán de islamizarla. Actualmente, la Unión Europea  combate encarnizadamente el matrimonio natural y las familias numerosas en nombre del feminismo, del homosexualismo y de la gender theory: los musulmanes se ocuparán de rellenar el gigantesco bache demográfico de este continente otrora cristiano el cual, víctima de una ideología mortífera y de un enceguecimiento culpable, cava alegremente su propia tumba…

Y para ello cuenta con la inestimable cooperación de « Papa Francisco », principal agente revolucionario del planeta y promotor acérrimo del mundialismo laico, multiculturalista e inmigracionista…

Según Francisco, los musulmanes son « hijos de Dios »:

« No hice ninguna selección entre cristianos y musulmanes. Estas tres familias tenían los papeles en regla, los documentos en regla, y era factible. En la primera lista, por ejemplo, había dos familias cristianas, pero no tenían los documentos en regla. No se trata, pues, de un privilegio; estas doce personas son también hijos de Dios. El “privilegio” es ser hijos de Dios, esto es verdad[9]. »

Pero cualquier cristiano medianamente instruído sabe perfectamente que eso es una mentira colosal: sólo los bautizados son hijos de Dios, elevados a la vida sobrenatural por la gracia divina. Los demás hombres son solamente creaturas de Dios, llamadas a volverse hijos de Dios por la fe en Jesucristo. Si todos fueramos « hijos de Dios », ¿qué sentido tendría el anuncio del Evangelio ? ¿Qué sentido tendría el bautismo ? Podrían citarse infinitos pasajes de la Sagrada Escritura o del Magisterio de la Iglesia para demostrar el carácter falaz de los dichos bergoglianos. En aras de la brevedad, veamos lo que al respecto nos ha dado a conocer el Espíritu Santo a través del discípulo amado del Señor en el prólogo de su Evangelio:

« A los suyos vino, y los suyos no lo recibieron. Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. » (Jn. 1, 11-13)

No es la primera vez que Francisco sostiene esta patraña públicamente. A modo de ejemplo, recordemos sus palabras en el Vídeo del Papa del mes enero de este año, en el cual presentaba simultáneamente símbolos católicos, judíos, musulmanes y budistas a la vez que afirmaba desvergonzadamente: 

« Muchos piensan distinto, sienten distinto, buscan a Dios o encuentran a Dios de diversa manera. En esta multitud, en este abanico de religiones hay una sola certeza que tenemos para todostodos somos hijos de Dios[10]. »

La filiación divina es un don sobrenatural que el hombre recibe por la fe en Jesucristo. Si todos los hombres fuesen hijos de Dios, quedaría abolida la distinción entre el orden de la naturaleza y el orden de la gracia, entre el Creador y la creatura, y estaríamos en pleno panteísmo. Ahora bien, hay innumerables textos de Francisco que demuestran su adhesión al inmanentismo evolucionista gnóstico, en la línea del jesuita apóstata Pierre Teilhard de Chardin:

« Dios es luz que ilumina las tinieblas y que aunque no las disuelva hay una chispa de esa luz divina dentro de nosotros. En la carta que le escribí recuerdo haberle dicho que aunque nuestra especie termine [!!!] no terminará la luz de Dios que en ese punto invadirá todas las almas y será todo en todos[11]. »        
                                                                                                             
« Yo creo en Dios, no en un Dios católico; no existe un Dios católico, existe Dios. Y creo en Jesucristo, su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, pero Dios [Negación implícita de la divinidad de Nuestro Señor]el Padre, Abba, es la luz y el Creador. Éste es mi Ser[El cual es, por consiguiente, divino][12]»                                                                                                            

La herejía sostenida públicamente por Francisco es patente, pero resulta que nadie se inmuta. Lo cual es por cierto consternante, pero fácilmente explicable. Esta situación absurda se debe a que todo el mundo está completamente idiotizado por más de medio siglo de « ecumenismo » y de « interreligiosidad » conciliares. Sin embargo, quien adhiriese a las palabras de Francisco, habría dejado ipso facto de profesar la fe católica. Objetivamente, esto es incuestionable. Pero sucede que el grado de incultura religiosa es tal que nadie se percata de ello y que la inmensa mayoría de los neo-católicos conciliares no percibe la incompatibilidad radical que existe entre el catolicismo y la « religión ecuménica conciliar », la cual se evidencia en Francisco con claridad meridiana…

Francisco es un agente activo del mundialismo religioso y político al servicio del proyecto iluminista de las Naciones Unidas. Las fronteras deben desaparecer, las naciones deben abdicar su soberanía en provecho del mundialismo ecológico, tanto los pueblos como los individuos deben perder su identidad y su memoria, sometiéndose al  « multiculturalismo » y al « inmigracionismo. » 


         Francisco lavando los pies de doce inmigrantes musulmanes el Jueves Santo[13]

