Nuevas evidencias: conspiraron para elevar a Bergoglio al papado (Badde)


OnePeterFive.com informó el 18 de noviembre de 2016:

Por Maike Hickson

Meisner a la derecha de Benedicto

Justo antes del consistorio de mañana (19 de nov) en Roma, donde el Papa Francisco se reunirá con los Cardenales de la Iglesia Católica para elevar a sus nuevos Cardenales, parece que el conflicto  que comenzó en febrero de 2014 con el discurso del Cardenal Walter Kasper en el Consistorio anterior llega a su punto álgido. Como Steve Skojec nos ha recordado recientemente, fue en ese momento que el 85% de los cardenales rechazaron la "promesa de Kasper" que finalmente quiere admitir a divorciados "casados ​​de nuevo" a la Santa Comunión.


En este contexto, la carta de los cuatro cardenales escrita contra el documento papal Amoris Laetitia es importante porque resume de nuevo la oposición de los Cardenales fieles a algunas de las actuales desviaciones papales de la doctrina católica. Es importante recordar también que este conflicto que ahora parece llegar a un punto cumbre probablemente ya comenzó en el Conclave de 2005, cuando uno de los firmantes de la carta de los cuatro cardenales, el propio cardenal Joachim Meisner, intentó detener al grupo progresista de cardenales "Sankt Gallen Group"  que estaba tratando de impedir al entonces  cardenal Joseph Ratzinger de ser elegido papa.


Entre los prelados nombrados como parte de esta conspiración estaban Daneels;  Kasper;  Lehmann; y el difunto cardenal Carlo María Martini. Todos los mencionados que todavía están vivos han desempeñado un papel en los sínodos o en la promoción de la permisividad a la Santa Comunión para los recasados consecuencia de estos sínodos de la familia. Y parece que ésta era una de sus agendas cuando manipularon intencionadamente el cónclave desde que comenzaron a intervenir hace más de una década.


Hay dos fuentes alemanas importantes que pueden ayudarnos a entender esto más a fondo. En primer lugar, Paul Badde, periodista alemán y corresponsal de Roma, publicó hace algún tiempo dos importantes entrevistas en las que se refirió al Grupo de Sankt Gallen y al importante papel del cardenal Meisner en la resistencia conservadora contra el intento del Grupo Sankt Gallen de conseguir que uno de sus propios candidatos progresistas fueran elegidos - o por lo menos evitar que Ratzinger fuese elegido como nuevo papa. La otra fuente es Julius Müller-Meiningen, también experto en el Vaticano.


Paul Badde (foto) dice lo siguiente sobre el Grupo de Sankt Gallen (que incluye al Cardenal Walter Kasper y a Danneels) y el propio papel del Cardenal Meisner en la lucha contra ellos en 2005:


Yo sabía de una fuente muy fiable, que [los Cardenales pertenecientes al Grupo de Sankt Gallen] estaban tratando de hacer elegir al cardenal jesuita [Carlo] Martini, el arzobispo de Milán. Es cierto, también que el cardenal Bergoglio de Buenos Aires fue considerado "papable", pero no fue mencionado en ese contexto. Y [supe] que intentaron de todo para evitar la elección de Joseph Ratzinger. 




Badde dijo en otra parte sobre el papel del cardenal Meisner:


No es ningún secreto que [el Cardenal] Meisner en el momento [del Conclave 2005] fue el opositor más apasionado de este grupo [de Sankt Gallen] en general, y del Cardenal Danneels en particular.


El mismo Badde había escuchado antes del Conclave de 2015 que había un grupo de cardenales que intentaban impedir la elección de Ratzinger. Él dice:

Bueno, me han dicho que, el 5 de abril - sólo tres días después de la muerte de Karol Wojtyla! - un grupo de cardenales se había reunido en secreto para evitar la elección de Joseph Ratzinger, la mano derecha del Papa polaco durante décadas.

Una parte importante de la agenda del Grupo de Sankt Gallen, llamada así por el lugar en Suiza donde solían reunirse regularmente para discutir asuntos de la Iglesia, era lograr la admisión de los divorciados "casados ​​de nuevo" a la Santa Comunión. Esa es una de las razones por las que trataron de impedir la elección de Ratzinger.

Como lo expresó Badde, Ratzinger habló claramente de la "dictadura del relativismo" (a la cual pretendía resistir), mientras que Francisco sigue la línea doctrinal y psicológica que supuestamente "desbloquea" nuevos desarrollos pastorales. Los temas de los reformadores han sido discutidos a menudo en los dos Sínodos de la Familia, según Badde: "Ya no se habla más del pecado". Pero, según Badde, se trata de la misma preservación del “ depósito de la fe ". Por ejemplo, cuando el cardenal Marx, por ejemplo, dice  en una conferencia de prensa del Sínodo que" uno no debería llamar a los homosexuales [activos] pecadores ", Badde añade que" eso no es totalmente católico “.


Seguir leyendo:

http://religionlavozlibre.blogspot.com.es/2016/11/progresistas-usan-bergoglio-para-su.html



Comentarios