Burke: no puedo callarme

Catholic Action directors with His Eminence Cardinal Raymond Burke. Right to left: Thomas McKenna, president; Anthony DeBellis, treasurer; John Tucker; executive director.

El cardenal Burke sobre la exhortación Amoris Laetitia: Un documento tan confuso "no puede ser parte de la enseñanza perenne de la Iglesia"

14 de noviembre de 2016 (CatholicAction) - Hoy cuatro cardenales revelaron una carta histórica que habían escrito a Francisco en septiembre pidiéndole que aclarara su exhortación apostólica Amoris Laetitia, que ha sido interpretada por numerosos líderes de la Iglesia como un permiso para prácticas que violan la enseñanza tradicional de la Iglesia. 
Catholic Action for Faith and Family ha publicado hoy una entrevista exclusiva con el Cardenal Raymond Burke, uno de los cuatro, en la que explica la carta y por qué consideraba un deber publicarla. LifeSiteNews lo publica con su permiso.


-Catholic Action: Eminencia, gracias por concedernos esta entrevista sobre lo que ha publicado hoy. La agrupación de estos documentos que ustedes y otros cardenales han hecho públicos se llama "Dubia". ¿Puede explicar por favor qué significa Dubia y qué implica la presentación de Dubia?

-Cardenal Burke: Es un placer hablar con usted de estos importantes temas. El título del documento es: En búsqueda de claridad: una súplica para desatar los nudos en Amoris Laetitia". Ha sido hecha por cuatro cardenales: Walter Brandmüller, Carlo Caffarra, Joachim Meisner y yo. Mis compañeros cardenales y yo estamos dando a conocer una súplica que hemos hecho al Santo Padre, el Papa Francisco, en relación con su reciente Exhortación Apostólica, Amoris Laetitia. Porciones del documento contienen ambigüedades y declaraciones que son como nudos que no pueden ser fácilmente desatados y están causando gran confusión. Compartiendo la devoción del Papa a Nuestra Señora desata nudos, le estamos pidiendo que aclare estas declaraciones ambiguas y, con la ayuda de Dios, desatar así algunas de las declaraciones nudosas del documento para el bien de las almas.

Dubia es la forma plural de la palabra latina, dubium, que significa una pregunta o una duda. Cuando en la Iglesia surge una cuestión o duda importante acerca de la fe misma o de su práctica, es costumbre que los obispos o sacerdotes o los fieles mismos expresen formalmente la pregunta o duda y la presenten al Romano Pontífice ya que su oficio es competente para tratarla. La formulación de una pregunta o duda individual se llama simplemente dubium. Si se articula más de una pregunta o duda, se les llama dubia. La exhortación apostólica post-sinodal Amoris Laetitia ha planteado una serie de preguntas y dudas en la mente de los obispos, sacerdotes y fieles, muchos de los cuales ya han sido presentados al Santo Padre y discutidos públicamente. En  este caso, cuatro Cardenales han presentado formalmente al Santo Padre cinco preguntas fundamentales o dudas sobre la fe y las costumbres basadas en la lectura de Amoris Laetitia.


-CA: Muchas personas en la Iglesia ahora están discutiendo lo que se designa como "pastoral". ¿Puede hablarnos un poco sobre el documento que ha publicado hoy, y cómo se relaciona con ser pastoral?

-B: La verdad hablada con caridad es clara y pastoral. Nunca es útil pastoralmente dejar asuntos importantes, en el presente caso asuntos que tocan la salvación de las almas, en la duda o en la confusión. Nosotros los 4 cardenales, como obispos,  cuidamos pastoralmente de la Iglesia universal y como cardenales que tenemos la responsabilidad particular de asistir al Santo Padre en la enseñanza de la fe y en el fomento de su práctica en la Iglesia universal, juzgamos que es nuestra responsabilidad hacer públicas estas preguntas por el bien de las almas.

CA: Este documento de 4 coautores es en realidad una serie de documentos, como lo indican los encabezados. ¿Le importaría explicar por qué hay partes diferentes, y lo que significan?

-B: El núcleo de lo que estamos publicando hoy es una carta que nosotros cuatro como cardenales enviamos inicialmente al Papa Francisco, junto con la dubia - es decir, junto con una serie de preguntas formales y serias - acerca de Amoris Laetitia. El proceso de presentar preguntas formales es una práctica venerable y bien establecida en la Iglesia. Cuando la pregunta se refiere a un asunto grave que afecta a muchos de los fieles, la Iglesia responde a estas preguntas con un "sí" o "no", a veces con explicación. También enviamos una copia de la carta y del dubia al cardenal Gerhard Ludwig Müller, jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que tiene la especial competencia en relación con estas cuestiones.
Con el fin de proporcionar los antecedentes de la carta y nuestras preguntas sobre Amoris Laetitia, también estamos publicando un breve prólogo y una nota explicativa, que explican el contexto de la carta y la dubia o preguntas junto con un comentario sobre cada una de las preguntas en sí .