Con el episodio de Lesbos hemos asistido a un capítulo más de la maléfica obra de devastación espiritual, cultural y social ejecutada por el falso profeta argentino quien, en una suerte de espeluznante Lepanto invertido, abrió las puertas de Europa al islam conquistador, con el añadido altamente simbólico de haber perpetrado su fechoría nada menos que en la isla de Lesbos, la cual representa universalmente el homosexualismo, cuya dictadura ideológica hace estragos en el mundo cristiano ante el silencio cómplice de Francisco…

5 graves problemas con el capítulo 8 de "Amoris lætitia"

por E. Christian Brugger 



(...)
Pero si bien el texto de A L dice muchas cosas ciertas y bellas sobre "el amor en la familia", el capítulo 8 (con el título "Acompañar, discernir e integrar la fragilidad" ) da espacio – y parece hacerlo intencionalmente – a interpretaciones que plantean serios problemas para la fe y la práctica católica.

Me concentro aquí sobre cinco de estos problemas:

1. El modo en el que es presentado el rol que los atenuantes de la culpabilidad  deberían desarrollar en la pastoral
2. La incoherencia del concepto de "no juzgar" a los otros
3. La definición del rol de la conciencia en la absolución de personas en situaciones objetivas de pecado
4. El tratamiento de los absolutos morales como "reglas" que enuncian las exigencias de un "ideal", más que deberes morales vinculantes para todos en todas las situaciones
5. La incoherencia con la enseñanza del Concilio de Trento

[…]


2. El tratamiento problemático del acto de “juzgar” en la "Amoris Lætitia"


El capítulo 8 insiste sobre la necesidad de "evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones" (n. 296). Esto es, naturalmente, un buen consejo y debería ser tomado en serio por todos los sujetos comprometidos en el trabajo pastoral. Pero al mismo tiempo el texto parece insistir también en el hecho que es precisamente a la luz de la consideración de esa complejidad que los pastores pueden considerar que las personas actúan de buena fe cuando deciden permanecer en su situación irregular.

Pero si no debemos – y en realidad no podemos – emitir un juicio de condena sobre el estado del alma de otra persona, entonces no debemos y no podemos ni siquiera emitir un juicio de absolución. Pero el capítulo 8 da a entender que los pastores pueden tener una adecuada certeza que una persona está privada de imputabilidad subjetiva y, en consecuencia, pueden autorizarla a participar en los sacramentos. El parágrafo 299 hace referencia también a los divorciados que se han vuelto a casar civilmente como “miembros vivos” de la Iglesia. El significado común de miembro "vivo" es el de una persona bautizada y en estado de gracia.

¿Pero cómo puede un sacerdote considerar que esas personas están en gracia sin expresar un juicio? El papa Francisco insiste, justamente, sobre el hecho que no debemos juzgar. Pero el juicio no consiste solamente en condenar, también significa absolver. Aquí y en todo el capítulo, el supuesto es que los pastores pueden verdaderamente emitir un juicio de absolución sobre las conciencias, de tal modo que las personas en situaciones de unión irregular puedan avanzar. Pero si no podemos y no debemos juzgar las almas de los otros, entonces no podemos ni debemos condenarlas (diciendo que son ciertamente culpables de pecado mortal), ni absolverlas (diciendo que no son subjetivamente culpables al llevar a cabo una decisión en materia grave). No podemos juzgar.

¿Si los pastores no pueden juzgar a las almas, que deberían hacer? Ellos deberían aceptar la valoración que una persona hace de su propia alma. Si los pastores notaran indicios de atenuación de la culpabilidad, deberían ayudar delicadamente a la persona a descifrar estos factores, después informarla caritativamente sobre la enseñanza más plena de Jesús sobre el matrimonio (es decir, deberían esforzarse en la formación de la conciencia); el pastor debería descubrir luego si la persona está decidida a vivir según la enseñanza de Jesús tal como la entiende la Iglesia católica; y si la persona dijese "no", o “no puedo", el pastor diría: “Mire, no puedo decir si usted se encuentra en pecado grave rehusándose a aceptar la enseñanza de la Iglesia, porque yo no puedo juzgar a su alma. Pero también si usted obrase verdaderamente de buena fe, no puedo juzgar si usted puede recibir justamente la sagrada Eucaristía, porque no puedo saberlo, y si le dijera esto podría alentarla a justificar un pecado mortal en acto y dar lugar a su condenación eterna. Además, como enseña san Juan Pablo II, 'si se admitieran a estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio' ('Familiaris consortio' 84)".

De este modo, los pastores pondrían verdaderamente en práctica la amonestación evangélica del papa Francisco de "no juzgar". Pero estos parágrafos dan muy poco estímulo a esta interpretación.

[…]


4. "Amoris Lætitia" trata los deberes morales absolutos como reglas que articulan las exigencias de un ideal.


