sábado, 31 de diciembre de 2016

¿Sabe Fco la gravedad de la situación de la Dubia?





Por Andrew Parrish Pewsitter.com. Giuseppe Nardi’s original article (in German) can be read here.

ROMA (katolisches.info) - La dolorosa tensión de la dubia se hace más fuerte cada día que el Papa Francisco se niega a responder a las preguntas de los "Cuatro Cardenales" sobre su declaración en Amoris L respecto al matrimonio. Las dudas han hecho metástasis dramáticamente desde la liberación de la carta "dubia" hace dos meses. A medida que la jerarquía de la Iglesia continúa declarando públicamente su lealtad a uno u otro bando, potenciando la impresión de una Iglesia fracturada, la ferocidad innecesaria de las acusaciones de los confidentes amigos de Fco, a los cuatro c., los rumores extraños de un Papa que "hierve de rabia”, la atmósfera policíaca del Vaticano, y un Francisco al parecer declarando que "pasará a la historia como el divisor de la Iglesia", han llevado a un creciente temor y preocupación en esta historia extraña y tortuosa. El más desconcertante elemento de todos, para aquellos que tratan desesperadamente de preservar el beneficio de la duda, es el silencio continuado del Papa. Por lo tanto, vale la pena preguntarse, con la web Katolisches.info de Giuseppe Nardi, si el Papa realmente entiende la gravedad de la situación.


Sin inmutarse ante lo que parecen ser medidas punitivas del Vaticano, el Cardenal Burke ha presionado con su presentación pública del caso contra el Papa. Él ha declarado que él está actuando solamente para el beneficio de la Iglesia, y de hecho, por el bien del mismo Santo Padre. Para proteger a la Iglesia y al Santo Padre de los peligros del error doctrinal, ahora evidentes en (por ejemplo) la interpretación (hecha por el obispo de) San Diego sobre Amoris L, Burke y sus colegas publicarán un acto formal de corrección del Papa, a partir del 6 de enero, 2017, la fiesta de la Epifanía. Tal acto formal declarará definitivamente que, si el Papa sostuviera una posición teológica herética sobre la recepción eucarística, estaría equivocado al hacerlo y que tal enseñanza nunca podría ser la enseñanza de la Iglesia. Burke recientemente ha vuelto a enfatizar que la declaración no es una afirmación de que el Papa sea un hereje, ni tampoco Burke afirma creer que el Papa sea un hereje.


Frente a esta situación, la reacción decididamente extraña del Vaticano ha sido un esporádico tiroteo de "estrechos confidentes" del Papa, a través de entrevistas, conferencias de prensa y de Twitter. Con la excepción de la carta del obispo griego Papamanolis, que criticó a los cuatro cardenales como "herejes", el enfoque ha sido ignorar o minimizar la severidad de la dubia misma, la gravedad del problema teológico y la amenaza de corrección.


Ahora, sin embargo, como nota Nardi, alguien en el círculo Papal finalmente está tomando nota. Andrea Tornielli ha escrito una pieza para el Vatican Insider en la que se dirige directamente a las observaciones "cámara caritatis" del Cd. Brandmüller,  de esta semana. El artículo no mantiene el tono oficial destitutivo, lo que demuestra el pleno conocimiento del Vaticano de la crisis. Nardi señala que el ataque es doble: en primer lugar, Tornielli intenta poner una cuña (de separación) entre Burke y los otros 3 cardenales, y segundo, él intenta minimizar la corrección en sí misma. Ninguno de los intentos está sostenido por los hechos, de los que ambas partes están plenamente conscientes.


Tornielli afirma que la "privada, corrección fraternal" de Brandmüller de alguna manera socava las declaraciones de Burke. Pero, señala Brandmüller, Burke no ha contradicho esta idea. Incluso si Burke "expresara su propia opinión en completa independencia", las declaraciones de Brandmüller son tan firmes e intransigentes como las de Burke, y más aún. Fue el cardenal Brandmüller quien dijo hace siete días que "todo aquel que considere que el adulterio y la recepción de la Comunión son compatibles es un hereje y persigue el cisma". No se podían pronunciar palabras más fuertes. Entonces, el ataque de (Tornielli) de la cuña se desbarata así: los cuatro cardenales se mantienen unidos en la comprensión de la gravedad del problema.


Tornielli no hace mucho esfuerzo por seguir el otro punto de su argumento. Al describir las observaciones de Burke sobre la corrección (al Papa) como un "ultimátum", reconoce implícitamente la gravedad del estancamiento en curso. De acuerdo con lo que ahora sabemos de la actual política papal, esto significa que el Papa también lo reconoce así. Tornielli intenta argumentar que no hay justificación precedente para un acto de corrección fraternal (al Papa); En la misma declaración que está analizando,  Burke menciona la corrección pública de Pablo de Pedro en los Hechos de los Apóstoles. Por lo tanto, la segunda mitad del argumento cae también.


La debilidad, la evasiva e irrelevancia de las respuestas del Vaticano a la declaración de la dubia han demostrado a todos, menos a los más caritativos, que el Papa Francis sabe lo que está tratando de hacer con Amoris Laetitia. Ahora, la respuesta del Vaticano al inminente acto formal de la corrección indica que el Papa es plenamente consciente del golpe a sus planes de que tal acto representaría. Por encima de todo, su supuesta afirmación de que "él podría dividir a la Iglesia 'demostraría su conocimiento (de la gravedad). 

En la ausencia de una declaración positiva del Santo Padre, la suposición del verdadero estado de cosas en Roma sólo puede proceder de tales deducciones negativas. La elección de este camino extraño y desagradable ha arrinconado a Fco. Al abusar verbalmente de los que se han opuesto a él, y permitir a sus ayudantes y amigos a que lleven a cabo abusos similares, ha aumentado la gravedad de la crisis, eliminado cualquier posibilidad de encuentro (entre las 2 partes), y ha agudizado el conflicto sobre la cuestión teológica. Otros indicios oscuros en las últimas semanas han indicado que el Papa Francisco ha considerado la posibilidad de renunciar, para escapar de la trampa autoimpuesta; Ninguna declaración oficial se ha hecho pública. 

Parece, por lo tanto, que la confrontación en enero será inevitable. Es una situación triste. Que Dios ayude a todas las partes en la disputa, y a sacar el bien del resultado. 
El artículo original de Giuseppe Nardi (en alemán)

No hay comentarios:

Sacerdote fiel de NY denuncia persecución bajo Card Dolan

El P. Robert Repenning explica públicamente su historia de maltrato en la archidiócesis de Nueva York NUEVA YORK (ChurchMilitant.com)...