Ob Schneider y obispo polaco apoyan a los 4 cardenales


Se ha sabido que el obispo A. Schneider ha apoyado la iniciativa de los 4 cardenales para pedir aclaraciones a Fco. sobre los errores y ambigüedades de Amoris L. Pero mientras los elegidos de Bergoglio defienden con uñas y dientes la aplicación pecaminosa de Amoris Laetitia, un obispo polaco también pide que no se permita la comunión a los adúlteros así como la aclaración en otros puntos doctrinales que Amoris L ha desviado de la ortodoxia. 

Dice Schneider: 

“ A la luz de los pronunciamientos del Papa Francisco y del principio de diálogo y aceptación de la legítima pluralidad de opiniones, fomentado por los documentos del Concilio Vaticano II, las reacciones inusualmente violentas e intolerantes de algunos obispos y cardenales contra la pacífica súplica de los cuatro Cardenales causa gran asombro. Entre tales reacciones intolerantes se pueden leer afirmaciones como, por ejemplo: los cuatro cardenales son ingenuos, cismáticos, heréticos, e incluso comparables a los herejes arrianos. Tales juicios despiadados y terminantes no revelan sólo intolerancia, rechazo al diálogo, y furia irracional, sino que también demuestran sometimiento a la imposibilidad de decir la verdad, sometimiento al relativismo en la doctrina y en la práctica, en la fe y en la vida. La reacción clerical antes mencionada contra la voz profética de los cuatro cardenales refleja, en última instancia, impotencia frente a los ojos de la verdad. Tal reacción violenta sólo tiene un objetivo: silenciar la voz de la verdad que perturba y fastidia la aparentemente pacífica y nebulosa ambigüedad de estos críticos clericales.


Las reacciones negativas a la declaración pública de los cuatro Cardenales se asemejan a la confusión doctrinal general de la crisis arriana en el siglo IV. (...)

Los cuatro cardenales con su voz profética demandando claridad doctrinal y pastoral  tienen un gran mérito frente a sus propias conciencias, frente a la historia, y frente a innumerables fieles católicos sencillos de nuestros días, empujados hacia la periferia eclesial por su fidelidad a las enseñanzas de Jesucristo sobre la indisolubilidad del matrimonio. Pero por sobre todo, los cuatro cardenales tienen un mérito grande a los ojos de Jesucristo. Debido al coraje de su voz, sus nombres brillarán ardientemente el día del Juicio Final. Debido a que obedecieron a la voz de su conciencia, recordando las palabras de San Pablo: “Nada podemos contra la verdad, sino a favor de la verdad” (2 Cor 13: 8). Seguramente, en el Juicio Final, los ya mencionados críticos de los cuatro cardenales, en su mayoría clérigos, no tendrán una respuesta fácil por su ataque violento al justo, valioso, y meritorio acto de estos cuatro miembros del Sagrado Colegio Cardenalicio.
Las siguientes palabras inspiradas por el Espíritu Santo retienen su valor profético, especialmente en vistas de la creciente confusión doctrinal y práctica respecto al sacramento del matrimonio en nuestros días: “Porque vendrá el tiempo en que no soportarán mas la sana doctrina, antes bien con prurito de oír se amontonarán maestros con arreglo a sus concupiscencias. Apartarán de la verdad el oído, pero se volverán a las fábulas. Por tu parte, sé sobrio en todo, soporta lo adverso, haz obra de evangelista, cumple bien tu ministerio.” (2 Tim. 4: 3-5).
Que todos quienes en nuestros días aún toman seriamente sus votos bautismales y sus promesas sacerdotales y episcopales, reciban la fortaleza y la gracia de Dios para reiterar, junto con San Hilario, las palabras: “¡Que pueda estar siempre en el exilio, a menos para que la verdad comience a predicarse otra vez!” (De Syn., 78). Deseamos de todo corazón esta fortaleza y gracia a los cuatro cardenales así como a quienes los critican".
+ Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Saint Mary en Astana

Informa Catholic World News:

El obispo polaco apoya la solicitud de los cardenales de aclaración de Amoris Laetitia

23 de noviembre de 2016

Un obispo polaco se ha sumado al debate la solicitud de cuatro cardenales para que el Papa Francis aclarara Amoris Laetitia.

"Sería justo responder" a los cuatro cardenales, dijo el obispo Jozef Wrobel, un auxiliar de la archidiócesis de Lublin. Observando que los cuatro cardenales no disputaban la autoridad del Papa,sino que pedían una aclaración del documento, dijo: "Es evidentemente necesario responderles".

En una entrevista con el periódico italiano La Fede Quotidiana, el obispo Wrobel indicó que simpatizaba con las preocupaciones de los cardenales sobre la confusión planteada por el documento papal. "Amoris Laetitia no está bien escrito", dijo.

Comentarios