Escritores católicos se posicionan contra Amoris Letitia

Christoph-Schonborn-607x493

Escrito por Hemos Visto
Abril 12, 2016 (LifeSiteNews) – El número de críticas reflexivas de la exhortación apostólica del Papa por escritores y periodistas católicos respetadosse está acumulando. A continuación se incluye una lista de muchos de los mejores de ellos.
Lo que sorprende al lector acerca de muchos de estos artículos es la circunspección y la caridad con la que muchos de los escritores emiten sus críticas. No son las reacciones instintivas de fundamentalistas radicales, agitadores anti-papales. En muchos casos, los escritores están evidentemente agobiados por la angustia de tener que emitir una crítica a su amado Santo Padre.
Muchos van más allá de lo posible para resaltar los muchos elementos positivos del documento. Pero al final, no pueden ignorar lo que ven como los defectos fatales de la exhortación, especialmente el explosivo capítulo 8.
Lo que también es interesante es que muchos de estos artículos aparecen en las páginas web de las publicaciones – o están escritos por escritores que en el pasado se hanesforzado por interpretar las ambigüedades frecuentes del Papa a la luz más favorable.
De hecho, existe la sensación de que la exhortación del Papa puede marcar un cambio radical en el mundo del periodismo católico. Durante los últimos tres años los escritores más católicos han hecho un gran esfuerzo para explicar e interpretar al papa Francisco en la clara luz de la enseñanza tradicional de la Iglesia – incluso cuando en el subtexto se haya detectado hasta la saciedad una creciente ansiedad de “lo que el Papa quiso decir en realidad”, artículos que inundaron nuestros muros de Facebook o buzones de correo electrónico después de cada desconcertante anuncio papal.
Pero ahora la pregunta que muchos periodistas católicos se están haciendode forma natural es: ¿Por qué tenemos que seguir haciendo esto? ¿Por qué se requiere tanto trabajo simplemente para entender lo que el Papa está diciendo y cómo podría interpretarse para que esté en conformidad con la doctrina establecida? En referencia a la exhortación misma: ¿Por qué tenemos que participar en una torturante exégesis simplemente para entender las notas individuales, y mucho menos el texto completo? – e incluso entonces , ¿por qué tantos pensadores inteligentes llegan a interpretaciones divergentes de los pasajes clave? ¿Habría sido tan duro ser un poco más claro, como lo fueron los Papas anteriores?
El propio papa Francisco de cierta forma responde a esa pregunta hacia el final de ese controvertido capítulo 8: “Entiendo a aquellos que prefieren una pastoral más rigurosa que no deja espacio para la confusión”, escribe. “Pero creo sinceramente que Jesús quiere una Iglesia atenta a la bondad que el Espíritu Santo propaga en medio de la debilidad humana, una Madre que, al tiempo que expresa claramente su enseñanza objetiva, ‘siempre hace el bien que puede, incluso si en el proceso, sus zapatos se ensucian por el lodo de la calle’.”
En otras palabras: la confusión que estás experimentando es una característica, no un error. Lo que muchos escritores católicos se preguntan es: ¿con qué fin? Y ¿qué es precisamente lo que significa para la Iglesia que ‘sus zapatos se ensucien por el lodo de la calle’? Cuéntenme a mí también entre los que se encuentran perplejos.
Éstos son algunos de los mejores artículos:
*El mensaje confuso del Papa socava su propio programa pastoral – Phil Lawler–Catholic Culture. AmorisLaetitia no es un documento revolucionario. Es subversivo…
“Por desgracia, la advertencia del cardenal Schönborn, al igual que gran parte del propio mensaje del Papa, se perderá en la discusión de AmorisLaetitia.Inevitablemente, como lo reciben los católicos ordinarios, el mensaje del Papa se entenderá solamente en una forma simplificada: como una luz verde para que los divorciados vueltos a casar reciban la comunión. Los sacerdotes que ya están demasiado dispuestos a dar cabida a los deseos de los católicos divorciados vueltos a casar, se confirmarán en sus actitudes. Aquellos que quieren exigir más -los pastores concienzudos que serían más propensos a ayudar al crecimiento de los cristianos en santidad- quedarán aislados y sin autoridad”.
