Müller: golpe contra la agenda de Francisco

2016-11-18_13-49-37

Anteriormente, en 2014, el Cardenal Müller había hecho dos intentos similares de defender la Fe publicando el libro de entrevistas La Esperanza de la Familia y escribiendo un ensayo para su inclusión en el Libro de los Cinco Cardenales. Con estas dos contribuciones, el cardenal alemán apuntó específicamente a defender la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica sobre el matrimonio y la familia. Con su nuevo libro -publicado hasta ahora sólo en español original y también traducido al alemán- ha adoptado un enfoque más amplio de la Fe, es decir, considerarlo especialmente bajo el aspecto de la esperanza. Die Botschaft der Hoffnung. Gedanken über den Kern der christlichen Botschaft (El Mensaje de la Esperanza, Pensamientos sobre la Esencia del Mensaje Cristiano) es el título del libro publicado recientemente por la editorial Herder Verlag en alemán, del cual citaré (y traduciré) en adelante El siguiente comentario. El P. Carlos Granados, redactor jefe de la editorial española Biblioteca de Autores Cristianos, fue quien hizo las preguntas para este libro de entrevistas y lo publicó en español.

Lo que voy a intentar demostrar a continuación es cómo este nuevo libro responde a muchas preguntas que han sido más ampliamente planteadas y, por tanto, defiende muchos aspectos de la fe que a veces han sido cuestionados por el Papa Francisco. Indirectamente, el cardenal Müller corrige cortésmente al Santo Padre.

Con esta importante y muy realista representación de la situación actual en la que nos encontramos, el cardenal Müller procede a analizar ya veces rechazar las siguientes reivindicaciones y propuestas que han recibido mucha atención y peso más magistral bajo el papado de Francisco. Por ejemplo, el Cardenal Müller

Habla en contra de una estructura más descentralizada de la Iglesia Católica que socava su universalidad y cohesión (p.103);
Critica en la atmósfera y en el contexto tendencioso de un llamamiento a una Iglesia más sinodal, la idea adicional de una Iglesia más democratizada, sobre todo porque "la Iglesia no es una institución humana" y porque "Dios mismo en Su soberanía absoluta reina sobre ella" (104);
Rechaza la idea de poner por encima del Magisterio de la Iglesia el pretendido sobrenaturalis sensus fidei (el sentido sobrenatural de la Fe reivindicado por los fieles), que promovería injustamente otra ambigua "democratización de la fe" y un fortalecimiento de la " Opinión privada de cada uno de los fieles individuales en la Iglesia "(p.105);
Defiende el celibato sacerdotal, rechaza la idea de las mujeres sacerdotes y la costumbre de promover viri probati (hombres casados ​​con vidas virtuosas probadas) como un primer paso hacia tener más sacerdotes casados ​​(pp. 113-119) 
 Dice, por ejemplo: "¿Somos conscientes de que una aceptación masiva de los llamados viri probati ... significaría seguramente el fin del celibato?" (P.119)
Insiste en la infalibilidad del Magisterio Ordinario Universal, que ha cerrado muchos de estos debates sobre cuestiones morales, y ya desde hace mucho tiempo (página 117);
Insiste en la necesidad de tener y afirmar la Fe Católica entera y completa ( "Rechtgläubigkeit") para alcanzar la salvación (Bienaventuranza y Vida Eterna) (p.121);
También insiste en que la propia vida individual tiene que ser vivida consistentemente de acuerdo con esa Fe (p.122);
Rechaza la interpretación de las famosas palabras del Papa Francisco "¿Quién soy yo para juzgar?" Como significando un aflojamiento de las leyes morales de la Iglesia Católica; Dice que "el Papa y los obispos tienen el deber de presentar los criterios del Juicio Final" y de "decir lo que es correcto y lo que está mal" (pp. 128-129);
Insiste en que "sin una conversión personal, una relación con Cristo es imposible" (p.130);
Dice que "nosotros los católicos no tenemos ninguna razón para celebrar el 31 de octubre de 1517 [la Reforma Protestante] porque rompió el cristianismo occidental" (p.156); 
Menciona a María como Madre de Dios "punto de partida y centro del misterio de la salvación" y "anticipación personificada de la Iglesia en el orden de la fe, del amor y de la perfecta unión con Cristo" ( Página 165); Reafirma los dogmas marianos (como su Asunción, su Inmaculada Concepción, su Virgindad perpetua y su estado como Madre de Dios) (págs. 48, 165-166);
Nos llama a no aceptar "los diferentes" modelos familiares "que" la aparentemente loca sociedad occidental quiere imponernos ", y también dice de manera importante que no existe el derecho humano a hacer lo que está mal. (Página 175) [mi énfasis]
Insiste en que "no hay realización humana" en ninguna relación sexual irregular -ya sea homosexual o polígama "(página 174); No puede haber derecho a tal estilo de vida porque "los derechos humanos se basan en la naturaleza humana y no en los deseos de los individuos";
Nos recuerda que "el matrimonio es un don del Señor", que Dios nos ayudará con el Sacramento y Su Gracia para vivirlo, y que Él nunca fracasará en ningún matrimonio. "Él [Dios] nos prometió que Su Gracia nos ayudará". Y él dice que el amor matrimonial "es un don de Dios que debe ser desinteresadamente vivido y preservado diariamente como el mejor regalo que uno jamás tendrá en sus manos". Pág. 180, págs. 190 - 193); "Con Jesús, es posible un amor que dure toda la vida" (p.205);
Afirma que la teoría del género es la esencia de "la idea de que el hombre puede crearse a sí mismo", y sin el Creador; Por lo tanto, el peligro de que "convirtamos nuestros propios deseos en ídolos y decidamos lo que es bueno y lo que es malo" (pp. 183-184); [Mi énfasis]
Insiste en que, puesto que el deber de la Iglesia es conducir a la gente al cielo, ella no tiene "ninguna autorización para dispensar al hombre (debido a una supuesta actitud compasiva o bien intencionada) de obedecer los mandamientos de Dios" 
Habla de las consecuencias negativas del control artificial de la natalidad sobre el matrimonio y la familia, sobre todo porque convierte la sexualidad humana en una idea meramente egoísta, en lugar de ver un "camino para aceptar el don de la vida" 
Critica el derecho de la Iglesia Ortodoxa a un segundo matrimonio, porque no lo ve en absoluto de acuerdo con los Evangelios: "Cuando considero las palabras de Jesús acerca de la indisolubilidad del matrimonio, no veo cómo este [cristiano ortodoxo] practica [ De permitir un segundo matrimonio] se puede deducir de la Voluntad de Dios "(p.206);
Insiste en la enseñanza de Familiaris Consortio sobre los divorciados "casados ​​de nuevo" y su incapacidad de acceder a los sacramentos, a menos que practiquen la castidad continua; Dice que este documento "confirma explícitamente la enseñanza dogmática de la Iglesia sobre el matrimonio" (pp. 208-209); 
Reitera que "la conciencia individual no puede separarse del Magisterio de la Iglesia, así como la práctica pastoral no puede separarse de la doctrina de la Iglesia" (p.221). Él dice que la Iglesia no puede "bajar el standard de los Mandamientos", que ella no debe "promover conductas pecaminosas" y "se burle de Dios y Sus Mandamientos"con la ayuda putativa de una misericordia falsa; Y que uno alcanza el "estado radiante de la Gracia santificante" sólo con la ayuda del verdadero perdón de los pecados - por lo tanto, el pecador se aleja libremente de la "vida oscura sin Dios" (pp. 260-261, 267);
Nos advierte a todos que no nos convirtamos en "cómplices del pecado ajeno" y nos recuerda, en cambio, practicar actos firmes de "corrección fraterna" (p.226); 
Afirma que la verdadera "misericordia no puede relativizar los mandamientos de Dios" (p.270);
Nos dice que "el arrepentimiento y la penitencia como arrepentimiento activo" son "el único camino [para que alguien] encuentre paz y reconciliación consigo mismo" (p.227);
Y finalmente nos recuerda también la existencia del infierno como "una posibilidad real"; Y habla del purgatorio también. (Págs. 271, 273)
(...) El Cardenal Müller también recuerda a la Iglesia enseñar una enseñanza clara e insiste en que el sacerdote tiene que vivir una vida de oración fuerte y realizar una "digna celebración del Sacrificio de la Misa .... Para ofrecerlo (a Cristo) con la más alta dignidad en el sacrificio incruento de la Santa Misa ", para ayudarlo a re-evangelizar el mundo.
Habla del hecho de que la falta de Fe y del profundo arraigo en la Fe -y por lo tanto la falta de una "antropología arraigada en la Revelación" - conduce a un estado de "revolución permanente" y crea un "estado abierto a la manipulación" (Páginas 137-138); 
Pero he aquí algunos puntos que me hubiera gustado discutir con el propio cardenal Müller,

