JP II excomulgó a cardenales con acuerdos pre cónclave

“El gran reformador”: Otro libro causa problemas al Vaticano

Pocos meses después de la publicación del libro inoportuno de Antonio Socci: no  È  Francesco  (no es Francisco), en el que el autor afirma que la renuncia de Benedicto XVI no fue válida y Francisco no es, de hecho, el Papa, otro libro ha aparecido ahora que otra vez pone  a Francisco en apuros, aunque esta vez el provocar  dudas sobre la validez de Francisco es ajeno totalmente al  autor. El libro en cuestión es  la biografía de Austen Ivereigh, sobre El Gran Reformador: Francisco y la fabricación de un Papa Radical .
El Dr. Ivereigh, antiguo secretario de prensa del “arzobispo” de Westminster, “Cardenal” Cormac Murphy-O’Connor, es  un veterano periodista y autor. Su biografía de Jorge Bergoglio es claramente la de un profesional, un libro bien documentado que está muy bien escrito. Cuando se publicó por primera vez en la segunda mitad de noviembre, Ivereigh fue al Vaticano para entregar una copia a Francisco en persona, como la foto de abajo muestra 





A diferencia de Socci, Ivereigh es definitivamente un admirador de Francisco, que, además es un profesional de la investigación y escritor, lo que pone  las cosas aún más difíciles al Vaticano, ya que no pueden simplemente tratar la cuestión diciendo que es alguien que tiene un interés personal contra la iglesia que no debe ser tomado en serio.
Pero antes de entrar en detalles sobre lo que está metiendo en problemas esta vez a Francisco, vamos a dar unos enlaces a reseñas de libros diversos y entrevistas con Ivereigh sobre  El Gran Reformador,  que es la biografía más completa del actual reclamante papal del Vaticano  hasta la fecha :

Ivereigh también apareció en la televisión modernista buque insignia de  asuntos religiosos EWTN, en el programa  El mundo encima  con Raymond Arroyo:

El programa “Conexiones con el Vaticano” en la TV canadiense Novus Ordo  Salt & Light  también llevó realizó una entrevista con el biógrafo de Bergoglio, abajo :
La entrevista  con Ivereigh comienza en el minuto 6:13 en el vídeo

Y, por último, Ivereigh fue entrevistado junto con David Gibson en Servicio Relogioso de Noticias  en el show Novus Ordo “En la Arena” con “Mons.” Kieran Harrington:

La biografía de Ivereigh es de 445 páginas, y consta de un total de nueve capítulos y un epílogo. Lo que está llamando la atención de la mayor parte, sin embargo, incluido el Vaticano, es un capítulo en particular, el Capítulo 9: El Cónclave .
En él es donde se pone interesante: La investigación de Ivereigh ha revelado que después de que Benedicto XVI renunciara,  pero antes del cónclave, un grupo de “cardenales”, el autor lo llama  “Equipo Bergoglio”,  comenzó su campaña para la elección de su hombre – en violación de las reglas del cónclave establecido por Juan Pablo II en 1996. Para poner las cosas peor para el Vaticano, el propio Bergoglio, se dice,  que estuvo no sólo al tanto de la campaña, sino que dio su expreso consentimiento. Ivereigh escribe textualmente:
Ellos [Kasper, Lehmann, Danneels, Murphy-O’Connor] primero se aseguraron del asentimiento de Bergoglio. Cuando le preguntaron si estaba dispuesto a aceptar, dijo que él cree que en este momento de crisis para la Iglesia ningún cardenal podía negarse si se lo pidiese. (Murphy-O’Connor le advirtió que “tuviese cuidado”, que era su turno, y él le contestó : capisco “. Entiendo”,) Luego se pusieron a trabajar, recorriendo las cenas de los cardenales para promover su hombre, argumentando que su edad de setenta y seis años ya no debería considerarse un obstáculo, dado que los papas podían renunciar.
Austen Ivereigh, el gran reformador: Francisco y la fabricación de un Papa Radical (Henry Holt and Co .: Versión Kindle), locomotoras. 6899-6903; ver pág. 355 de la edición en papel.)

