Cupich contra los "rebeldes" a Francisco

El cardenal electo Blase Cupich, arzobispo de Chicago
Agencias

"No entienden lo que significa ser obispo en la Iglesia católica"

El cardenal electo Blase Cupich arremete contra los obispos que critican al Papa

Tacha de "preocupantes" las injerencias de algunos prelados en la política partidista

Cameron Doody, 14 de noviembre de 2016 
 La conversión para cualquier obispo en este momento ha de ver con hacerse la pregunta: ¿Qué tengo que hacer para ser de mayor servicio para la Iglesia y trabajar unido al sucesor de Pedro?
El arzobispo de Chicago, Blase Cupich/>

El arzobispo de Chicago, Blase Cupich

  • El arzobispo de Chicago, Blase Cupich
  • Cupich, junto al cardenal George
  • Blase Cupich
(Cameron Doody).- "No entienden lo que significa ser obispo en la Iglesia católica". En una entrevista con el portal America, el cardenal electo Blase Cupich ha cargado así contra los obispos que se rebelan públicamente contra el Papa Francisco. Una rebelión que ha alcanzado un nivel alarmante con la publicación este lunes de la carta de cuatro cardenales, que piden una "aclaración" de Amoris laetitia.
"Ciertamente, hay algunos que no se sienten cómodos con la visión que ofrece el Papa y sí, tristemente, hay algunos que se oponen a él y a quienes no les gusta". En la 'cara a cara', el textopublicado el lunes en la web de los jesuitas estadounidenses, Cupich, el arzobispo de Chicago, reconoce de esta forma la existencia de un corriente de oposición a Francisco en el seno de la Iglesia.
El neocardenal clarifica, no obstante, que no se siente "triste" por el daño que el antagonismo le hace al pontífice. Asegura, más bien, sentirse decepcionado, porque los prelados disidentes "no entienden lo que significa ser obispo en la Iglesia católica".
Desentrañando aún más la visión eclesial de la que tales obispos carecerían, Cupich afirmó que se trata de la dificultad de sumarse al "camino de la conversión", al que el Papa invita a la Iglesia entera. "La conversión para cualquier obispo en este momento tiene que ver con hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué tengo que hacer para servir más y mejor a la Iglesia y trabajar unido al sucesor de Pedro?".

La ausencia de colegialidad y unidad con el Papa de algunos obispos queda reflejada también, a juicio de Cupich, en la falta de sincronía del episcopado estadounidense durante la campaña presidencial del país. El neocardenal tampoco ha ahorrado críticaa a los prelados que prefirieron entrar en la carrera político partidista entre Clinton y Trump, tildando sus intromisiones de "preocupantes"
"Creo que lo que es nuevo", dijo el arzobispo -comparado con la implicación de la Iglesia en campañas pasadas- "es que nunca antes habíamos criticado o hablado de candidatos individuales, criticándolos o hablando de ellos usando su nombre". Y es que la Iglesia siempre ha alertado sobre la afinidad de la doctrina católica con tal o cual postura política, pero las recientes incursiones eclesiales a favor del partido republicano, aseveró Cupich, son motivos de preocupación.
"Estoy convencido que esta estrategia no nos servirá a largo plazo". "Espero que tengamos oportunidad de hablar sobre ello cuando nos reunamos", prosiguió, refiriéndose a la asamblea plenaria del episcopado que comenzó hoy lunes en Baltimore. "De no tenerla, nuestra voz (como obispos) quedará más marginada en la esfera pública".
"No necesitamos más lenguaje de división o programas o políticas que hagan pedazos al tejido de la nación".

Comentarios