Mi rebaño Me descuida y Me deja solo.


23 de Abril de 1997 /Capilla de la Parroquia, Olo, Nigeria
A Bernabé Nwoye


EL GRAN AMOR QUE TENGO POR USTEDES. 


En nuestra Novena con Misa tuve una visión de la Sagrada Hostia en la nube. En la Hostia había una Luz destellante, los rayos de Su Luz llenaban todo el lugar. La mitad de la Sagrada Hostia era carne humana y la otra mitad, pan. Mientras observaba, vi brotar Sangre del medio de la Hostia. Esto permaneció hasta que la nube cubrió todo el lugar. Entonces, apareció el Santo Rostro y Nuestro Señor dijo:

“Hijos Míos, el amor que tengo a la humanidad y el amor que Mi Padre tiene al mundo, amor que Me hizo bajar del Cielo a este mundo, es el mismo amor con el que Yo cuido a Mi rebaño. Ese amor Me condujo a dar Mi Vida por Mi rebaño. Ese amor Me mantiene firme en el Santo Sagrario ahora y hasta el fin de los tiempos. Pero Mi rebaño Me descuida y Me deja solo. Sólo pocos Me demuestran compasión. Sólo pocos adoran Mi Presencia. Yo espero por ellos todo el día. Ellos huyen y siguen sus propios caminos. Pueblo Mío, Yo estoy aquí en el Santo Sagrario esperándolos. Vengan y consuélenme.

Hijos Míos, todo lo que ustedes sufren por Mi causa no es en vano. La senda de la salvación es un camino desértico. Mi poder salvador está allí. Yo protejo a quien confía en Mí y sigue Mi camino con amor y fe.
Hijos Míos, el tiempo está llegando cuando ustedes no tendrán fuerzas ni corazón para orar. Sus corazones estarán llenos de penas y de preocupaciones. Buscarán consuelo y encontrarán tristeza. Sus amigos huirán de ustedes y sus hijos no les obedecerán. Pero después, Yo les devolveré el gozo y permitiré que sus amigos regresen. Oren ahora que hay tiempo. Estoy con ustedes. Les bendigo.” 

Comentarios