[…]

Ejemplo 2:

AL 305: "A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, - en medio de una situación objetiva de pecado – que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno – se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y de la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia. El discernimiento debe ayudar a encontrar los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites. Por creer que todo es blanco o negro, a veces cerramos el camino de la gracia y del crecimiento, y desalentamos caminos de santificación que dan gloria a Dios. Recordemos que 'un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades'. La pastoral concreta de los ministros y de las comunidades no puede dejar de incorporar esta realidad.

En este pasaje de AL los obispos alemanes obtienen todo lo que quieren.

Es verdad que las personas, a causa de una ignorancia invencible, pueden vivir en gracia mientras optan por materias objetiva y gravemente inmorales. Pero es verdad también que si un pastor supiera que se encuentran en una ignorancia de ese tipo, tendría el deber de caridad de ayudarle a salir de su situación objetivamente pecaminosa.

Pero el pasaje citado no supone que el pecador está en un estado de ignorancia invencible, o que el pastor supone esto. El pasaje supone que las personas que objetivamente cometen adulterio pueden pensar que están "en gracia de Dios", y que también su pastor puede pensarlo, y que su juicio es justo porque aprueba lo que en realidad Dios les está pidiendo a ellos aquí y ahora, que no es todavía el ideal. El pastor debe ayudarles a encontrar la paz en su situación, y debe ayudarles a recibir "la ayuda de la Iglesia", que (la nota 351 lo dice claramente) incluye "la ayuda de los sacramentos".

Así, una vez más, los obispos alemanes obtienen finalmente lo que quieren. Parejas divorciadas y que se vuelven a casar civilmente se encuentran en situaciones complejas, a veces sin sentimientos de culpa. Los pastores deberían ayudarles a discernir si su situación es aceptable, también si es "objetivamente" pecaminosa, para que puedan volver a los sacramentos.

Más en general, todos los que han disentido contra las enseñanzas morales absolutas de la Iglesia obtienen lo que querían, porque esos llamados absolutos son ahora ideales no vinculantes, y las personas que piensan que la anticoncepción y otras cosas son justas para ellos aquí y ahora harían simplemente lo que Dios les está pidiendo en sus situaciones complejas.

Otro punto también importante debe ser tomado en consideración a propósito de este proceso de absolución de las conciencias. Su fuero interno es interno sólo para los sacerdotes. La persona divorciada es libre de hablar de lo que sucede en la confesión. Si los sacerdotes absuelven a los divorciados que se han vuelto a casar para permitirles volver a acceder a los sacramentos sin reforzar sus vidas, algunos de ellos podrían ciertamente gritar a los cuatro vientos: "Puedo recibir la comunión".

Juan Pablo II dijo justamente esto en "Familiaris consortio" 84: "si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio".

¿Por qué esto debería llevar a tal confusión? Porque la Iglesia no sólo enseña con lo que dice, sino también con lo que hace. Si se diera a personas casadas en forma inválida luz verde para recibir la Santa Comunión – y sabemos que los matrimonios civiles de los católicos no son válidos porque por lo menos carecen de la forma correcta –, si los sacerdotes dieran luz verde a esto (constituyendo con esto un acto eclesial), esto enseñaría que el matrimonio no es indisoluble. ¿Cómo podría ser indisoluble si la Iglesia dice que las segundas nupcias son válidas? Los actos de los pastores de la Iglesia socavan la verdad revelada de la indisolubilidad del matrimonio.

__________



Traducción en español de José Arturo Quarracino, Temperley, Buenos Aires, Argentina.

Spaemann: Francisco ha dividido a la Iglesia


No son refugiados. Esto es una invasión, Francisco está equivocado

25 abril, 2016. Firmes en Cristo

*El Jesuita Manuel Carreia: ‘El Islam es la peor peste que le ha ocurrido a la humanidad’
El astrofísico, filósofo y teólogo jesuita sostiene en una entrevista que no es plausible “decir que un estado islámico es coherente con los derechos de una nación de Europa”. “Yo diría que el Islam es la peor peste que le ha ocurrido a la humanidad en los últimos 2.000 años”, asegura que el Islam “es totalmente incapaz de establecerse dentro del mundo con respeto a los Derechos Humanos”. 
Carreira señala la radicalidad del Islam: “O acepta uno su modo de pensar o es un infiel y hay que asesinarlo”. “No sé de ninguna contribución positiva del islam al modo de estructurar una sociedad moderna, en la que se respeten los derechos de todos, tal vez sea ignorancia mía”, añadió. 

El astrofísico jesuita contradice a Bergoglio, aunque lamentablemente se cuidó la espalda al hacerlo y también se encuentran algunos errores modernistas. 
 