CA: Entonces usted está diciendo que está publicando una carta que envió al Papa en privado. Esto es extraordinario. ¿No es objetable esta acción desde un punto de vista cristiano? Nuestro Señor dijo en el Evangelio de Mateo (18:15) que si tenemos un problema con un hermano, se supone que debemos hablar con él en privado, uno a uno, no públicamente.


B: En la misma parte de la Sagrada Escritura a la que se refiere, Nuestro Señor también dijo que, después de dirigir una dificultad a un hermano, individualmente y junto con otros, sin que se resuelva, entonces, para el bien de la Iglesia el asunto debe ser Presentado a toda la Iglesia. Esto es precisamente lo que estamos haciendo.
Ha habido muchas otras declaraciones de preocupación con respecto a Amoris Laetitia, todas las cuales no han recibido una respuesta oficial del Papa o de sus representantes. Por lo tanto, para buscar claridad en estos asuntos, otros tres cardenales y yo usamos la formalidad de presentar preguntas fundamentales directamente al Santo Padre y al Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe. Tampoco se ha respondido a estas preguntas. Por lo tanto, al hacer públicas nuestras preguntas o dubia, estamos siendo fieles al mandato de Cristo de hablar primero con una persona en privado, luego en un pequeño grupo y, finalmente, llevando el asunto a la Iglesia en su conjunto.

-CA: Como usted ha dicho, Amoris Laetitia ha sido objeto de muchas discusiones, e incluso críticas. Por ejemplo, usted ha declarado que usted cree que no es un documento Magisterial. ¿Podría usted explicar cómo sus preguntas actuales al Santo Padre se relacionan con estos otros análisis de la Exhortación Apostólica?

-B: Para entender la presente publicación, necesitamos considerar qué ha conducido a ella.
Justo después de su elección, en su primer mensaje del Angelus del domingo, el Papa Francisco elogió la comprensión de la misericordia del cardenal Walter Kasper, que es un tema fundamental en Amoris Laetitia. Sólo unos meses más tarde, el Vaticano anunció un Sínodo Extraordinario sobre Matrimonio y Familia para octubre de 2014.
En preparación para el Sínodo, yo, junto con otros cuatro Cardenales, un Arzobispo y tres teólogos, publiqué un libro, Remaining in the Truth of Christ. Como miembro del Sínodo, observé que el informe de medio término carecía de una base sólida en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia. Más tarde, estuve de acuerdo con otros cardenales en que había manipulación en el funcionamiento del propio Sínodo y en la redacción del informe final del Sínodo.
Antes del Sínodo de 2015, al que no fui invitado, once cardenales contribuyeron a un libro sobre el matrimonio y la familia. Aunque no contribuí a este libro, lo leí con gran interés. También antes del Sínodo ordinario de la Familia de 2015, más de 790.000 católicos firmaron un "llamamiento filial” a Francisco sobre el futuro de la familia, pidiéndole que diera "una palabra clarificadora" para disipar la "confusión generalizada" sobre la enseñanza de la Iglesia. Junto con otros cardenales, yo era un signatario. Durante la sesión del Sínodo de 2015, trece cardenales-participantes firmaron una carta al Papa que indicaba su preocupación por su manipulación del proceso del Sínodo.

En abril de 2016, Francisco publicó Amoris Laetitia como el fruto de las sesiones de 2014 y 2015 del Sínodo de los Obispos. En verano de 2016, cuarenta y cinco académicos, entre ellos algunos prelados, escribieron al Santo Padre y al Colegio de Cardenales, pidiendo al Papa repudiar una lista de proposiciones erróneas que se pueden extraer de partes de Amoris Laetitia. Esto no recibió respuesta pública.
El 29 de agosto de 2016, me uní a muchos obispos, sacerdotes y fieles laicos en la firma de una Declaración de fidelidad a la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y su disciplina ininterrumpida. Esto tampoco ha recibido respuesta pública.
Mi posición es que Amoris Laetitia no es Magisterial porque contiene serias ambigüedades que confunden a la gente y pueden conducirlos al error y al pecado grave. Un documento con estos defectos no puede ser parte de la enseñanza perenne de la Iglesia. Porque es así, la Iglesia necesita claridad absoluta en lo que el Papa Francisco está enseñando y alentando.

