Transgénicos: cómo afectan a tu salud





Monsanto, Syngenta y DuPont, multinacionales de transgénicos, prometieron mayores rentabilidades en las cosechas, no sólo en el continente americano, inundado ya de plantas OGM, sino en países como la India, arruinando a no pocos agricultores y dejando yermas, a largo plazo, las tierras de cultivo. Y si Europa es menos receptiva a los organismos modificados genéticamente, la compra de Monsanto por la alemana Bayer puede presionar la apertura a su expansión y consumo.

Pero, ¿qué dicen los expertos respecto a los transgénicos? Las potentes agroquímicas censuran los informes médicos o científicos que les son desfavorables, como el del biólogo Arpad Pusztai -sus 300 artículos y 12 libros le acreditan como al mayor experto en su campo- quien descubrió que los OGM eran peligrosos para la salud, mediante estudios de su equipo de 20 científicos (Instituto Rowett, Escocia). Alimentó a ratas con patatas transgénicas y en 10 días detectó crecimiento celular potencialmente pre-canceroso, decrecimiento de cerebros y testículos, hígados parcialmente atrofiados, y sistemas inmunes dañados. Pusztai fue entrevistado en TV: a los 3 días fue despedido y más tarde silenciado con amenazas legales; su equipo fue desbaratado y sufrió una campaña de desprestigio. 

Por su parte, Irina Ermakova, científica de la Academia Nacional Rusa de las Ciencias se alarmó al descubrir que más de la mitad de las crías de ratas alimentadas con soja OGM comprada en un supermercado, murieron en tres semanas frente al 10% de los casos de madres alimentadas con soja natural. También 26 investigadores  de varias universidades escribieron una carta al Enviromental Protection Agency por la falta de investigación independiente sobre transgénicos. La Dra Linda Kahl advirtió de los riesgos de los OGM, así como el coordinador de biotecnología, el Dr Jim Maryanski, (ambos empleados por la FDA), el cual dijo que la aprobación de éstos respondía a intereses políticos. El Dr Philip Regal, prof. de la Univ de Minnesota, alertó sobre estas plantas. Por su parte un grupo de 8 renombrados científicos afirmaron que las compañías de transgénicos y los comités de evaluación (también de la FDA) desestimaron los efectos secundarios tales como cáncer, disfunciones de los sistemas hormonal, inmunológico, nervioso, reproductivo etc. 

El Dr Robin Bernhoft de Harvard, del Centro para Medicina Avanzada, de Ojai, California, así como Miguel González, médico, declararon que los OGM producen inflamación intestinal. Estudios del American Academy of Environmental Medicine asociaron a los transgénicos con infertilidad, disfunciones inmunes y gastrointestinales o en la síntesis de colesterol/insulina, en la formación proteica y cambios en el hígado y riñones…
La US National Academy of Sciences alertó de cambios impredecibles del sistema inmunológico. El Dr John Boyles, especialista en alergia desaconsejó totalmente, por su peligro, el consumo de transgénicos, así como el Dr Daniel Sheehan, ex toxicólogo quien declaró los efectos indeseables de la soja transgénica, presente también en fórmulas infantiles. The Journal of Hematology Diseases publicó un estudio según el cual los transgénicos destruyen los glóbulos rojos, ralentizan la coagulación y producen degeneración de órganos y tejidos en ratones. Joe Cummins, prof. de genética de la Univ. de W-Ontario afirmó que estos organismos modificados genéticamente afectarían al intestino. Un pediatra aclamado por la Consumer´s Research Council of America, dijo que el descomunal aumento de enfermedades crónicas en niños, como alergias alimentarias, desórdenes digestivos e inflamatorios, están asociados a la introducción de transgénicos en la alimentación (la soja o el maíz transgénico viene en muchos alimentos preparados, éste último como jarabe de fructosa para endulzar, en el ketchup, bollería etc)

Por su parte Jacqueline Pongracic, cabeza del dpto. de alergia del Children´s Memorial de Chicago, dijo que la causa del aumento sin precedentes de las alergias infantiles es debido a los transgénicos. Afirmó: más de la mitad de los niños que trato, tienen  alergias. El Center of Disease Control declaró que el nº de hospitalizaciones por alergias alimentarias se ha multiplicado por 265% desde la aprobación de OGM para consumo humano. El Journal of Biological Sciences afirmó que los OGM perjudican el hígado y los riñones.
Y estas son sólo algunas de las alertas dadas por científicos independientes. 

Para entender por qué los transgénicos gozan de la aprobación de la FDA americana, basta con seguir la pista de ex directivos de Monsanto que ahora ejercen en altos puestos en la agencia para el control de alimentos y medicamentos, y que censuran aquellos informes que dicen la verdad sobre la toxicidad de los OGM. Por su parte, las multinacionales de OGM potencian, a través de presiones económicas, leyes favorables a la expansión de esta industria multimillonaria que está enfermando, de forma irreversible, a la población mundial.



Isabel Planas

Comentarios