Austria reconoce que el no nacido es una persona

Almudena Martínez-Bordiú

embarazo_embarazada_0
Austria se convierte en el primer país europeo que permite inscribir en el Registro Civil a los niños que han fallecido antes de nacer. Es así como el país austriaco reconoce la dignidad y el valor de la vida del ‘nasciturus’.

“Sternenkinder” (Niños de las estrellas”) es el nombre de la medida que se llevará a cabo en Austria, el primer país europeo que permitirá registrar a los niños que han muerto antes de nacer.
Desde el próximo 1 de enero de 2017, los padres que no hayan podido conocer a su hijo podrán inscribirlo en el Registro Civil con el nombre que habían pensado para él, donde quedará constancia de que el bebé ha existido.
Cabe señalar que tras registrar al pequeño, se entregará a los padres el certificado de fallecimiento junto al de nacimiento, un documento que otorgará personalidad jurídica al hijo que no han podido ver crecer. Es así como el país austriaco pretende reconocer la dignidad y el valor de la vida de los niños no nacidos.
Esta iniciativa, promovida por el gobierno socialdemócrata de la nación, ha sido aprobada gracias al apoyo de los Socialistas y de los Cristianos Demócratas. Una medida que, según la Ministra de Familia Sophie Karmasin, “ayudará a los padres a superar la muerte de sus hijos”.

Algunas condiciones

Para poner en práctica esta medida, los padres deberán cumplir una serie de condiciones. Entre ellas, podemos destacar que se podrán inscribir los niños fallecidos antes de nacer con un peso inferior a 500 gramos. Asimismo, los padres deberán presentar un informe médico que pruebe que la muerte del bebé ha tenido lugar dentro del vientre de su madre.
Por su parte, la ministra de salud Sabine Oberhauser ha señalado que “los padres tienen que solicitarlo de manera voluntaria sin presiones” y que ambos deben de estar de acuerdo. Además, ha informado que todavía se está estudiando si esta medida se puede aplicar con carácter retroactivo.

Comentarios