*Obispo hungaro Laszlo Kiss-Rigo: “No son refugiados. Esto es una invasión”, Francisco está “equivocado” 

*Obispo Schneider: “La migración musulmana es planificada y programada artificialmente”
 

La Gaceta informó el 3. Noviembre 2015 que  “La labor de Soros parece tan incansable como cuestionables sus fines y maquiavélicos sus medios”.  
El primer ministro húngaro Viktor Orbán acusó al multimillonario financiero internacional George Soros de ser miembro destacado de un círculo de "activistas" que tratan de minar a las naciones europeas fomentando la migración de las decenas de miles de 'refugiados' que llegan diariamente a nuestras fronteras...

soros utilizando la fachada de los inmigrantes ilegales
George Soros y su mano derecha Emma Bonino son activistas que promueven la invasión  musulmana europea. 


"El mandil por la mitra. La escuadra y el compás por la Cruz. " Alerta Digital.



13 de abril de 2017 ¿fecha del Gran Milagro?

Ecos de Garabandal
Quizá, quienes seguimos los Mensajes del Cielo en estos últimos tiempos, nos habremos hecho las siguientes preguntas: ¿cuánto falta para que aparezcan más claros los signos que anuncian la Segunda Venida de Cristo? ¿en qué momento comenzarán las guerras, las pestes, los eventos de la naturaleza, los cambios que vendrán al mundo y a la Iglesia?


Hoy, jueves 11 de abril de 2013, la Iglesia celebra la memoria de San Estanislao, mártir de la Eucaristía en Polonia. Y es una de las fechas en que podría haber sucedido el Gran Milagro.

En efecto, Conchita González que, desde el 15 de enero de 1963 -hace cincuenta años-, conoce la fecha del Gran Milagro de Garabandal  (cfr. Con Voz de Madre, p. 168), ha avanzado que ocurrirá en jueves, festividad de un mártir de la Eucaristía, entre los días 8 y 16 del mes de abril. Inicialmente Conchita dijo que sería en los meses de marzo, abril o mayo, pero en dos entrevistas de los años 1975 y 1982, de modo inadvertido, primero no mencionó el mes de mayo y luego no citó el mes de marzo. En el momento actual estos datos limitan las fechas posibles a los días 11 (San Estanislao) y 13 (San Hermenegildo) de abril (cfr. El Milagro de Garabandal y Antonio Yagüe, Garabandal, 50 años después, p. 54, nota 117).

La próxima fecha en que podría ocurrir el Gran Milagro (según nuestros cálculos de tiempo humano) será hasta el jueves 13 de abril de 2017, memoria de San Hermenegildo, mártir de la Eucaristía y virrey de la Bética, en la Hispania Visigoda, hacia el año 580. Ese jueves, además, será Jueves Santo, día en que se celebra la Institución de la Eucaristía.

Antonio Yagüe, que ha estudiado a fondo todo esto, me ha adelantado recientemente algo de sus investigaciones que se refieren a la fecha del Gran Milagro. Me ha parecido un hallazgo asombroso y quisiera compartirlo con los lectores de este blog.

En el próximo 13 de abril del 2017, Júpiter, que como astro rey representa a Jesucristo en la Astronomía Sagrada, estará en el vientre de la constelación Virgo, y ese mismo día la Luna estará a los pies de Virgo. Esta situación astronómica no se ha dado nunca desde 1922 y no se volverá a dar antes del año 2200. Pero, además, ese mismo día en el otro extremo del cielo, el planeta Urano, que en la Astronomía Sagrada representa a la Iglesia, estará en conjunción con el Sol, que representa a Dios. Esto nos recuerda el acontecimiento venturoso profetizado para la Iglesia en el día del Gran Milagro, que no tendrá relación directa con él (quizá la fijación de una misma fecha de la Pascua para Oriente y Occidente). La probabilidad de que ambas situaciones astronómicas vuelvan a coincidir en la esfera celeste es de una en cien mil años.

Son datos que a unos podrán parecer casuales y a otros sin ninguna significación, pero que no está de más tenerlos en cuenta pues, al final, cuando podamos contemplar completo el Plan salvífico de Dios, nos admiraremos de cómo lo que nosotros percibíamos como algo confuso y sin sentido, aparecerá a nuestros ojos como una Obra Maestra de la Sabiduría Divina.   

Por otra parte, hay que tener también en cuenta que en el día del Aviso es probable que suceda un vuelco de los polos de la tierra con la consiguiente necesidad de ajustar las fechas del calendario global (ver Fenómenos naturales del Aviso en Garabandal). Esto podría llevar a que el día de la semana en que ocurra el Gran Milagro no sea jueves (habría una variación de hasta 72 horas), pero eso no es esencial pues, al parecer, Conchita al ver un calendario, después de conocer la fecha del Milagro, dedujo que sería en jueves. Es decir, la Virgen le dijo la fecha pero no el día de la semana en que sucedería, según se puede concluir del contenido del diario de la Madre Nieves (directora del colegio de Burgos en el que Conchita pasó un año).  

