Arrecia Mi persecución dentro de Mi misma Iglesia

Algunos de los destructores de la Iglesia vestidos con piel de oveja


Ven, (...).

Atiende a tu Amado que quiere, (...), amarte y ser amado por ti, en estos instantes en los que arrecia Mi persecución dentro de Mi misma Iglesia sin que la mayoría se percate de ello.
Porque, de nuevo, soy entregado al suplicio de verme subyugado por el pecador más grande que haya surgido en Mi Iglesia.  Es decir, el que ahora ostenta el cargo de Pontífice no es más que un arma de satanás para flagelarme dándome a comer como alimento espiritual a los réprobos, condenados ya en vida porque no quieren arrepentirse de sus pecados para que Yo los perdone y les dé de nuevo la Vida. 

Sí, porque cada comunión en pecado me atormenta hasta límites insospechados ya que Me hace entrar en el reino de Satanás que tiene por esclava a ese alma impenitente. 

Por esto, las nuevas directrices que permiten a los divorciados en nuevas nupcias recibirme eucarísticamente vienen directamente del Maligno que quiere, mientras le es permitido, atormentarme en vida como lo hizo hace 2000 años por instrumentos entregados a él, el primero de todos, Judas.

Pero ahora, siendo distinto es la misma cosa, puesto que el Hijo del hombre atado de pies y manos en la Hostia Santa, es entregado sin remordimientos a cualquiera que quiera tomarme, o sea, todo pecador podrá muy pronto acceder “legalmente” a Mí-Eucaristía sin que nadie se lo pueda prohibir ya que pronto sólo en la Iglesia Remanente habrá un cierto control, y siempre insuficiente, de quién Me recibe en la Comunión.

Por esto te digo que Me voy a retirar de la Iglesia tal como se entiende ahora, ya que se ha vendido desde su cabeza a Satanás con los cómplices de Bergoglio, muchos más de lo que se piensa, y que aceptan su normas porque son miembros, como él, de la Iglesia del Anticristo.

Pero Yo no voy a tolerar esto por mucho tiempo y lo que tenga que suceder va ya a suceder dejando a muchos con la sensación de orfandad puesto que no sabrán dónde encontrar apoyo para su fe viendo la desbandada doctrinal y los cambios nuevos que van a acontecer.

Yo sólo puedo deciros que permanezcáis en la fe de siempre y que no acojáis las novedades que ya han comenzado para destruir lo que con tanto amor os di, através de los años de existencia de mi amada Esposa, la Iglesia.

(...)
Ven ahora, ven siempre.
Yo, tú Jesús


Mensaje a un alma mística, octubre 2016

Comentarios