Ha estallado la guerra en la Iglesia: gracias a Dios

by Hilary White 

.

La semana del 14 al 21 de noviembre de 2016 será recordada como aquella en la que estalló la guerra  entre las dos facciones de la Iglesia Católica. Y aunque esto ha causado muchos gemidos y lamentos, la verdad es que nunca he estado tan contenta de ser una católica tradicional bajo este pontificado de la locura. Todo lo que pensaba de la Iglesia moderna post-conciliar se está demostrando que es verdad cada día.
Cuatro altos cardenales revelaron al mundo católico el hecho de que el Papa Francisco se ha negado - en esencia - a decir si es católico o no, o si quiere seguir siendo el papa de la Iglesia Católica. Francis Bergoglio se ha negado a responder a sus cinco preguntas claramente canónicamente correctas sobre las implicaciones más amplias y la interpretación de su exhortación explosiva, Amoris Laetitia.

La gente está en estado de pánico. Pero la realidad es que gracias a este papa, este documento y este conflicto, finalmente, gracias a Dios, hemos pasado del punto en el que los revolucionarios que han controlado y manipulado la Iglesia desde hace mucho tiempo pretendían ser buenos católicos. En el momento en que los cuatro cardenales han lanzado sus preguntas al público, se han quitado  la máscara y están insistiendo en que, a partir de ahora, su nueva religión -que por fin admiten abiertamente que es opuesta a Cristo mismo- es la única permitida en la Iglesia. A cualquiera que no le guste, desde los cardenales hasta los laicos, se les está mostrando la puerta de salida. La difícil elección ahora está inmediatamente ante nosotros; Cristo y la religión que Él dio al mundo, completa con sus persecuciones, o esta secta creciente y cada vez más triunfante que controla la institución de la Iglesia Católica.

Desde el 14 de noviembre y el Consistorio Silencioso, hemos sufrido un gran torbellino, tanto que sin pegarnos al teléfono móvil, sería casi imposible mantener se al día. Los cardenales y los recién creados cardenales, obispos y más obispos están dispuestos en un abierto y público conflicto sobre si los sacramentos pueden extenderse a aquellos en estados objetivos de pecado mortal, ya sea que la Iglesia siga creyendo y enseñando como siempre lo ha enseñado. Los bandos - el de Cristo y el de Belial - están, en fin, alineados para la guerra; Y de hecho, la apertura de salvas ya se han puesto en marcha.

Hemos visto a los hombres escogidos por el Papa - sus proxies - lanzando ataques sophomoricos en Twitter (de todo tipo!); Hemos visto a los recién creados cardenales Cupich y Farrell reprendiendo y castigando públicamente a sus mayores por haberse atrevido a pedir claridad. En los últimos días hemos visto dos obispos polacos apoyando formalmente a los cuatro cardenales, y un obispo en Alemania emitió la declaración de que también a él ambién le gustaría que el Papa aclarara sus intenciones. A principios de esta semana, el Cardenal Hummes  afirmó que ningún miembro del colegio de cardenales está en contra de las intenciones del Papa (parece saberlo mientras el resto de nosotros lo dudamos).
Lo último llegó ayer; los subordinados del Papa arrastraron un obús en forma de arzobispo Pío Vito Pinto, decano de la Rota Romana, quien dijo en una conferencia en España que los cuatro cardenales interrogantes arriesgan la pérdida del cardenalato por haberse atrevido a pedir claridad. Al mismo tiempo, el arzobispo Chaput ha unido su nombre a la pequeña lista de obispos que le pide formalmente al papa que diga de una vez por todas si los sacerdotes pueden o no dar la Santa Comunión a aquellos en estados objetivamente pecaminosos. Chaput, respondiendo a la pregunta de un reportero, dijo: "Si el documento contiene elementos que cualquier estudioso serio católico considera ambiguos, los problemas que plantean deben ser tratados de una manera honesta y directa”.