-CA: A algunos católicos les preocupa que su publicación (de Dubia) sea un acto de deslealtad.

-B: Yo, junto con los otros tres cardenales, nos esforzamos por ser leales al Santo Padre al ser leales a Cristo sobre todo. Haciendo pública nuestra súplica para claridad de la doctrina y de la práctica pastoral, esperamos hacer de esto una discusión para todos los católicos, especialmente nuestros compañeros obispos. Todos los bautizados deben estar preocupados por la doctrina y las prácticas morales con respecto a la Santa Eucaristía y el Santo Matrimonio, y sobre cómo identificar las acciones buenas y malas. Estos asuntos nos afectan a todos.
En lugar de ser una cuestión de deslealtad hacia el Papa, nuestra acción es profundamente leal a todo lo que el Papa representa y está obligado a defender en su competencia oficial. El Papa Francisco ha pedido un diálogo sincero en la Iglesia varias veces, y ha pedido a los miembros de la jerarquía apertura y responsabilidad. Estamos siendo sinceros, con el más absoluto respeto por el oficio del Santo Padre, y ejercitando, a la luz de nuestras conciencias, la apertura y la responsabilidad que la Iglesia tiene derecho a esperar de nosotros.
Este es mi deber como cardenal de la Iglesia Católica. No fui nombrado cardenal para recibir una posición honorífica. Más bien, el Papa Benedicto XVI me hizo cardenal para ayudarlo a él ya sus sucesores en gobernar la Iglesia y enseñar la fe. Todos los cardenales tienen el deber de trabajar en estrecha colaboración con el Papa para el bien de las almas, y esto es precisamente lo que estoy haciendo planteando cuestiones de gran importancia en cuanto a la fe y la moral. No estaría cumpliendo mi deber como cardenal y, por lo tanto, como consejero del Papa, si guardara silencio sobre un asunto tan grave.

-CA: Si me permite, voy a insistir. No está claro cómo esta publicación está siendo dócil al deseo del Papa de una mayor sensibilidad pastoral y creatividad en la Iglesia. ¿No ha dado el Papa su posición en una carta a los obispos argentinos? Otros cardenales han dicho que la forma correcta de leer Amoris Laetitia es la de permitir a las parejas divorciadas y casadas de nuevo a recibir la comunión en ciertas circunstancias. Bajo esa luz, uno podría argumentar que su documento está creando más confusión.

-B: En primer lugar, vamos a aclarar un punto. La cuestión no se trata de parejas divorciadas y casadas que reciben la Santa Comunión. Se trata de parejas sexualmente activas pero no válidamente casadas que reciben la Sagrada Comunión. Cuando una pareja obtiene un divorcio civil y una declaración canónica de que nunca fueron casados ​​legalmente, entonces son libres de casarse en la Iglesia y recibir la Santa Comunión, cuando están adecuadamente dispuestos a recibirla. La propuesta de Kasper es permitir que una persona reciba la Sagrada Comunión cuando él o ella ha pronunciado válidamente los votos matrimoniales pero ya no vive con su cónyuge y ahora vive con otra persona con la que él o ella es sexualmente activa. En realidad, esta propuesta abre la puerta a que cualquier persona que cometa algún pecado mortal pueda recibir la Sagrada Comunión sin arrepentirse del pecado.

También quisiera señalar que sólo la primera de nuestras preguntas al Santo Padre se centra en el Santo Matrimonio y la Santa Eucaristía. Las preguntas dos, tres y cuatro tratan sobre cuestiones fundamentales relativas a la vida moral: si existen actos intrínsecamente malos, si una persona que habitualmente comete un grave mal está en estado de "pecado grave" y si un pecado grave puede llegar a ser una buena elección debido a circunstancias o intenciones.

Es cierto que el Santo Padre escribió una carta a los obispos argentinos y que algunos cardenales han propuesto las interpretaciones de Amoris Laetitia que ustedes han mencionado. Sin embargo, el propio Santo Padre no ha aclarado algunas de las cuestiones "nudosas”. 

Contradice la fe si algún católico, incluyendo al Papa, dice que una persona puede recibir la Sagrada Comunión sin arrepentirse de pecado grave, o que vivir en forma marital con alguien que no sea su esposo no es un estado de grave pecado, o que no existe un acto que sea siempre y en todas partes malo y puede enviar a una persona al Infierno. Así, me he unido a mis hermanos cardenales en una petición para la aclaración inconfundible del mismo Papa Francisco. Su voz, la voz del Sucesor de San Pedro, puede disipar cualquier pregunta sobre el tema.




Comentarios