Analistas católicos frustrados y desconcertados por Francisco

Francisco ha construido su popularidad a expensas de la iglesia que dirige ': según un artículo de opinión del New York Times 

 Editor del Catholic World Report, Carl Olson 


3 octubre, 2016 (LSN) - Cuando el editor de First Things, Matthew Schmitz escribió un artículo la semana pasada en el New York Times que exponía cómo Francisco ha "fallado” a los fieles católicos de muchas maneras, el editor del Catholic World Report, Carl Olson no pudo evitar su acuerdo, escribiendo su propio artículo que llevó aún más allá los pensamientos de Schmitz.


En su artículo del 28 de septiembre titulado: “¿Ha fallado Francisco?" Schmitz responde que "sí" cuando observa lo que el "efecto Francisco" ha hecho a la Iglesia, al menos en los EE.UU.


Schmitz escribe que mientras que Francisco ha "puesto un gran énfasis en llegar a los católicos descontentos" con su "tono no dogmático, con declaraciones como: ¿Quién soy yo para juzgar? "Y su" postura más permisiva en la comunión para los divorciados y vueltos a casar " el número de asistentes a la práctica dominical ha disminuido desde que se convirtió en Papa, sobre todo entre los jóvenes católicos.


No sólo ha disminuido la práctica dominical gracias a Francisco, sino también otros tipos de prácticas religiosas.


"En 2008, el 50% de la generación del milenio informó haber recibido la ceniza el Miércoles de Ceniza y el 46% dijo que hicieron sacrificios, además de abstenerse de comer carne los viernes. Este año, sólo el 41%  informó haber recibido la ceniza y sólo el 36% dijo que hizo un sacrificio adicional, de acuerdo con [Centro de Georgetown para la Investigación Aplicada en el Apostolado] ", escribe Schmitz.


"A pesar de la popularidad personal de Francisco, los jóvenes parecen estar alejándose de la fe", añade. La Iglesia no se ha "revitalizado" porque no ha dado a los alejados ninguna razón para volver."


"Él (Fco.) describe a algunos párrocos como" pequeños monstruos "que" tiran piedras a los pobres pecadores. Les ha dado a los miembros de la curia un diagnóstico espiritual de Alzheimer. Reprende a los activistas pro-vida por su "obsesión" con el aborto. Fco. ha dicho que los católicos que ponen énfasis en asistir a misa, frecuentar la confesión, y hacen las  oraciones tradicionales son  - pelagianos, personas que creen, hereticamente, que pueden ser salvados por sus propias obras-, escribe.


Tales denuncias desmoralizan a los fieles católicos sin dar a los no practicantes ninguna razón para volver. ¿Por qué unirse a una iglesia cuyos sacerdotes son pequeños monstruos y a cuyos miembros les gusta tirar piedras? Cuando el mismo "Papa" subraya ciertos estados espirituales internos (nada positivos) sobre la observancia ritual, hay pocas razones para apuntarse a la confesión o la misa , añade.


Schmitz llega a la conclusión de que la popularidad de Francisco rebajando el nivel de exigencia de las enseñanzas de la Iglesia, conlleva el pago de un inesperado y alto precio .


Francisco ha construido su popularidad a expensas de la iglesia que dirige. Aquellos que deseen ver una iglesia más fuerte pueden tener que esperar a un tipo diferente de papa. En lugar de tratar de suavizar las enseñanzas de la iglesia, debería decir que la disciplina dura es la que puede conducirnos a la libertad. Confrontar una época hostil con  las "extrañas" afirmaciones de la fe católica puede no ser popular, pero con el tiempo puede resultar más eficaz. Incluso, Cristo, recibió las burlas de la multitud ", concluye.


"Schmitz sólo puede abordar algunas de estas cuestiones, dice Olson, pero aquellos de nosotros que hemos estado siguiendo este papado de cerca, desde el principio, sabemos cómo los últimos tres años han estado plagados de un flujo constante de confusión, de hipérboles (exageraciones), ambigüedades, inconsistencias, mensajes contrapuestos, imprecisiones, insultos apenas velados "- por no mencionar el extraño uso y mal uso del lenguaje al servicio de una mayor confusión", escribe.


Olson afirma que él está de acuerdo con la evaluación de Schmitz sobre que las "denuncias" del Papa a los fieles católicos les desmoraliza sin dar a los descontentos ninguna razón para volver.


“A Francisco sobre todo le gusta ser alabado por aquellos que ven su pontificado como el inicio de una revolución, derrocando la letanía habitual de las críticas arrojadas a la Iglesia: demasiado patriarcal, rígida, de mente estrecha, moralista, crítica, intolerante, homofóbica, islamófoba , etc., etc. 


Sí: hay católicos que están molestos e incluso enojados con Francisco, pero la abrumadora pregunta, desde mi punto de vista, es, simplemente: "¿Qué está haciendo? ¿y por qué lo hace?" 


Olson se pregunta si Schmitz tiene razón al decir que Francisco está "tratando de suavizar la enseñanza de la Iglesia."


"Personalmente, no veo ninguna objeción a esa conclusión. Después de todo, si Francisco nunca tuvo la intención de cambiar o suavizar enseñanza de la Iglesia, ¿por qué la dependencia constante del cardenal Kasper y otros alemanes, el revuelo de los dos Sínodos, la confusión habitual, los codazos y fingimientos, los interminables gestos, el discurso enojado final (contra los que se le opusieron en el sínodo) en la conclusión del Sínodo del 2015, la ambigüedad a menudo tortuosa e intencionada del capítulo 8 de Amoris Laetitia, y así sucesivamente? ", escribe

"Es lamentable - de hecho, profundamente doloroso - ver tal confusión, agitación, y frustración generada tan frecuentemente por la barca de Pedro, que en su lugar debería proporcionar solaz, refugio, y claridad en medio de las olas oscuras de un, cada vez más, antagónico y volátil mundo ", concluye.









Comentarios