Ir al contenido principal

Frases inconcebibles en un “Papa"



El Papa: así voy a cambiar la Iglesia

Extracto del diálogo entre Francisco y el fundador de La Repubblica Eugenio Scalfari: "La Iglesia tiene que sentirse responsable tanto de las almas como de los cuerpos". Y dice: "Los Jefes de la Iglesia a menudo han sido narcisistas, adulados y malamente excitados por sus cortesanos. La corte es la lepra del papado"
de EUGENIO SCALFARI


El Papa entra y me da la mano, nos sentamos. El Papa sonríe y me dice: "Alguien que le conoce, entre mis colaboradores, me ha dicho que Usted intentará convertirme".

Scalfari: Es una broma, le contesto. Mis amigos también piensan que Usted quiere convertirme.


Bergoglio: Sonríe otra vez y contesta: "El proselitismo es una solemne tontería, no tiene sentido.
Hay que conocerse, escucharse y hacer que crezca el conocimiento del mundo que nos rodea. A mí me pasa que después de un encuentro tengo ganas de hacer otro porque nacen nuevas ideas y se descubren nuevas necesidades. Esto es importante: conocerse, escucharse, ampliar el círculo de los pensamientos. Las carreteras que recorren el mundo  pueden acercar o alejar; sin embargo lo importante es que lleven hacia el Bien".

Santidad, ¿existe una única visión del Bien? Y ¿quién la establece?


"Cada uno de nosotros tiene su propia visión del Bien y también del Mal. Nosotros tenemos que animarlo a proceder hacia lo que el individuo piensa que es el Bien".

Santidad, esto ya lo había escrito Usted en la carta que me envió. La conciencia es autónoma, dijo, y cada uno tiene que obedecer a su propia conciencia. Creo que esa es una de las afirmaciones más valientes formuladas por un Papa.


"Y aquí lo repito. Cada uno tiene su idea del Bien y del Mal y tiene que escoger seguir el bien y combatir el Mal como él los concibe. Bastaría con esto para mejorar el mundo”.

Nota del blog: ¿No piensa Bergoglio que habrá que sacar del error a los paganos para convertirlos al Dios verdadero?

La Iglesia ¿está haciendo esto?


"Sí, nuestras misiones tienen este objetivo: detectar las necesidades materiales e inmateriales de las personas e intentar satisfacerlas como podamos. ¿Sabe Usted lo que es el ágape?

Sí, lo sé.


"Es el amor hacia los demás, como lo predicó Nuestro Señor. No es proselitismo, es amor. Amor hacia el prójimo, levadura que sirve para bien común”.


Nota del blog: La primera obra de misericordia es salvar el alma de una persona


Jesús en su predicación dijo que el ágape, el amor hacia los demás, es la única manera de amar a Dios. Si me equivoco, corríjame Usted.


"Usted no se equivoca. El hijo de Dios se ha encarnado para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de la fraternidad. Todos hermanos y todos hijos de Dios. Abba, de esta manera él llamaba al Padre. Yo os trazo el camino, decía. Seguidme y encontraréis al Padre y seréis todos hijos suyos y él se complacerá en vosotros. El ágape, el amor de cada uno de nosotros hacia todos los demás, desde los más cercanos hasta los más lejanos, es precisamente el único modo que Dios nos ha indicado para encontrar la vía de la salvación y de las Beatitudes”.


Nota del blog:¿Dónde queda el primer Mandamiento: Amar a Dios sobre todas las cosas?


Santidad, habíamos dicho que Usted no tenía ninguna intención de convertirme y creo que no lo lograría.


"Esto no se sabe y de todas formas no tengo ninguna intención".

(...).

La Iglesia no siempre ha sido así.


"No, casi nunca ha sido así. Muy a menudo, la Iglesia como institución ha sido dominada por su aspecto temporal y muchos miembros y altos exponentes católicos tienen todavía esta forma de sentir. Ahora, déjeme a mí que le haga una pregunta: Usted, laico, no creyente en Dios, ¿en qué cree? Usted es un escritor y pensador. Creerá en algo, tendrá algún valor dominante. No me conteste con palabras como honestidad, búsqueda, visión del bien común; todos principios y valores importantes, pero no es esto lo que le estoy preguntando. Le pregunto qué piensa de la esencia del mundo, es más, del universo. Se preguntará, porque todos lo hacemos, de dónde venimos, adónde vamos. Estas preguntas se las hace hasta un niño ¿Y Usted?"

Le agradezco esta pregunta, la respuesta es esta: creo en el Ser, es decir en el tejido del que surgen las formas, los Entes.


"Yo creo en Dios, No en un Dios católico,  no existe un Dios católico, existe Dios. Y creo en Jesucristo, su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, pero Dios, el Padre, Abba es la luz y el Creador. Este es mi Ser. ¿Le parece que estamos muy lejos?".


Comentarios