Kasper: la comunión para cristianos no católicos: el próximo muro a a abatir


La agenda Kasper-Francisco va a toda máquina. Después de haber conseguido que muchos obispos y sacerdotes se suban al carro del sacrilegio eucarístico, entregando al indefenso Cristo-Hostia a adúlteros y concubinos, tras el execrable documento Amoris L, no satisfechos aún de sus fechorías, van a incitar a otros para que profanen la Eucaristía. Ahora le toca el turno a los cristianos no católicos casados con católicos, so capa de misericordia, para evitar que se sientan desplazados al no poder acompañar al cónyuge, en la recepción de la sgda. comunión. Nótese que todos estos atropellos empiezan hipócritamente con casos excepcionales para abrir la puerta a todos los demás casos. 

El nido de víboras, sito en el Vaticano, ha sido agitado por el demonio y no cesa de morder.

Informa LifeSiteNews:

"Espero que la próxima declaración abra el camino para la comunión eucarística compartida en casos especiales ". Con estas palabras, el Cardenal Walter Kasper expresó su deseo de un" progreso "ecuménico en forma de" intercomunión "en una entrevista con el diario italiano Avvenire el 10 de diciembre .

"Personalmente, espero que podamos usar un texto no oficial, preparado por una comisión de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, sobre este tema", explicó.

El 31 de octubre, el Papa Francisco visitó Lund, Suecia, una ciudad en un país con una gran población luterana, para conmemorar el aniversario de la Reforma de Martín Lutero. Este aniversario - lejos de ser una observación alegre considerando la separación que Lutero creó causó heridas imborrables en la Iglesia - fue precedido por innumerables preparativos, incluyendo la visita de una estatua de Lutero en el Vaticano y un clima de anticipación para la intercomunión por el mismo Papa .

Un mes más tarde, en la entrevista con Avvenire, el Cardenal Kasper ha dado un paso adelante, afirmando que, para él, la intercomunión es sólo cuestión de tiempo. "Por un lado, Lund ha confirmado el proceso ecuménico y los resultados del diálogo del proceso; Por otro lado, le ha dado un nuevo impulso ".

Kasper trata de aplicar el principio de la comunión eucarística a los divorciados "casados de nuevo" bajo circunstancias especiales, en los casos de matrimonios mixtos. Eso sería una regla de "excepción", o lo que se puede llamar la propuesta de Kasper. El cardenal Kasper espera la admisión de los luteranos en la comunión católica (sacramental), particularmente en los entornos familiares. "La próxima declaración abrirá el compartirla Eucaristía en situaciones particulares, especialmente en matrimonios mixtos y familias y en países como Alemania y los Estados Unidos, donde este problema pastoral es extremadamente urgente".

Un "matrimonio mixto" es un matrimonio entre un católico y un no-católico bautizado, como se explica en el Catecismo de la Iglesia Católica (CCC 1633). Mientras que los matrimonios mixtos se permiten cuando la aprobación por el obispo se da, el Catecismo advierte de los peligros que se encuentran en una comprensión mixta de culto y sacramentos, porque para los luteranos el matrimonio no es indisoluble. "Las diferencias sobre la fe y la noción misma de matrimonio, pero también las diferentes mentalidades religiosas, pueden convertirse en fuentes de tensión en el matrimonio, especialmente en lo que respecta a la educación de los niños. Entonces puede surgir la tentación de la indiferencia religiosa "(1634).

La separación causada por Lutero y la Guerra de los Treinta Años que siguió darle al Cardenal Kasper ninguna causa de preocupación. Por otra parte, dijo que el Papa tuvo que admitir la culpa de la Iglesia: "El Papa ciertamente no fue a Lund para celebrar, sino para confesar el pecado (compartido) de la división [...]"

El cardenal Kasper, jefe del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos del Vaticano, explicó que la comunión es el “objetivo", más que un medio ecuménico y que sólo puede lograrse después de la plena comunión visible de los luteranos con la Iglesia Católica. Espera que la Comunión sea un medio para resolver la división, viendo en la intercomunión el camino correcto de progreso que aparentemente sólo es detenido por fuerzas "rígidas" en la Iglesia.

"Espero que este año (2017 - 500 años después de la Reforma) sirva para completar el camino del conocimiento recíproco que fomenta el diálogo y trae la decisión de caminar juntos hacia el futuro", dijo el cardenal Kasper. . Podemos recordar que el tiempo, el modo y el lugar en que se alcanza la plena comunión está sólo en la mano de Dios “.



Las debidas condiciones para comulgar 
Dice el Compendio del Catecismo de la Iglesia CatólicaPara recibir la sagrada Comunión se debe estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica y hallarse en gracia de Dios, es decir, sin conciencia de pecado mortal. Quien es consciente de haber cometido un pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar. Son también importantes el espíritu de recogimiento y de oración, la observancia del ayuno prescrito por la Iglesia y la actitud corporal (gestos, vestimenta), en señal de respeto a Cristo (n. 291).
El primer requisito: Estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica, es decir, ser católico. Por tanto, los protestantes, anglicanos, ortodoxos…, que sí están bautizados, no pueden recibir ordinariamente la sagrada Comunión en la Iglesia Católica.





Comentarios