El británico Telegraph  publicó la historia el 23 de noviembre 2014:

“El equipo Bergoglio”, según la investigación de Ivereigh, estuvo encabezado por cuatro “cardenales”  en particular: Walter Kasper y Karl Lehmann (ambos de Alemania), Godfried Danneels (de Bélgica), y Cormac Murphy-O’Connor (de Inglaterra ). Al haber sido un estrecho colaborador de “El Cardenal” Murphy-O’Connor, las revelaciones de Ivereigh, en particular con respecto a la función del cardenal Inglés, son enteramente creíbles- lo que explica por qué sólo dos días después, The Telegraph  publicó un desmentido oficial emitido por la ” Archidiocesis  “de mano de su secretario de prensa en Westminster, Maggie Doherty (sucesor de Ivereigh en ese papel)
Aparentemente Ivereigh no era consciente de las consecuencias trascendentales de sus conclusiones, porque después del artículo del Telegraph,  Ivereigh hizo un tuit vergonzoso tratando de controlar el daño, dando  marcha atrás en sus detalles con respecto al consentimiento explícito de Bergoglio, incluso prometiendo cambiar el texto en futuras ediciones

Como Ivereigh no es ni un investigador mediocre, ni un escritor descuidado, ni un hombre hostil al “Papa” Francisco, lo que dice de la presión pre-cónclave y del consentimiento de Bergoglio,  debe tomarse en serio – incluso el Vaticano se  apresuró a difundir la explosiva revelación de Ivereigh (más sobre esto más adelante). 
Así pues, ¿cuál es el problema? El problema es que la ley vigente  en cuanto a la elección del “Papa”, que se encuentra en la “Constitución Apostólica” 1996  Universi Dominici Gregis del  Papa Juan Pablo II, impone la excomunión automática a cualquier cardenal que por  sí mismo o por otros maniobre para votar a un candidato en particular:
Los Cardenales electores se abstendrán además de cualquier tipo de pacto, acuerdo, promesa u otros compromisos de cualquier tipo que puedan obligar a dar o negar su voto a una persona o personas. Si esto se hace, incluso bajo juramento, decreto que tal compromiso será nulo de pleno derecho y que nadie estará obligado a observarlo; y por la presente impongo la pena de excomunión latae sententiae a los que violen esta prohibición. No es mi intención, sin embargo impedir durante el período en que la Sede esté vacante, el intercambio de opiniones sobre la elección.

Esto en cuanto a la parte de la excomunión. Esto por sí solo no sería suficiente para causar problemas – es sólo en relación con la siguiente ley eclesiástica general por la que surgen problemas reales para el apóstata argentino según las propias normas de la iglesia:
Can. 171 § 1. si se procede a votar:
3 / a una persona que esté bajo una pena de excomunión sea a través de una sentencia judicial o por medio de un decreto por el que se impone o declara una pena;
§2. Si uno de las personas  anteriores es admitida, el voto de la persona es nulo,  pero la elección es válida a menos que sea evidente que, restado ese voto, el elegido no recibiese el número necesario de votos .
1983 Código de Derecho Canónico , puede 171;. El subrayado es nuestro).

Por lo tanto, si las afirmaciones hechas en el libro el gran reformador  son ciertas, el Sr. Bergoglio tiene un gran problema: Su elección puede haber sido inválida según los estándares de la propia iglesia .
(...) No habría habido necesidad  para la “Archidiócesis” de Westminster de emitir una negación inmediata, ni que la Oficina de Prensa de la ” Santa Sede” hiciera lo mismo (ver más abajo), si no existiera aquí una preocupación apremiante.  Tampoco, presumiblemente, hubiera  sido apremiante para Ivereigh el poner un tweet para “corregir” sus propias palabras a menos que se tratara de un asunto muy  serio.
En particular, es el blog  tradicionalista  "Desde Roma"  quien se ha centrado más exhaustivamente sobre este tema y ha proporcionado muchas informaciones y pruebas que demuestran los problemas de las revelaciones de Ivereigh – ahora oportunamente  retractado en parte – acerca de la elección de Francisco. 
He aquí una lista completa de las entradas del blog "Desde Roma" informando sobre la historia del  “Equipo Bergoglio”:

Ese “Equipo Bergoglio” está también teniendo repercusión en  los llamados periodistas “principales”, aunque algunos quieren negarlo. Por ejemplo, John Allen, un avezado experto Novus Ordo en el Vaticano, escribe:

Otros periodistas y agencias de noticias, a ambos lados del Atlántico, mencionan el tema del “Equipo Bergoglio” como una preocupación. Así: 

Pero lo más interesante es que la negación de la campaña, de prospección o esfuerzos similares – y especialmente el de la presunta complicidad de Bergoglio en ella – vino de una fuente no menos significativa: la propia oficina de prensa del Vaticano, directamente por la boca del portavoz “P. “Federico Lombardi:

Los desmentidos hechos después de los hechos y las “correcciones”, sin embargo, no parecen convincentes. El contenido del Capítulo 9 en la biografía de Ivereigh del “Papa” Francisco habla por sí mismo – la evidencia es demasiado detallada para equivocarse, teniendo en cuenta el status y la credibilidad de Ivereigh no sólo como investigador y escritor, sino también específicamente como el ex portavoz de la “Archidiócesis” de Wesminster, trabajando en estrecha colaboración con “El Cardenal” Murphy-O’Connor. 
El blog Desde Roma  aborda las diversas negaciones y  muestra su falta de credibilidad:
 Hay una  regla general: No hay que creer nada  del Vaticano modernista hasta que haya sido oficialmente negado.
¿Qué conclusión hay que sacar de todo esto?
Está claro que Jorge Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica. Sin embargo, esto es así no por una violación de determinadas normas del cónclave,  elaboradas por Juan Pablo II, sino porque el hombre, Bergoglio, rechaza claramente el dogma católico(...)
Es importante entender que no estamos diciendo que no puede haber un papa “malo”. Sí, no hablamos de un Papa malo,  sinode  que aquí estamos ante un  “Papa” hereje, y eso es un caso completamente diferente. 
Lo que es increíble y realmente bastante patético en todo esto es ver que la gente que nunca cuestiona la legitimidad de Francisco por motivos de la ley divina  – es decir, porque el hombre es un apóstata y no un católico o ha hecho cosas que la Iglesia dice que un verdadero Papa no puede hacer – se están mostrando ahora enteramente dispuestos a considerar que él pueda no ser el Papa, después de todo, pero por motivos de mera ley humana (reglas del cónclave).
He aquí un caso que viene a cuento:  Alexis Bugnolo del blog Desde Roma. siendo un anti-sedevacantista acérrimo, él no tiene reparos en acusar a Francisco de herejía. Pero ahora, con estas acusaciones sobre una violación de las reglas del cónclave elaborado por Juan Pablo II, está dispuesto a poner en duda la legitimidad de Jorge Bergoglio como “Papa” de la Iglesia Conciliar.
¿Tiene esto algún sentido? Es ley divina – se trata de doctrina, no de disciplina – que para ser católico romano, se debe profesar la fe católica romana (véase el Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 22); de esto se desprende, según ha explicado  San Roberto Belarmino, que un hereje público no puede ser el jefe de la Iglesia Católica, y no hay duda, hablando objetivamente, de que Francisco es un hereje, peor, es un apóstata .
Tal vez el argumento legal contra Bergoglio es de alguna manera  más “entendible” a la gente que el argumento doctrinal, y de este modo les permite sentirse más cómodos afirmando que Francisco no es o no puede ser el Papa. 
Los argumentos que provienen de las leyes eclesiásticas y los tecnicismos legales también parecen ser los preferidos para los  “Resignacionistas”  que tienen puestas sus esperanzas en la idea de que la renuncia del “cargo papal” de Benedicto XVI en febrero de 2013 no era válida, o, alternativamente, que el “Cardenal”Angelo Scola fue elegido antes que Bergoglio, por lo que es imposible que Francisco sea Papa.
  • (...)
Debemos terminar este post, llamando la atención de  una hermosa cita del gran Papa Pío X, santo canonizado en 1954, que directamente refutó el falso evangelio de Jorge Bergoglio, hace más de 100 años:
Deseamos llamar su atención, venerables hermanos, a la tegiversación del Evangelio y del carácter sagrado de Nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre, que prevalece en el Sillon y en otros lugares. Tan pronto como se está abordando la cuestión social, es la moda en algunos círculos dejar de lado la divinidad de Jesucristo, y luego mencionar sólo Su clemencia imfinita, su compasión por todas las miserias humanas, y sus exhortaciones apremiantes al amor al prójimo y a la fraternidad de los hombres. Es cierto, Jesús nos ha amado con un inmenso, infinito amor, y Él vino a la tierra para sufrir y morir para que, reunidos en torno a él en la justicia y el amor, motivados por los mismos sentimientos de caridad mutua, todos los hombres puedan vivir en paz y felicidad. 
Sin embargo, para la realización de esta felicidad temporal y eterna, Él ha establecido con autoridad suprema la condición de que debemos pertenecer a su rebaño, que debemos aceptar su doctrina, que debemos practicar la virtud, y que debemos aceptar la enseñanza y orientación de Pedro y sus sucesores. 
Además, aunque Jesús era bondadoso con los pecadores y con los que iban por mal camino, Él no respetó sus ideas falsas , por sinceras que pudieran manifestarse. Él los amaba a todos, pero Él les dio instrucciones que guardar. Mientras Él les llamó a sí mismo con el fin de consolarlos, a los que tenían trabajos y sufrían,  no les predicaba una igualdad quimérica. Mientras Él levantaba a los humildes, no les inculcaba el sentimiento de una dignidad independiente y rebelde contra el deber de obediencia. Mientras su corazón se llenó de ternura por las almas de buena voluntad, él también podía armarse de santa indignación contra los profanadores de la Casa de Dios, contra los hombres miserables que escandalizaban a los más pequeños, contra las autoridades, que aplastabsn al pueblo con la peso de pesadas cargas sin poner una mano para levantarlos. 
Él era tan fuerte como dulce. Él reprendió, amenazó, castigó  a sabiendas, y nos enseñó que el temor es el principio de la sabiduría, y que a veces es conveniente cortar un miembro infractor para salvar a su cuerpo. 
Finalmente, Él no anunció para la sociedad del futuro reinado una felicidad ideal en la que no hubiera sufrimiento; sino,  con sus enseñanzas y con su ejemplo, trazó el camino de la felicidad posible en la tierra y de la felicidad perfecta en el cielo: el camino real de la Cruz . Estas no son enseñanzas que sería correcto aplicar sólo a  la vida personal con el fin de ganar la salvación eterna; estos son eminentemente enseñanzas sociales, y muestran en nuestro Señor Jesucristo algo muy diferente de un humanitarismo inconsistente e impotente . 
(Papa San Pío X, Carta apostólica Notre Charge Apostolique[“Nuestro Mandato Apostólico”] , 1910; añadidos subrayados.)

Francisco  continuamente reduce el Evangelio salvador de nuestro bendito Señor Jesucristo a un “humanitarismo  sin fuerza” que se centra exclusivamente en las necesidades del cuerpo sin atender las necesidades del alma; que ensalza las obras de misericordia corporales a expensas de las obras espirituales. Sin embargo: “No temáis a los que matan el cuerpo, y no pueden matar el alma:. Sino más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno “(Mt 10:28).
Oremos para que la gente despierte antes de que sea demasiado tarde. Francisco no es un auténtico Gran Reformador, él es el Gran Deformador, el “Reformador” que destruye todo cuanto de católico encuentra en su camino. Las personas están cegadas con él, porque él lleva a cabo su obra anticristiana de la destrucción con sonrisas,  abrazos y  besos. “Dejadlos: son ciegos y guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo. “(Mt 15:14).
No estéis cegados por la falsa luz de Jorge Bergoglio; pues “Todo aquel que no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios” (2 Jn 1: 9), y: “Si alguno os predica un evangelio distinto del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1: 9).
Utilizamos la información publicada por  Giuseppe Nardi  y  Bro. Alexis Bugnolo  para este informe..

Comentarios