*En AmorisLaetitia, ¿quién está amonestando a quién? – P. James Schall – CatholicWorldReport
“Sería difícil saber de qué otra forma llamar a esta sección, sino un ejercicio sofisticado de casuística. Se hace todo esfuerzo para justificar o entender cómo alguien que está en una situación de este tipo no es realmente responsable de ella. Había ignorancia, o pasión, o confusión. Se nos exhorta a no juzgar a nadie y estamos para recibir a cualquiera y hacer todo lo posible para que se sienta como en casa en la Iglesia y como vecino. Se presta atención a las víctimas de divorcio que son tratados injustamente, y especialmente a los niños. Sin embargo, el interés primordial está en la misericordia y la compasión. Dios ya todo lo perdona y así debemos hacerlo nosotros. La precisión intelectual que el Papa usa para excusar o atenuar la culpa es motivo de cierta reflexión. La ley no puede cambiar pero el “gradual” que conduce a la comprensión de este incumplimiento de la ley requiere tiempo y paciencia.
“Pero cuando se suma todo, a menudo parece que el efecto de este enfoque es que llegamos a la conclusión de que no se ha producido jamás el “pecado”. Todo tiene una justificación. Si esta conclusión es correcta, realmente no tenemos necesidad de misericordia, que no tiene razón de ser aparte del pecado en sí y su libre reconocimiento. Considerando este enfoque, uno no siente pena por sus pecados, sino se siente aliviado al darse cuenta de que en realidad nunca ha pecado en absoluto. Por lo tanto, no hay una necesidad imperiosa de preocuparse demasiado con estas situaciones”.
*Una determinación obstinada – R. R. Reno – FirstThings. “Cuando se trata de una respuesta pastoral a los que estamos heridos, dañados y deformados por la revolución sexual, temo que el papa Francisco represente una mentalidad tecnológica espiritualizada. En esta exhortación apostólica, cuando se enfrentan las limitaciones teológicas a su visión de la evangelización inspirada en la misericordia, emplea la lógica hiper-subjetiva de la modernidad. Esto no va a terminar bien, ya que nos induce a pensar que hay que dominar nuestra herencia cristiana y rediseñarla en formas más útiles, más misioneras”.
*La controversia: una reflexión sobre AmorisLaetitia – P. George Rutler–Crisis Magazine.“Mucho, tal vez demasiado, se ha dicho acerca de esta exhortación apostólica, a menudo revelando tanto de los comentaristas como de sus comentarios. Es cierto que hay partes de él que son elocuentes, pero la mayoría son citas de Dios y san Pablo. La Biblia tiene una habilidad con las palabras, y la caridad del Apóstol le dio la lengua de un ángel. En contraste, hay una gran cantidad de gongs y platillos sonando en las contradicciones y redundancias de gran parte de la dicción de la exhortación. Partes como la afirmación de la Humanae Vitae asientan el texto en la tradición sagrada, pero también es el tratamiento confuso de culpabilidad moral que casi asiente a la interpretación neurálgica de la teoría de la “opción fundamental” rechazada por san Juan Pablo II (VeritatisSplendor, nn.65, 67) Esto se ha abordado anteriormente por una declaración formal de la Santa Sede: la disposición moral de una persona “se puede cambiar por completo por los actos particulares, sobre todo cuando, como sucede a menudo, éstos han sido preparados por actos previos más superficiales. En cualquier caso, es incorrecto decir que los actos particulares no son suficientes para constituir un pecado mortal”(Persona humana, el 29 de diciembre de 1975, Nº 10).”
*La exhortación del papa Francisco un matrimonio entre  profunda y confusa – Carl Olson – CatholicWorldReport “Exactamente. Por alguna razón, el papa Francisco parece pensar que las últimas décadas se han caracterizado por una rigidez dogmática que es tan implacable como obsesionada con los detalles de la ley, causando que incontables inocentes o casi inocentes católicos huyan de una Iglesia que ellos perciben como fría y sin corazón. Ese punto de vista es, por decirlo con suavidad, dudoso y problemático. La impresión que da a menudo, por desgracia, es que cualquier énfasis en estándares morales objetivos con respecto a las acciones y las relaciones, se ve obligado a degenerar rápidamente en una condena dura y sin caridad.
“No ayuda nada que el papa Francisco aparentemente juegue un poco a la ligera con algunos de sus argumentos y fuentes”.