En principio, según nuestros cálculos humanos, habría que esperar, al menos, otros cuatro años para que suceda el Gran Milagro, y unos tres y medio para el Aviso.

Todo esto quizá nos produzca incertidumbre y falta de paz. Por una parte, sabemos que llegará pronto el  Tiempo de la Purificación, y que tenemos que estar preparados para afrontar todos los sufrimientos y dolores que traerá consigo. Por otra parte, no sabemos qué quiere decir ese "pronto", y estamos impacientes de que todo lo que tenga que suceder sea "pronto", pero según nuestro modo de medir el tiempo, porque la espera incierta, en cuanto al tiempo, también nos hace sufrir

Hace unos días leí un mensaje dictado por Jesús a Marga  que toca precisamente el tema del tiempo de espera, y de nuestra impaciencia porque todo suceda ya, cuanto antes (mensaje del 26 oct 2000). He pensado que nos puede ayudar lo que dice el Señor en ese mensaje que ahora transcribo en parte (las negritas son nuestras).
"Cuántos locos andarán sueltos esos días persiguiendo a los amantes de la Eucaristía. ¡Pobres hijos, manejados por Satanás! No les temáis. Pueden quitaros la vida, pero no el alma. El alma que es mía de verdad jamás será arrebatada para el infierno, jamás será quemada. 
Clandestina Iglesia, casi de las catacumbas.
Jesús, parece que hables de un tiempo lejanísimo [pregunta de Marga]. 
Te he dicho: Cuando todo esté aparentemente en calma y parezca imposible esto que Yo te anuncio, tú debes advertir.
Entonces falta poco... [pregunta de Marga]
Falta el tiempo que considere mi Padre Dios.
Sí, clandestina mi Iglesia verdadera de estos tiempos. Días muy nublados, días tristes que anteceden a la Gloria de mi Casa, la implantación del Reino Nuevo, el Reinado de los Corazones de Jesús y de María. 
¡Estad preparados! No sabéis, Yo no os digo ni el día ni la hora (cfr. Mt 24, 36). Le corresponde saberlo a mi Padre que está en los Cielos. Esta preocupación no debe tener cabida en vosotros: «¿Cuándo?» Cuando Yo disponga, cuando el Señor dé la orden, cuando vea a su Resto preparado, cuando llegue el Tiempo. Ni siquiera los Santos del Cielo lo saben, ni siquiera mi Madre. ¿Qué queréis saber? ¿El minuto exacto? Son los Planes de Dios, es el Tiempo de DiosNo escudriñéis lo que no os es lícito saber. Y sabed que si oís: «Va a ser ahora en este concreto día, a esta concreta hora», eso no es de Dios, todo eso son engaños de Satanás. ¿Para qué os vale? Para agobiaros cada vez más y más, para confundiros, para haceros perder el tiempo, el amor sincero y la fe. Estupenda obra entonces la de Satanás en vosotros si andáis preocupados sobre cuándo será el día y la hora de la venida del Hijo del Hombre. Os basta saber que Yo os digo por la boca de mis profetas de ahora: «¡Estad preparados! Cuando menos lo esperéis vendrá el Hijo del Hombre y repoblará la tierra, que encontrará llena de cadáveres»".
"Falta el tiempo que considere mi Padre Dios". Es una invitación a ponernos, nuevamente, en manos de Dios que es el Señor de la Historia, pero también Padre Nuestro. Nos conoce a cada uno como nadie, y espera a que su Resto (su Iglesia Remanente, sus hijos fieles) estemos preparados para disponer que su Plan se lleve a cabo en el mejor momento para todos.

La Iglesia tendrá uno de sus triunfos más destacados



En las apariciones de Kerizinen (Bretaña francesa) desde 1938, la Virgen dice en sus mensajes: “Unios queridos hermanos, de un extremo del mundo al otro, unios de nuevo por esa arma poderosa y eficaz del Santo Rosario, por esta bendita cadena que une a la Tierra y el Cielo, y yo seré para vosotros la Madre de Misericordia…”.


"No olvidéis que las horas graves y desesperadas son las horas de Dios. Que triste es pensar que yo he hablado para no conseguir nada, sobre todo con lágrimas en los ojos". (recuérdense las lágrimas de la Virgen de Siracusa, aprobadas y constatadas por la autoridad eclesiástica, y otras muchas que se encuentran recogidas en el libro "María, ¿porqué lloras?" del Padre Albert H. Hebert, S.M.). Comprended mis advertencias y mis lágrimas no como una amenaza, sino como un ULTIMATUM DE LA MISERICORDIA DE DIOS, y son las horas más sombrías para la humanidad las que provocan una intervención especialísima del amor infinito de Jesús, en la que yo intervengo como su embajadora. Mis hijos no quieren comprender mis advertencias; sin embargo, son señales manifiestas para advertirnos que los acontecimientos dolorosos están suspendidos sobre el mundo y que las horas de los grandes sufrimientos están próximas, si los hombres no vuelven a Dios.

ns de kerizinen
"Hay en el mundo una lucha que muchos ignoran: Es una batalla espiritual. Y ésta es más terrible que los otros combates. Un ataque satánico de los más terribles asalta a la Iglesia. En un último esfuerzo unid vuestras plegarias, vuestras penitencias, vuestras lágrimas a mi corazón doloroso, entristecido por la vista de tantas almas que se pierden y del estado de la Iglesia, herida interior y exteriormente. Estas heridas son profundas y producidas por tantos apóstatas que, con rayo infernal, tratan de destruir vuestra fe y hacer desaparecer todo lo que es de Dios."


