Fco. persigue y coacciona a sus opositores




Algunos de los expertos que enviaron una petición a los 218 cardenales y patriarcas instando a Francisco a medidas correctivas para aclarar "una serie de declaraciones que se pueden entender en un sentido que es contrario a la fe y la moral católica" en Amoris Laetitia, están bajo coacción y represalias.

por Jan Bentz, LifeSiteNews 
Hace unas semanas, salió a la superficie una carta de Francisco apoyando a los obispos de la región pastoral de Buenos Aires, Argentina en la que se lee: "Ninguna otra interpretación" de Amoris Laetitia es válida, permitiendo por lo tanto la distribución de la comunión a divorciados recasados (católicos) en algunos casos .

Muchos de los firmantes de la apelación académica permanecen en el anonimato para proteger su reputación y el empleo. Sin embargo, algunos todavía están sufriendo la presión por su intento de mantenerse fieles a la enseñanza de la Iglesia y la tradición.

LifeSiteNews ha reunido información - confirmada por varios de los firmantes, entre ellos el portavoz, el Dr. Joseph Shaw - que es un signatario, y muy conocido a nivel internacional, ha perdido su puesto como director de asuntos académicos en una universidad pontificia.

A otro de los firmantes, su obispo le amenazó que su año sabático académico sería cancelado, pero encontró a otro obispo dispuesto a que pueda iniciar el proceso de incardinación en su diócesis.

Sin embargo, a otro le ha sido prohibido hablar en público sobre Amoris Laetitia, y a otro más se le ha pedido que rescinda su firma (de la carta).

Y un cardenal ha ejercido presión sobre uno de los firmantes para que retire su nombre (de la petición).




Dos conclusiones claras se pueden extraer: en primer lugar, muchos de los que sufren presión no es por parte de instituciones extrañas, sino por individuos de alto rango en la jerarquía. En segundo lugar, el documento de los estudiosos ha abierto el debate público sobre un amplio campo y ha dado lugar a demandas similares por parte de otros individuos y grupos.

En una entrevista anterior con respecto a la intención de esta apelación, Shaw explicó: "Es nuestra esperanza que mediante el rechazo definitivo de Nuestro Santo Padre a estos errores podremos ayudar a disipar la confusión derivada de Amoris Laetitia entre los pastores y los laicos fieles, para que la confusión pueda ser disipada efectivamente sólo puede ser por una afirmación inequívoca de la auténtica enseñanza católica hecha por el sucesor de Pedro “.

En cuanto a la persecución de los firmantes, Shaw le dijo a LifeSiteNews el 27 de septiembre: "Es penoso escuchar a personas expresar su sufrimiento, en particular al clero, porque han firmado esta carta. Era, después de todo, una carta privada a los prelados que expresaban, sin rencor o acusaciones, una solicitud de aclaración sobre cuestiones cuya objetiva dificultad teológica es conocida en el variado espectro de opiniones. Es especialmente decepcionante ver a católicos en posiciones de autoridad que se consideran  partidarios del Santo Padre, y no sólo hacen caso omiso de sus repetidas peticiones a fomentar discusiones valientes y francas,  sino que buscan activamente suprimirlas. 

Comentarios