Un cáliz católico para la cena luterana


“No echéis vuestras perlas a los cerdos…” Denzinger Bergoglio.com 

caliz-luteranos24

“No echéis vuestras perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros” (Mt 6, 7) Una imagen vale más que mil palabras. Si ya quedamos estupefactos cuando Francisco recibió con toda naturalidad la cruz blasfema de líder cocalero de Bolivia –“no me ofendió”, llegó a afirmar– , la verdad es que ahora no sabemos qué decir.
Desde el comienzo de su pontificado Francisco ha tenido como prioridad número uno el ecumenismo con las iglesias cristianas. Es la continuidad de su trayectoria como cardenal de Buenos Aires. Más allá de la doctrina, sus ideas se reflejan en gestos cada vez más elocuentes.
Pues bien, si sabemos por el decreto “Apostolicae curae et caritatis” que los anglicanos ya no tienen la sucesión apostólica y sus ordenaciones son inválidas. ¿Qué pensar cuando se inclinó y pidió la bendición a Justin Welby, “primado” de Canterbury? ¿Se olvidó que por ese decreto de León XIII “las ordenaciones hechas en rito anglicano han sido y son absolutamente inválidas y totalmente nulas” (Denzinger-Hünermann 3319)? Pedirle la bendición a ese personaje, además de algo ridículo sin sentido, vale tanto cuanto pedirla a cualquier particular hereje… En su día publicamos un estudio sobre el tema.
¿Y cuando saludó cordialmente a la “estimada hermana” obispa luterana? ¿Fue para ir acostumbrando a los católicos para esas nuevas realidades eclesiales? Parecería que sí por sus amables palabras, afirmando que se sentía “hermano en la fe” con ella: ver estudio sobre el asunto.
Pues bien. Ahora Francisco da un paso más. Teniendo como marco las celebraciones conjuntas entre católicos y luteranos de los 500 años de la reforma protestante –¿qué tenemos que celebrar los católicos?– Francisco visitó la comunidad evangélica luterana de Roma acompañado de su querido cardenal Kasper. Después de comportarse como lo haría cualquier párroco en casa propia, terminó la visita dejando un regalo-símbolo impresionante: un cáliz para la celebración eucarística.
Muchas son las hipótesis que podemos levantar. De cualquier forma, dada la importancia del gesto, no podemos ignorarlo. ¿Qué pretendió con ese regalo? Todos sabemos que el luteranismo niega el carácter sacrifical de la Misa. Para Lutero “la misa no es un sacrificio, ni ofrenda a Dios, es un don de Dios que debe ser recibido con fe y hacimiento de gracias”. Así las cosas, ¿qué pretendía Francisco decir con este gesto? ¿Qué sus “cenas” son tan válidas como las misas católicas? ¿Qué su culto es agradable a Dios? ¿Promover sus “cenas” con el objeto más sagrado del culto católico, de forma que un fiel católico pueda sentir que cumple sus deberes religiosos asistiendo a ellas?
¿Que los sacerdotes católicos y los pastores luteranos hacemos lo mismo?
Quién regala un cáliz… ¿qué podrá hacer más tarde? Como sacerdotes de Cristo queremos elevar a Dios un acto de reparación por la terrible ofensa realizada contra la Sangre Preciosa de Cristo, pues el gesto es quizá de los más graves y profundos que hemos podido presenciar hasta el momento. Sabemos que para Francisco las diversas religiones cristianas son simples lados de un mismo “poliedro” como ya vimos en anterior estudio. La católica sería tan sólo uno más. Y es lo que confirman las gravísimas palabras que dijo a continuación, al respecto de la presencia real, como creída por católicos o luteranos:
“¿Cuál es la diferencia? Son las explicaciones, las interpretaciones… la vida es más grande que las explicaciones y las interpretaciones” (VIS, 16 de noviembre de 2015).
Poner el dogma católico a la altura de “explicaciones e interpretaciones” es como decir que la enseñanza ya dos veces milenaria de la Iglesia Católica no pasa de una mera hipótesis de estudio. ¿Será su acompañante, el Cardenal Kasper, quién le lanzó esta “genial” idea para el discurso? No tenemos seguridad, porque según Francisco la unidad de los cristianos no será hecha por los teólogos y, por lo tanto, no es problema de doctrina. Aunque tal vez Kasper sea la excepción a la regla… De cualquier forma, idea de Francisco o de Kasper, el carácter doctrinal de esta grave afirmación exigirá un estudio más reposado, que esperamos poder publicar cuanto antes. Veamos el vídeo de este cordial encuentro entre protestantes y -según ellos mismos dijeron- “el obispo de los Luteranos” (Aleteia):

Pero lo más grave es que el gesto indica que esta vez se han traspasado límites antes inimaginables… ¿Pensará Francisco que los católicos somos ciegos delante de este tipo de gestos? Seguro que conseguirá el aplauso unánime de los luteranos, del mismo modo que le aplauden los homosexuales, divorciados y comunistas. Pero ¿y los católicos fieles al Magisterio? Quousque tandem abutere, Francisce, patientia nostra?

Comentarios