"El mundo no ha querido escuchar mi voz ni la de mi hijo, ni comprender mis advertencias y lágrimas. Por eso veréis la mano de Dios golpear a los hombres con los más terribles castigos".

"La Iglesia atraviesa en la actualidad una crisis terrible. Pero tened confianza: lo que parece ser la etapa más sombría de la Iglesia está a punto de convertirse en sus triunfos más destacados. El momento que vais a vivir será uno de los más graves de la historia del mundo y de la Iglesia. Este triunfo de la Iglesia será verdaderamente milagroso como el exterminio completo e imprevisto de los últimos corifeos del demonio. Será incomparable el más bello de su historia, de tal suerte que nunca lo ha habido semejante. Habrá una nueva generación de santos, humildes servidores, apóstoles celosos y sobrenaturales, verdaderos ministros de Dios.

Vendrá por un hecho tan brillante como inesperado, es por mi Corazón Doloroso e Inmaculado por el que el reinado del Sagrado Corazón, el del amor y la justicia se establecerá en el mundo".

viernes, 29 de abril de 2016

Escritores católicos se posicionan contra Amoris Letitia

Christoph-Schonborn-607x493

Escrito por Hemos Visto
Abril 12, 2016 (LifeSiteNews) – El número de críticas reflexivas de la exhortación apostólica del Papa por escritores y periodistas católicos respetadosse está acumulando. A continuación se incluye una lista de muchos de los mejores de ellos.
Lo que sorprende al lector acerca de muchos de estos artículos es la circunspección y la caridad con la que muchos de los escritores emiten sus críticas. No son las reacciones instintivas de fundamentalistas radicales, agitadores anti-papales. En muchos casos, los escritores están evidentemente agobiados por la angustia de tener que emitir una crítica a su amado Santo Padre.
Muchos van más allá de lo posible para resaltar los muchos elementos positivos del documento. Pero al final, no pueden ignorar lo que ven como los defectos fatales de la exhortación, especialmente el explosivo capítulo 8.
Lo que también es interesante es que muchos de estos artículos aparecen en las páginas web de las publicaciones – o están escritos por escritores que en el pasado se hanesforzado por interpretar las ambigüedades frecuentes del Papa a la luz más favorable.
De hecho, existe la sensación de que la exhortación del Papa puede marcar un cambio radical en el mundo del periodismo católico. Durante los últimos tres años los escritores más católicos han hecho un gran esfuerzo para explicar e interpretar al papa Francisco en la clara luz de la enseñanza tradicional de la Iglesia – incluso cuando en el subtexto se haya detectado hasta la saciedad una creciente ansiedad de “lo que el Papa quiso decir en realidad”, artículos que inundaron nuestros muros de Facebook o buzones de correo electrónico después de cada desconcertante anuncio papal.
Pero ahora la pregunta que muchos periodistas católicos se están haciendode forma natural es: ¿Por qué tenemos que seguir haciendo esto? ¿Por qué se requiere tanto trabajo simplemente para entender lo que el Papa está diciendo y cómo podría interpretarse para que esté en conformidad con la doctrina establecida? En referencia a la exhortación misma: ¿Por qué tenemos que participar en una torturante exégesis simplemente para entender las notas individuales, y mucho menos el texto completo? – e incluso entonces , ¿por qué tantos pensadores inteligentes llegan a interpretaciones divergentes de los pasajes clave? ¿Habría sido tan duro ser un poco más claro, como lo fueron los Papas anteriores?
El propio papa Francisco de cierta forma responde a esa pregunta hacia el final de ese controvertido capítulo 8: “Entiendo a aquellos que prefieren una pastoral más rigurosa que no deja espacio para la confusión”, escribe. “Pero creo sinceramente que Jesús quiere una Iglesia atenta a la bondad que el Espíritu Santo propaga en medio de la debilidad humana, una Madre que, al tiempo que expresa claramente su enseñanza objetiva, ‘siempre hace el bien que puede, incluso si en el proceso, sus zapatos se ensucian por el lodo de la calle’.”
En otras palabras: la confusión que estás experimentando es una característica, no un error. Lo que muchos escritores católicos se preguntan es: ¿con qué fin? Y ¿qué es precisamente lo que significa para la Iglesia que ‘sus zapatos se ensucien por el lodo de la calle’? Cuéntenme a mí también entre los que se encuentran perplejos.
Éstos son algunos de los mejores artículos:
*El mensaje confuso del Papa socava su propio programa pastoral – Phil Lawler–Catholic Culture. AmorisLaetitia no es un documento revolucionario. Es subversivo…
