Más tergiversaciones de Francisco

Libertad Digital 

El papa Francisco afirma en una entrevista en el diario italiano La Repubblica que "son los comunistas los que piensan como los cristianos", al contestar sobre si querría una sociedad de inspiración marxista, en una entrevista publicada en el diario italiano La Repubblica.
"Son los comunistas los que piensan como los cristianos. Cristo ha hablado de una sociedad donde los pobres, los débiles y los excluidos sean quienes decidan. No los demagogos, los barrabás, sino el pueblo, los pobres, que tengan fe en Dios o no, pero son ellos a quienes tenemos que ayudar a obtener la igualdad y la libertad", explicaba Jorge Bergoglio.
De esta manera, Bergoglio ha equiparado a la comunidad cristiana con una ideología responsable de un siglo de asesinatos, deportaciones, torturas y genocidio en nombre de la defensa de los pobres y parias del mundo.
Según expertos e hisotriadores como Rudolph J. Rummel, el balance de muertos de la represión en la Rusia comunista de cerca de 20 millones de personas. En el caso de la China de Mao, el saldo superó los 65 millones de muertos, entre la represión y hambrunas en ambos casos. Esto sólo en Rusia y China, pero no conviene olvidar el genocidio camboyano a manos de los Jemeres Rojos de Pol Pot que acabó con 2 millones de personas, un tercio de la población del país en nombre de los pobres. Como ejemplo más cercano al que podría acudir el Papa Francisco para comprobar el alcance de su comparación es Corea del Norte, donde el régimen de Kim Jong Un asesina y mata de hambre a la población en campos de concentración donde tortura de forma brutal a los que considera disidentes y sus familias. Según algunos expertos la dinastía de los Kim habría asesinado hasta la fecha a más de 1,7 millones de coreanos.
Pero en esta entrevista, Francisco no se ha referido a estas cifras, en cambio, ha dicho confiar en que los movimientos populares, como los que recibió en el Vaticano hace unos días -entre los que se encontraba Diego Cañamero para interceder por Andrés Bódalo-, entren en política, "pero no el politiqueo, en las luchas de poder, en el egoísmo, en la demagogia, el dinero, sino en la alta política, creativa y de grandes visiones".
El pontífice evita hablar del recién elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y asegura que de los políticos le interesa sólo "los sufrimientos que su manera de proceder pueden causar a los pobres y a los excluidos".
Francisco explica que su mayor preocupación es el drama de los refugiados e inmigrantes, y reitera que es necesario "abatir los muros que dividen, intentar aumentar y extender el bienestar, y para ellos es necesario derribar muros y construir puentes que permitan disminuir las desigualdades y dar más libertad y derechos".
Sobre los presuntos "adversarios" que tiene en el seno de la Iglesia, asegura que no les llamaría así y que "la fe une a todos, aunque naturalmente cada uno ve las cosas de manera diferente".

Comentarios