Por lo tanto, tenemos una guerra abierta entre los hombres que quieren permanecer fieles a Cristo y la enseñanza de la Iglesia, y el Papa, sobre una cuestión de dogma. Casi el peor de los escenarios, y esto sólo se especuló como una posibilidad teórica por las mayores mentes de la Iglesia. Y quién sabe lo que vendrá mañana con este pontificado cada día más ridículo.

Muchas, muchas personas están muy disgustadas por todo esto. Pero creo que su lamentación está mal orientada. De hecho, Bergoglio es el Papa de mi alegría, y creo que tenemos la mejor esperanza de acabar con el cisma de facto que ha existido en la Iglesia durante las últimas cinco décadas. Por primera vez desde que reingresé a la vida católica a finales de los 90, tengo una esperanza real y concreta sobre el futuro de la Iglesia. No tuve esa esperanza bajo los pontificados "conservadores" de Benedicto XVI y de Juan Pablo II.
Finalmente, se ha demostrado que la "tercera vía" del cómodo "conservadurismo" es falsa. Los obispos católicos "conservadores” están recibiendo una larga lección en la tercera y más desatendida de las leyes del pensamiento racional: que no puede haber una tercera cosa entre el sí y el no. Tengo la esperanza de que este Papa está forzando a estos obispos fuera de su tierra de nadie conservadora . El conservadurismo “JPII" ha caído en el barro de la batalla. Francisco está forzando a todo el mundo a elegir uno de los 2 lados, e incluso el obispo más ciego ya no puede negar que hay una guerra.
Voy más allá y digo que creo que Jorge Bergoglio fue la elección de Dios para nuestros tiempos. Como he dicho una y otra vez, otro papa "conservador", que mantuviera el falso statu quo en la Iglesia post-conciliar de felices contradicciones y a todos cómodos, habría sido una catástrofe mucho mayor. 

Bajo los "grandes" pontificados conservadores de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, la negación permitió que este cáncer creciera sin control en cada esquina de la iglesia. Los efectos del terror a la confrontación demostrado por tantos eclesiásticos - durante décadas se negaron a defender la Fe por temor a parecer “divisivos" - ha terminado. No son los llamados "liberales" quienes han creado esta situación; son los hombres buenos los que se han pasado cincuenta años sin hacer nada.

Me alegro porque está claro que el tiempo de dolorosa disonancia ha terminado. El período en que tratábamos de sonreír y pretender que no existía una contradicción, mientras que las fuerzas de la irreligión derramaban el mal, ha terminado. ¡Aleluya! Durante 50 años, hemos tratado de contener dentro de un cuerpo, tanto a la Iglesia como la anti-Iglesia; La loca noción del "gran paraguas" que se niega a decir la verdad contra el error: eso, y no Bergoglio, iba a ser la muerte de la Iglesia.

Fue esa corrosión la que destruyó la Iglesia,  disolviéndola como un ácido. Es Bergoglio la bola de destrucción,  la solución a esta falsa Iglesia que hemos permitido crecer y casi eclipsar a la Iglesia de Cristo. Él está tomando a estos obispos "conservadores" por los hombros y - casi literalmente - gritando sus nuevas herejías en sus rostros y osando negarlas. La broma es que las cosas que él está afirmando todos los días no son más que las mismas herejías que tantos obispos han seguido o permitido durante todos estos años. Bergoglio simplemente se atreve a oponerse a él u oponerse a Cristo, y no permitir que continúen jugando.

Una vez, hace mucho tiempo, fui a una librería dirigida por las Hijas de San Pablo. En las estanterías vi una mezcolanza de santos y herejes, todos con bellas y brillantes tapas. Le pregunté a la monja por qué en una librería católica había tantos autores en sus estanterías que contradecían la fe católica. Ella respondió: "Bueno, tenemos que dar cabida a cada opinión". Esta afirmación increíble encapsula perfectamente el enfoque "conservador", esencialmente político, que equivalía a un intento de plantear una tercera cosa neutral entre "sí" y "no" 'Y luego afirmar que representaba "equilibrio".
Esencialmente, una negación de la realidad.
No fue la llamada "Iglesia Católica" liberal la que engañó a la gran mayoría de los laicos católicos en el vicio, el error y la indiferencia. Fueron estos "conservadores", incluyendo a los papas, quienes trataron de convencer a todos de que todos podíamos llevarnos bien, de que la realidad era algo que no teníamos que enfrentar, de que podría haber armonía entre Cristo y Belial. Fueron los que perpetuaron la mentira más peligrosa de todas.
Pues bien, esa ilusión ahora está siendo destrozada, y Francis Bergoglio ha dicho, en esencia, "Tertium non datur." No hay "tercera vía"; Sólo hay mi camino o estás fuera. Por fin, el verdadero paisaje está ante nosotros, claro e innegablemente. 

Creo que en realidad, las únicas personas que se lamentan son las que no han estado en la guerra antes. Para nosotros, los ingleses, que viviimos de raciones cortas en nuestros refugios antiaéreos, es como escuchar que los estadounidenses finalmente han decidido unirse. Esta batalla es simplemente lo que siempre ha sido: entre la ortodoxia católica y el "Nuevo paradigma" del neomodernismo. 
Esta realidad, ahora tendrá que ser enfrentada por los únicos hombres que han tenido poder verdadero de dar la vuelta a la guerra.
Significa, en fin, que está casi terminada, que muy pronto la reconstrucción puede comenzar.
Tal vez los lamentadores están empezando a comprender cuán poco de la Iglesia ya se ha dejado, y temen lo que va a ser cuando termine. Hasta ahora hemos tenido la reconfortante ilusión de edificios y arte y liturgia que hacen que parezca que la Fe está viva. La tierra baldía del catolicismo post-cristiano se está volviendo clara para ellos. Y es desagradable, en ella, es indudable que nadie quiere vivir.

Muy, muy pronto, sin embargo, creo que el largo exilio de la religión católica de la Iglesia terminará. La persecución de los fieles católicos por sus propios obispos se detendrá. Los sacerdotes serán capaces de predicar la fe una vez más, sin obstrucciones por una jerarquía neomodernista más interesada en obtener el favor del mundo. Las vocaciones florecerán, la vida religiosa volverá a florecer. 
La obra de la Iglesia para convertir el mundo para la salvación de las almas puede finalmente ser reiniciada después de medio siglo moribundo de silencio y temor. El Nuevo Paradigma está a punto de ser derrotado, derribado por su propia arrogancia. No veo nada en esto que me lleve a lamentarme.




Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
Pues empecemos a dar la voz de alerta a todos los hermanos católicos y terminemos de quitarle las mascara a los lobos de la secta bergogliana que en lugar de velar por la salvación de las almas ahora trabajan para Lucifer para asesinar el mayor numero de almas. https://enraizadosencristo.wordpress.com/2016/12/02/hummes-menosprecia-dubia-somos-mas-de-200-cardenales-ellos-son-solo-cuatro/
Juan Stuse ha dicho que…

Mi completo descuerdo con miss White. No se ha enterado de nada, y lo único que aflora de su "alegría bergogliana" es su visión contraria al último concilio, a Juan Pablo II y a Benedicto XVI. No se entera de que es en el Vaticano II, en el magisterio de JPII, en su Catecismo y en la enseñanza de BXVI donde podemos apoyarnos para resistir y vencer esta herejía final. Incluso gente muy cercana a su pensamiento lo reconocen implicitamente cuando recurren a las encíclicas de estos Papas (sobre todo a la Veritatis Splendor del Papa "conservador" Juan Pablo II) como únicas fuentes para contrarrestar el error ACTUAL.
Ahora comprendo por qué Zacarías (13, 7 y sigs.) habla de DISPERSIÓN de las ovejas, en lugar de decir cisma. Es lo que va a pasar, porque muchos como yo, contrarios a la actual herejía, jamás estaremos en la misma barca filolefevbriana de miss White.
Rosa ha dicho que…
! Qué raro artículo ¡,.... La secta peligros idioma es la modernista. ¡, .estamos al revés ¡,
L