“Por desgracia, la advertencia del cardenal Schönborn, al igual que gran parte del propio mensaje del Papa, se perderá en la discusión de AmorisLaetitia.Inevitablemente, como lo reciben los católicos ordinarios, el mensaje del Papa se entenderá solamente en una forma simplificada: como una luz verde para que los divorciados vueltos a casar reciban la comunión. Los sacerdotes que ya están demasiado dispuestos a dar cabida a los deseos de los católicos divorciados vueltos a casar, se confirmarán en sus actitudes. Aquellos que quieren exigir más -los pastores concienzudos que serían más propensos a ayudar al crecimiento de los cristianos en santidad- quedarán aislados y sin autoridad”.
*En AmorisLaetitia, ¿quién está amonestando a quién? – P. James Schall – CatholicWorldReport
“Sería difícil saber de qué otra forma llamar a esta sección, sino un ejercicio sofisticado de casuística. Se hace todo esfuerzo para justificar o entender cómo alguien que está en una situación de este tipo no es realmente responsable de ella. Había ignorancia, o pasión, o confusión. Se nos exhorta a no juzgar a nadie y estamos para recibir a cualquiera y hacer todo lo posible para que se sienta como en casa en la Iglesia y como vecino. Se presta atención a las víctimas de divorcio que son tratados injustamente, y especialmente a los niños. Sin embargo, el interés primordial está en la misericordia y la compasión. Dios ya todo lo perdona y así debemos hacerlo nosotros. La precisión intelectual que el Papa usa para excusar o atenuar la culpa es motivo de cierta reflexión. La ley no puede cambiar pero el “gradual” que conduce a la comprensión de este incumplimiento de la ley requiere tiempo y paciencia.
“Pero cuando se suma todo, a menudo parece que el efecto de este enfoque es que llegamos a la conclusión de que no se ha producido jamás el “pecado”. Todo tiene una justificación. Si esta conclusión es correcta, realmente no tenemos necesidad de misericordia, que no tiene razón de ser aparte del pecado en sí y su libre reconocimiento. Considerando este enfoque, uno no siente pena por sus pecados, sino se siente aliviado al darse cuenta de que en realidad nunca ha pecado en absoluto. Por lo tanto, no hay una necesidad imperiosa de preocuparse demasiado con estas situaciones”.
*Una determinación obstinada – R. R. Reno – FirstThings. “Cuando se trata de una respuesta pastoral a los que estamos heridos, dañados y deformados por la revolución sexual, temo que el papa Francisco represente una mentalidad tecnológica espiritualizada. En esta exhortación apostólica, cuando se enfrentan las limitaciones teológicas a su visión de la evangelización inspirada en la misericordia, emplea la lógica hiper-subjetiva de la modernidad. Esto no va a terminar bien, ya que nos induce a pensar que hay que dominar nuestra herencia cristiana y rediseñarla en formas más útiles, más misioneras”.
*La controversia: una reflexión sobre AmorisLaetitia – P. George Rutler–Crisis Magazine.“Mucho, tal vez demasiado, se ha dicho acerca de esta exhortación apostólica, a menudo revelando tanto de los comentaristas como de sus comentarios. Es cierto que hay partes de él que son elocuentes, pero la mayoría son citas de Dios y san Pablo. La Biblia tiene una habilidad con las palabras, y la caridad del Apóstol le dio la lengua de un ángel. En contraste, hay una gran cantidad de gongs y platillos sonando en las contradicciones y redundancias de gran parte de la dicción de la exhortación. Partes como la afirmación de la Humanae Vitae asientan el texto en la tradición sagrada, pero también es el tratamiento confuso de culpabilidad moral que casi asiente a la interpretación neurálgica de la teoría de la “opción fundamental” rechazada por san Juan Pablo II (VeritatisSplendor, nn.65, 67) Esto se ha abordado anteriormente por una declaración formal de la Santa Sede: la disposición moral de una persona “se puede cambiar por completo por los actos particulares, sobre todo cuando, como sucede a menudo, éstos han sido preparados por actos previos más superficiales. En cualquier caso, es incorrecto decir que los actos particulares no son suficientes para constituir un pecado mortal”(Persona humana, el 29 de diciembre de 1975, Nº 10).”
*La exhortación del papa Francisco un matrimonio entre  profunda y confusa – Carl Olson – CatholicWorldReport “Exactamente. Por alguna razón, el papa Francisco parece pensar que las últimas décadas se han caracterizado por una rigidez dogmática que es tan implacable como obsesionada con los detalles de la ley, causando que incontables inocentes o casi inocentes católicos huyan de una Iglesia que ellos perciben como fría y sin corazón. Ese punto de vista es, por decirlo con suavidad, dudoso y problemático. La impresión que da a menudo, por desgracia, es que cualquier énfasis en estándares morales objetivos con respecto a las acciones y las relaciones, se ve obligado a degenerar rápidamente en una condena dura y sin caridad.
