80 sacerdotes (y +) en defensa de Schneider y Burke

By Andrew Parrish, Pewsitter.com 

Reunión en Roma para discutir Amoris Laetitia: asistencia de Schneider, Burke y Brandmüller

ROMA (Jeanne Smits) - Mientras el corazón de Roma vibró el lunes por la noche, prelados y eruditos se reunieron en una habitación al pie de la Basílica de San Balbino, a pocos pasos de los Baños de Caracalla. Convocada por invitación del Instituto Lepanto, la reunión privada se centró en torno al obispo Athanasius Schneider, que ha hecho titulares recientemente con su apoyo franco a la "dubia" publicada con la esperanza de aclarar la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Dos de los cardenales que escribieron esa declaración estuvieron presentes: el cardenal Burke y el cardenal Brandmüller; Y el tema de la reunión era precisamente esa cuestión. Es un tema que ha agitado a la Iglesia, en la que la autoridad suprema en la tierra, el Vicario de Cristo, se ha negado a aclarar puntos cruciales sobre la moralidad del matrimonio, el acceso a la Eucaristía, el pecado y los actos intrínsecamente malos y la existencia de una verdad inmutable.


La reunión fue por invitación solamente, dada la multitud que se esperaba - y la multitud que estaba realmente presente - no era clandestina. En la Iglesia Católica, no hay lugar para las conspiraciones; Todo se dice abiertamente, en "transparencia" y lealtad, como nos lo ha recordado acertadamente el profesor Roberto de Mattei, anfitrión de la reunión. Los periodistas fueron invitados a asistir y "cubrir" el evento: en particular Sandro Magister, quien llevó la carta de los cuatro cardenales al Papa a la atención del mundo.


El discurso de Monseñor Schneider, sobre la fidelidad a la tradición de la Iglesia y su enseñanza moral, fue importante en muchos sentidos. Regresaremos a ella a su debido tiempo, pero lo que debemos decir al principio es que el evento del lunes fue precisamente eso: un evento. Lo interesante es la existencia de una reunión que atrajo a cardenales, obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosos en gran número y laicos, todos ansiosos de defender la inmutable verdad de Cristo, específicamente sus palabras sobre el matrimonio.


El cardenal Raymond Leo Burke y el cardenal Walter Brandmüller, estos prelados, estos príncipes de la Iglesia, que no se sienten autorizados a retractarse de los peligros de exponer las ambigüedades de Amoris Laetitia, sostuvieron los lugares de honor. Afirmamos claramente: Es imposible negar que estas ambigüedades son peligrosas, como lo demuestran varias interpretaciones de obispos y conferencias que abiertamente consideran el acceso a la comunión para los divorciados y vueltos a casar, mientras que su vínculo matrimonial original es válido, no declarado nulo y sin requerir que vivan en continencia.


Muchos sacerdotes estaban presentes: sacerdotes en sotanas, ancianos y jóvenes, especialmente los jóvenes. Sesenta u ochenta sacerdotes, llegaron de cerca o de lejos, ansiosos sobre todo por encontrar autoridades que expresen la verdad católica, pero también la seguridad de no estar solos. Los tiempos son "tumultuosos", como dijo el Cardenal Burke en sus comentarios después del discurso de Schneider. Es un tiempo en que es bueno encontrarse en una comunidad, fortificada y animada por la perseverancia y la fuerza de sus semejantes. Este fue el estado de ánimo, por ejemplo, del obispo Andreas Laun de Salzburgo, a quien los franceses conocen bien por su participación en las Marchas parisinas por la vida. 


Obispo Andreas Laun de Salzburgo a quien Schonbörn le prohibió asisitir a una marca por la vida
Vi a sacerdotes holandeses que venían de lejos en todos los sentidos de la palabra: de un país en agonía religiosa, donde la fidelidad al Magisterio es rara y dos iglesias cierran cada semana. -¿Cuántas mezquitas abiertas? -pregunté. "Dos a la semana." Hubo un desplazamiento deliberado. Al igual que el sacerdote de Irlanda.


¿Cómo salimos de tal evento? Movidos, agradecidos, fortificados. En todo caso, así lo viví yo, con la certeza de que nuestro Señor, más allá de las vicisitudes, apoya y preserva a su Esposa, la Iglesia, a pesar de todas sus tribulaciones. El vibrante Credo, cantado por la audiencia para cerrar la reunión, resumió esto de una manera más que simbólica.



Comentarios

lopezdelgadoa ha dicho que…
Los apoyamos con todo nuestro corazón. Bravo valientes!!!!
guillermo cajas ha dicho que…
La Dubbia se está manejando como corresponde, prudencia y oportunidad, sobre todo brillando el Amor por el Papado y por el Papa, la fidelidad a la Iglesia y al mismo Papa. Fidelidad y Amor sustentados como barca de la Verdad en medio olas gigantes, podrá sufrir grandes embistes, arrastrada la Iglesia por el agua y el viento, pero nunca sucumbir. Siento un gran dolor y gozo enorme vivir estos tiempos de tribulación y apostasía, necesarios para confirmar a los justos o perder a los necios. Estamos en guerra declarada contra éste mundo de tienieblas, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires.

Oremos por el Santo Padre para que tenga el valor inmenso de la humildad para con arrojo y decisión rectificar en lo debe hacerlo. Que no desperdicie ésta oportunidad para marcar un hito histórico, es la filial súplica que hacemos tantos laicos que rogamos para que los enemigos sean separados de su cercanía y llegue el feliz momento de que nos confirme en la fe.
Anónimo ha dicho que…
Me parece perfecto. Algo hay que hacer al respecto. Rezemos por ellos.