Los gestos de Bergoglio para engañar


Gesto simbólico de Francisco conmemorando al hereje Lutero (el color azul representa a los luteranos, el amarillo a a Iglesia Católica)


por Luiz Sérgio Solimeo

Los actos simbólicos y gestos a menudo tienen un mayor poder de persuasión que las palabras y los razonamientos, aunque unas se completan con los otros. Esta es la razón por la cual el Divino Salvador utilizaba constantemente los gestos simbólicos, incluso a los sacramentos y empleó metáforas y parábolas.


(Nota del blog: Colocar una estatua de Lutero en lugar presidencial, el 13 de octubre, día del aniversario de la 6ª aparición de Fátima, y del milagro del sol, ignorando a Nuestra Señora mientras se destaca a Lutero, diciendo que el proselitismo es el pecado más grave contra el ecumenismo, demuestra cuál es el pensamiento de Bergoglio)



Esta es también la razón por la que la Iglesia siempre se ha rodeado de símbolos para hacer visible la belleza de su doctrina, lo sagrado de su liturgia, y de la dignidad y la autoridad de sus jerarcas. Los Papas son coronados solemnemente para simbolizar el poder dado a él por Nuestro Señor como sucesores de San Pedro en el gobierno de la Iglesia y para dar orientación de la cristiandad.


La enseñanza por medio de actos simbólicos

Fco. utiliza muchos gestos simbólicos y enseña más a través de los actos y actitudes que de palabras reales, aunque por desgracia sus palabras las emplea a menudo de manera confusa e incluso escandalosa, como su famoso "¿Quién soy yo para juzgar?"


Las líneas de su enseñanza a través de actos y gestos, y su anunciada participación en la conmemoración de la revuelta por el apóstata y hereje monje Martín Lutero es de suma gravedad.


Francisco va la ciudad de Lund, Suecia, donde junto con líderes luteranos "presidirá una celebración conjunta de la Reforma el 31 de octubre."  Como recordarán, fue en esta fecha en 1517 que se dice Luther haber publicado sus noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. 


La conmemoración de un hecho histórico no se limita a recordar algo como se haría en una clase de historia. Es un recuerdo festivo y un elogio de alguien o algo considerado digno de admiración, de imitación o incluso de devoción. Es por ello que en 2017 el mundo católico conmemorará el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima.


¿Cómo puede Francisco participar activamente en las conmemoraciones de la revuelta de Lutero contra la Iglesia y el papado sin dar a los católicos y no católicos la impresión de que él admira la acción y doctrinas de ese hereje?





Comentarios