*Capítulo 8 de AmorisLaetitia y San Juan Pablo II – Eduardo Echeverría – CatholicWorldReport
“Hay tres problemas significativos con el capítulo titulado “acompañamiento, discernimiento e integración de la fragilidad”, especialmente a la luz de la “VeritatisSplendor“.
*Siempre teme, siempre ama- Mateo Schmitz – FirstThings “Algo extraño está pasando aquí. Aquino sí dice que “todo ser humano está obligado a vivir agradablemente con los que le rodean”, pero el papa Francisco ha dejado fuera la segunda mitad de la frase: “…a menos que fuera necesario para él por alguna razón causar tristeza productiva en algún momento”. La cordialidad del papa Francisco no parece tener espacio para la tristeza productiva conocida por Aquino, ese estado edificante provocado por los reproches necesarios y duras verdades.
“La oración a medias de Aquino tipifica el procedimiento del papa Francisco en AmorisLaetitia. La mitad de la tradición cristiana simplemente se deja fuera, y también la forma básica y las tensiones esenciales se pierden del todo. El amor de Dios está presente, pero el temor de Dios -el tremendo conocimiento de que somos responsables de nuestras almas- no lo está. Esta omisión es deliberada”.
*Las primeras reflexiones sobre la versión en Inglés del AmorisLaetitiadel papa Francisco. – Ed Peters “En AL 297, el papa Francisco escribe:”Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio”. Por el contrario, es precisamente la lógica del Evangelio que uno puede ser condenado para siempre. CCC 1034-1035. Si uno quiere decir, por ejemplo, que nadie puede ser “condenado para siempre” por la autoridad terrenal, se debería haber dicho así. Pero, por supuesto, negar la comunión santa a los que se encuentran en “adulterio público y permanente” no es una “condena” en absoluto, por lo que el punto no está claro”.
*Sí, la Eucaristía es “poderosa medicina”, lo que significa… – Ed Peters “Los efectos generosos de la Eucaristía, específicamente en lo que se refiere al perdón y preservación de los pecados, se establecen en el Catecismo de la Iglesia Católica 1393 a 1395, 1436, y 1846. Estos pasajes apoyan ampliamente la redacción del Papa en 351. Pero aquí en el comentario del Papa falta un reconocimiento de que, como es el caso de una “poderosa medicina”, tomar la Eucaristía de manera incorrecta puede ser perjudicial, incluso espiritualmente mortal para el receptor.
“…En suma, lo que se puede cuestionar no es que el Papa compare la Eucaristía a la”medicina de gran alcance”, sino más bien, la falta de mención de las advertencias contra el consumo indebido que aparece en la etiqueta”.
*La nueva tregua católica – Ross Douthat – New York Times “Un deslizamiento que se desprende de esta falta de confianza es uno de los aspectos más llamativos de la carta del Papa. Lo que la Iglesia considera pecado grave se convierte en mera “irregularidad”. Lo que la Iglesia considera un mandamiento se convierte en un mero “ideal”. Lo que la Iglesia una vez declaró con autoridad ahora se propone tentativamente, en tonos mezclados con la modestia, la autocrítica”.
*Acompañamiento, discernimiento e integración -en el camino del Maestro – David Paul Deavel – CatholicWorldReport “El papa Francisco a menudo se estima como un Papa optimista en contraste con sus dogmáticos predecesores de Alemania y Polonia. Pero no hay un profundo pesimismo sobre el poder de la gracia en el nº 298 en donde el Papa propone reconocer pastoralmente segundas uniones donde”compromiso cristiano” se acompaña por “la conciencia de su irregularidad [de la segunda unión]” debido a “la gran dificultad en conciencia de que uno podría caer en nuevos pecados” 

*AmorisLaetitia – David Warren “Puede de hecho ser dicho, como siempre ha sido dicho por la Santa Iglesia, con simplicidad inocente, que el pecado mortal es mortalmente pecaminoso, por lo que una vez más, creo que el Papa debe ser corregido. Los hombres, entre ellos mis héroes Thomas More y John Fisher, fueron mártires por afirmaciones tan simples como la indisolubilidad del matrimonio. ¿El Santo Padre propone ahora descanonizar a la mitad de nuestros santos y a todos nuestros mártires?”
[Traducción de Rocío Salas. Artículo original]

Comentarios