martes, 31 de mayo de 2016

Cómo un obispo triplicó el nº de seminaristas

Las cinco claves de un obispo que logró triplicar el número de seminaristas en una década

Las cinco claves de un obispo que logró triplicar el número de seminaristas en una década
Desde que Monseñor José Vilaplana llegara a la diócesis de Huelva, el seminario ha triplicado su número de aspirantes al sacerdocio y ahora cuenta con 16 seminaristas.

Portaluz



Cuando Monseñor José Vilaplana llegó como obispo a la diócesis de Huelva, se encontró con cinco seminaristas. Corría el año 2006, y el prelado acababa de dejar de pastorear a los católicos de Santander durante quince años, donde le recuerdan como “un prelado muy querido y popular”. Una década después, el seminario de Huelva cuenta con 16 seminaristas, más del triple que cuando el obispo Vilaplana llegó a la diócesis andaluza.

“Nunca es mérito de uno, sino una gracia y un regalo de Dios”, insiste con modestia el prelado nacido en Alicante hace 71 años al portal Religión en Libertad“Se trata de un misterio de gracia y libertad y debemos confiar siempreporque las vocaciones no se logran, sino que se reciben”, afirma. Pero el caso es que su seminario ha pasado de ocupar los últimos puestos en número de aspirantes al sacerdocio en España a colocarse entre los del grupo de cabeza.

Aunque el obispo Vilaplana asegura que “no hay una varita mágica para conseguir vocaciones”, porque “a veces, trabajando lo mismo en unas diócesis que en otras, no se obtienen los mismos resultados”, sí que enumera cinco claves a tener en cuenta y que han funcionado en la diócesis andaluza para triplicar el número de seminaristas.Las explicó en el programa “La voz de los obispos” que se emite cada domingo, a las 21:00 horas, en Radio María, y son las siguientes:

1. Implicación personal del obispo en la pastoral vocacional

“En mis visitas a parroquias y colegios, estoy atento a chavales con cualidades”, señala. “Siempre llevo una libreta donde apunto los datos y el teléfono, si me lo quiere dar, del chico, para después invitarle a encuentros retiros y demás. Mis sacerdotes y seminaristas se ríen cada vez que me ven apuntando en la libreta, pero es la manera de tener una relación personal del obispo con el joven con inquietudes”, explica.

2. Oración permanente

Toda la diócesis debe tener una actitud orante, con su obispo a la cabeza, para pedirle al Señor que envíe vocaciones.

3. Hacer el seminario presente en la vida de la diócesis

“Los seminaristas tienen que ir a las parroquias; acudir a los encuentros de jóvenes. Este verano, por ejemplo, van a acompañarlos a la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia (Polonia)”, señala.

Monseñor Vilaplana afirma que, en los últimos años, “de modo sorprendente nos han dejado ir a colegios públicos e institutos para que nuestros seminaristas den el testimonio de su vocación”.

“En ocasiones, incluso el rector del seminario y los sacerdotes que trabajan en él van a las parroquias y a los colegios para que los chicos les conozcan”, añade.

4. Peregrinaciones marianas

Monseñor Vilaplana suele hacer una peregrinación anual con sus seminaristas a la que invitan a jóvenes con inquietudes. La presencia de la Virgen María en la pastoral vocacional se vuelve indispensable.

5. Los distintos eventos diocesanos son oportunidades

“En el encuentro de monaguillos, por ejemplo, les llevamos al seminario, para que se familiaricen con él”, explica. También, en Semana Santa, monseñor Vilaplana celebra los oficios con los candidatos al sacerdocio de los primeros cursos en la catedral, y después acuden al seminario. “Allí invitamos a varios jóvenes para que vivan esos días con nosotros, y vemos cómo se les quitan muchos de los prejuicios con los que vienen”, asegura.


José Vilaplana es obispo de Huelva, adonde llegó en 2006 tras 15 años pastoreando la diócesis de Santander. Previamente, entre 1984 y 1991 había sido obispo auxiliar de Valencia, archidiócesis a la que pertenece el pueblo alicantino que le vio nacer hace 71 años, Benimarfull. Sacerdote desde 1972, entre los años 1980 y 1981 realizó estudios de teología espiritual la Universidad Gregoriana de Roma.

Siempre desempeñó su labor sacerdotal en numerosas parroquias de Valencia donde, los que le conocen, dicen de él que “la atención a los más humildes y el cultivo de la amistad siempre han sido sus preocupaciones principales”.

No hay comentarios: