Fco niega las penas de sentido del Infierno



Francisco: "La condenación eterna no es una sala de tortura sino el alejamiento de Dios"

"El diablo es mentiroso, es el padre de la mentira, genera mentiras, es un estafador"

C. Doody/RV, 25 de noviembre de 2016 
 Aquellos que no serán recibidos en el Reino de Dios es porque no se han acercado al Señor, porque siempre han ido por su camino
Juicio final/>

Juicio final

  • Juicio final
  • El Juicio Final, de la Sixtina.
  • El Papa Francisco, en la Misa de Santa Marta
- "La condenación eterna es alejarse continuamente de Dios". A dos días del fin del año litúrgico -temporada que se presta a reflexiones sobre el fin del mundo- y del cominezo del Adviento, el Papa Franciscoadvierte contra el "dolor cada vez más grande" del corazón aislado de Dios por su propia soberbia. Pena que solo puede remediarse, dejándonos "acariciar" por el "Dios que nos quiere mucho".
En su homilía de la Misa matutina de hoy celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, Fco. advirtió que no hay que dialogar jamás con el diablo, seductor y estafador, sino que hay que acercarse al último encuentro con el Señor, en el día del Juicio, con corazón humilde (???) El Pontífice aludió a este tema a partir de la primera Lectura del Apocalipsis de Juan. ¿Cómo será el Juicio Universal y el encuentro final con Jesús?
(...)
La condenación es lejanía de Dios, no una sala de tortura
El Señor juzgará a grandes y pequeños por sus obras, se lee también en el Apocalipsis, y los condenados son arrojados en el "lago de fuego". Francisco se detuvo a considerar esta "segunda muerte":
"La condenación eterna no es una sala de tortura, ésta es una descripción de esta segunda muerte: es una muerte. Y aquellos que no serán recibidos en el Reino de Dios es porque no se han acercado al Señor. Son aquellos que siempre han ido por su camino, alejándose del Señor y pasan ante el Señor y se alejan solos. Es la condenación eterna, es este alejarse continuamente de Dios. (???) Es el dolor cada vez más grande, un corazón insatisfecho, un corazón que ha sido hecho para encontrar a Dios, pero por la soberbia, por estar seguro de sí mismo se aleja de Dios".
Lejanía para siempre del "Dios que da la felicidad", del "Dios que nos quiere mucho". Éste es el "fuego", reafirmó el Sucesor de Pedro: éste es "el camino de la condenación eterna". 

Comentarios