“No ayuda nada que el papa Francisco aparentemente juegue un poco a la ligera con algunos de sus argumentos y fuentes”.
*Capítulo 8 de AmorisLaetitia y San Juan Pablo II – Eduardo Echeverría – CatholicWorldReport
“Hay tres problemas significativos con el capítulo titulado “acompañamiento, discernimiento e integración de la fragilidad”, especialmente a la luz de la “VeritatisSplendor“.
*Siempre teme, siempre ama- Mateo Schmitz – FirstThings “Algo extraño está pasando aquí. Aquino sí dice que “todo ser humano está obligado a vivir agradablemente con los que le rodean”, pero el papa Francisco ha dejado fuera la segunda mitad de la frase: “…a menos que fuera necesario para él por alguna razón causar tristeza productiva en algún momento”. La cordialidad del papa Francisco no parece tener espacio para la tristeza productiva conocida por Aquino, ese estado edificante provocado por los reproches necesarios y duras verdades.
“La oración a medias de Aquino tipifica el procedimiento del papa Francisco en AmorisLaetitia. La mitad de la tradición cristiana simplemente se deja fuera, y también la forma básica y las tensiones esenciales se pierden del todo. El amor de Dios está presente, pero el temor de Dios -el tremendo conocimiento de que somos responsables de nuestras almas- no lo está. Esta omisión es deliberada”.
*Las primeras reflexiones sobre la versión en Inglés del AmorisLaetitiadel papa Francisco. – Ed Peters “En AL 297, el papa Francisco escribe:”Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio”. Por el contrario, es precisamente la lógica del Evangelio que uno puede ser condenado para siempre. CCC 1034-1035. Si uno quiere decir, por ejemplo, que nadie puede ser “condenado para siempre” por la autoridad terrenal, se debería haber dicho así. Pero, por supuesto, negar la comunión santa a los que se encuentran en “adulterio público y permanente” no es una “condena” en absoluto, por lo que el punto no está claro”.
*Sí, la Eucaristía es “poderosa medicina”, lo que significa… – Ed Peters “Los efectos generosos de la Eucaristía, específicamente en lo que se refiere al perdón y preservación de los pecados, se establecen en el Catecismo de la Iglesia Católica 1393 a 1395, 1436, y 1846. Estos pasajes apoyan ampliamente la redacción del Papa en 351. Pero aquí en el comentario del Papa falta un reconocimiento de que, como es el caso de una “poderosa medicina”, tomar la Eucaristía de manera incorrecta puede ser perjudicial, incluso espiritualmente mortal para el receptor.
“…En suma, lo que se puede cuestionar no es que el Papa compare la Eucaristía a la”medicina de gran alcance”, sino más bien, la falta de mención de las advertencias contra el consumo indebido que aparece en la etiqueta”.
*La nueva tregua católica – Ross Douthat – New York Times “Un deslizamiento que se desprende de esta falta de confianza es uno de los aspectos más llamativos de la carta del Papa. Lo que la Iglesia considera pecado grave se convierte en mera “irregularidad”. Lo que la Iglesia considera un mandamiento se convierte en un mero “ideal”. Lo que la Iglesia una vez declaró con autoridad ahora se propone tentativamente, en tonos mezclados con la modestia, la autocrítica”.
*Acompañamiento, discernimiento e integración -en el camino del Maestro – David Paul Deavel – CatholicWorldReport “El papa Francisco a menudo se estima como un Papa optimista en contraste con sus dogmáticos predecesores de Alemania y Polonia. Pero no hay un profundo pesimismo sobre el poder de la gracia en el nº 298 en donde el Papa propone reconocer pastoralmente segundas uniones donde”compromiso cristiano” se acompaña por “la conciencia de su irregularidad [de la segunda unión]” debido a “la gran dificultad en conciencia de que uno podría caer en nuevos pecados” 

*AmorisLaetitia – David Warren “Puede de hecho ser dicho, como siempre ha sido dicho por la Santa Iglesia, con simplicidad inocente, que el pecado mortal es mortalmente pecaminoso, por lo que una vez más, creo que el Papa debe ser corregido. Los hombres, entre ellos mis héroes Thomas More y John Fisher, fueron mártires por afirmaciones tan simples como la indisolubilidad del matrimonio. ¿El Santo Padre propone ahora descanonizar a la mitad de nuestros santos y a todos nuestros mártires?”
[Traducción de Rocío Salas. Artículo original]