Afirma que "compartimos con los judíos no sólo algunos valores y memorias históricas, sino el mismo Dios de la Historia Salvífica de ese mismo Pueblo Escogido. El Dios por quien los cristianos esperamos es el mismo por quien los judíos esperan, a quien oran ya quien dedican toda su vida "(p.37); (Aquí le preguntaría: ¿esperan los judíos modernos en el Dios Triuno?);
(...);
No menciona nunca explícita y doctrinalmente en un libro sobre la Esperanza los dos pecados contra la Esperanza: a saber, la presunción y la desesperación, que son también graves pecados contra el Espíritu Santo;
Dice explícitamente que "la única semilla ... es la fe en Cristo como el Hijo del Dios viviente. Esta es la única verdadera semilla - si realmente estamos interesados ​​en asegurar el futuro para las generaciones venideras: la Fe en Cristo, conectada con los Sacramentos "(p.266); Dice estas palabras sin señalar a la Santísima Madre ya todos los Ángeles y Santos como auxiliares constantes y consoladoras causas de esperanza; Y también sin mencionar a lo largo del libro la importancia del Rosario - para las naciones y los individuos, especialmente para las familias en tiempos de crisis y angustia. La reciente Celebración de la Batalla de Lepanto nos debe dar una pista sobre la importancia del Rosario para el incremento de la Esperanza en un Pueblo, incluyendo la Esperanza de Salvación (Spes Salutis);
Apoya, en el marco de la familia, la idea de "dar más sentido a la vida del trabajo y a la vida de las familias" para ambos esposos sin hablar de los males de la ideología y la "praxis" Feminismo ", que ha enseñado en gran medida a las mujeres que sólo valen la pena si también trabajan fuera del mundo, ayudando así a destruir el salario familiar de un hombre para poder proporcionar por sí mismo toda su familia; Omite, al parecer, una de las principales razones de la actual y actual subversión y debilitamiento de la familia, a saber: la madre está saliendo de su casa a trabajar, y aparte de sus hijos, lo que hace más difícil para ellos saber la calidez Del corazón y del corazón de la madre.


Comentarios

MARIA PUENTE ha dicho que…
Excelente, Dios lo siga iluminando