miércoles, 31 de agosto de 2016

Sarah apoyado por Burke después de críticas del clero modernista

LifeSiteNews.com reported on August 29, 2016:

por Lisa Bourne 



El cardenal Raymond Burke ha dado un fuerte respaldo al cardenal Robert Sarah quien estimuló a los sacerdotes a celebrar misa de acuerdo con la postura antigua que reconoce a Dios como el centro de la liturgia.

El cardenal Burke dijo que está totalmente de acuerdo con la reciente petición del cardenal Sarah a los sacerdotes para que celebren ad orientem o de cara al Señor, porque cuando un sacerdote celebra misa, está actuando en la persona de Cristo y el foco debe estar puesto en Dios.

Ad orientem en latín significa "hacia el este", y se refiere a la liturgia en la cual el sacerdote y el pueblo de la congregación están de cara al Señor en el sagrario. Es la forma en que todas las misas se celebraban antes del Vaticano II.

El cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, hizo la petición en una conferencia internacional de la sagrada liturgia el mes pasado en Londres sugiriendo a los sacerdotes que que celebraran misa ad orientem siempre que les fuera posible, a partir de este Adviento próximo. Las declaraciones del jefe de la liturgia del Vaticano sufrieron posteriormente cierto rechazo.

"Estoy de acuerdo con él por completo", dijo el cardenal Burke en una teleconferencia internacional Lunes. El ex prefecto de la Signatura Apostólica del Vaticano llegó a decir que no podía estar más de acuerdo con el cardenal Sarah y que gran parte de la reacción negativa a su petición era infundada, injusta y estaba mal informada. 

El punto fundamental de la petición del cardenal Sarah, y la cuestión de la posición del sacerdote en la congregación es clave, dijo Burke a los periodistas en la teleconferencia, porque como cabeza de la congregación el cura está actuando "en la persona de nuestro Señor Jesucristo, que ofrece este culto a Dios ", y así todos deben dar la cara al Señor.

"No es que él esté dando la espalda a nadie (al pueblo)", aclaró el cardenal Burke. "Esto es a menudo lo que la gente dice, 'Bueno, ahora el cura nos da la espalda'


"No, en absoluto", dijo. "El cura, como padre espiritual nuestro, nos está llevando a levantar así nuestras mentes y corazones a Dios."

El cardenal Sarah también pidió a todos los católicos que recibieran  la comunión de rodillas y en la boca, que es la norma de la Iglesia, a pesar de los permisos que tienen muchas diócesis para administrar la Comunión en la mano.

Mientras que los partidarios de la liturgia tradicional y reverente, aplaudieron la solicitud del cardenal Sarah, -la autoridad suprema en liturgia del Vaticano desde que fue nombrado por Francisco en noviembre de 2014-, la respuesta tanto de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos y del portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, restó importancia a la petición de Sarah. 

Por su parte, el cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster,  dijo a los sacerdotes de su diócesis que hicieran caso omiso de la solicitud después de que él y otros, equivocadamente dijeran que la Instrucción General del Misal Romano sostiene que la misa debe ser celebrada estando los sacerdotes de cara al pueblo.

El cardenal Sarah reafirmó que la misa se había vuelto excesivamente centrada en el sacerdote y en la congregación, en un discurso ante el clero de la archidiócesis de Colombo.


Burke también dejó claro en su conferencia de prensa internacional, que no hay nada escrito en los documentos del Concilio Vaticano II que exija o incluso sugiera que la misa ahora deba celebrarse con el cura de cara al pueblo.

"Se trata de una disciplina que se introdujo después y creo que era parte de las reformas litúrgicas falsas", ha indicado.

"Ahí está la gran tentación: cuando el cura está de cara a la gente puede ser visto como una especie de intérprete o artista", y en lugar de que el sacerdote junto con el pueblo se pongan en relación con Dios, resulta en una interacción entre el sacerdote y el pueblo ".

“En la celebración cara al pueblo el sacerdote es el protagonista, y no nuestro Señor Jesucristo," dijo, "y esto es un grave y fundamental error que tiene que ser abordado."

"Y así, no podría estar más de acuerdo con el cardenal Sarah , continuó Burke. "Y confío en que con el tiempo la gente reconozca que la crítica contra él fue totalmente injustificada."


La liturgia es la expresión más alta y más perfecta de la fe católica, el cardenal Burke dijo en la conferencia de prensa, y cuando se celebra correctamente, con gran dignidad, nos acercamos a Dios mismo. La liturgia ad orientem es una expresión litúrgica más centrada en Dios.

Para el sacerdote es un acto de amor mayor el estar a la cabeza del pueblo, y ofrecer por ellos la santa misa", dijo el cardenal Burke. “La Eucaristía sólo puede ser ofrecida por el mismo Cristo, y el cura es sacramentalmente Cristo ofreciendo la Santa Misa. Así que vamos todos a darle la cara al Señor, como debe ser.


No hay comentarios: