Bill Donohue de Catholic League, comenta que este año, Amazon y Walmart comercializan unos disfraces de Halloween muy ofensivos para los católicos:

Amazon y Walmart tienen 2 formas distintas de actuar: una para las personas transgénero y otra para los católicos: no toleran el más mínimo insulto a los primeros,  pero no tienen ningún problema en burlarse de estos últimos.













Recientemente, Amazon, Target, y Walmart y retiraron un disfraz llamado "Tranny Granny” (transexual) para Halloween, ante las protestas de que era ofensivo. No está claro cuántos travestis se quejaron, pero al menos un activista dijo que era "humillante, deshumanizante y degradante."  Walmart se arrepintió, diciendo al grupo LGBTQNation que “(el disfraz) violaba claramente nuestra política."

No tenemos ningún problema con Target: no vende trajes que insultan claramente a los  católicos. Sin embargo, Amazon y Walmart sí lo hacen.

Amazon está comercializando un disfraz de un sacerdote con sotana negra  luciendo una erección, llamado: “Keep Up the Faith Priest Men’s Costume.”; otro de una monja vestida con hábito completo y embarazada y otro más.  

No hay excusas para lo que Amazon está haciendo, pero el caso de Walmart es peor. Le gusta identificarse como almacenes “Christian-friendly”, sin embargo, no lo es respecto a los católicos 
No es una buena señal cultural que las élites corporativas sean más sensibles a la opinión de los travestis que de los católicos. 

¿Será que los católicos protestan poco?  Seguro que ésta es la clave.

Contacto Doug McMillon, presidente y CEO de Walmart: dmcmillon@walmart.com