Müller se vende al enemigo


OnePeterFive.
Como OnePeterFive ha estado informando durante la semana pasada, varios obispos y teólogos han salido a la defensa de los cuatro cardenales que han escrito al Papa Francisco, pidiéndole que aclare importantes ambigüedades y declaraciones potencialmente heréticas en su exhortación post-sinodal Amoris Laetitia . Ahora sabemos que el Cardenal Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, no hablará en su defensa.

Mientras tanto, los críticos de su carta al papa que expresa las "dubia" sobre ciertas proposiciones contenidas como el recientemente nombrado cardenal Blase Cupich de Chicago, han llegado a acusar a los cuatro cardenales (e implícitamente a sus partidarios) por "Dudar del fruto de dos sínodos y el fruto de las proposiciones que fueron votadas por dos tercios de los obispos que estaban allí".

Por el contrario, Edward Pentin, el bien informado corresponsal de Roma para el National Catholic Register, nos ha recordado que la llamada "propuesta Kasper" nunca encontró el apoyo de la mayoría necesaria en ninguno de los dos sínodos. En el segundo sínodo - después de que el primero rechazara expresamente esta idea de dar la Santa Comunión a los divorciados "casados ​​de nuevo" - se hizo un intento de mantener las formulaciones ambiguas lo suficientemente ambiguas para que todas las opciones quedaran abiertas al final. Como dice Pentin, los Padres sinodales no reconocieron este sutil método en ese momento:

Se hicieron muchos otros esfuerzos para dirigir el segundo sínodo, por ejemplo, dejando de lado deliberadamente las palabras "pecado mortal", haciendo que el texto fuese intencionalmente ambiguo y omitiendo deliberadamente el pasaje clave (n. 84) en su integridad de la Exhortac. Apostólica de Juan Pablo II sobre la familia, Familiaris Consortio, en particular la parte que claramente excluye la Santa Comunión para los divorciados casados ​​de nuevo a menos que la pareja viva como hermano y hermana. "Todos votamos de acuerdo con las propuestas que recibimos", dijo un padre sinodal al NCRegister bajo condición de anonimato a principios de este año. "Yo entendí que si el 'sí' sería interpretado de acuerdo con Familiaris Consortio, uno va en la dirección correcta. Pero usted ve que en esas propuestas que prepararon, mencionaron Familiaris Consortio, pero al mismo tiempo dejó abierta a otras interpretaciones ... Olvidaron mencionar algunas cosas ".

Hacer uso de un lenguaje que no es suficientemente claro para que pueda ser explotado más adelante, no es nada nuevo en la Iglesia. Este mismo enfoque ha sido lamentado  desde el Concilio Vaticano II. En este caso, al finalizar el segundo sínodo, el escenario fue establecido para una interpretación posterior por el propio Papa Francisco - como reveló el arzobispo Bruno Forte.

Sabemos que el cardenal Müller se opuso a la propuesta de Kasper antes y después de los sínodos. Sin embargo, hay pruebas de que pudo haber sido atraído a aceptar una especie de compromiso cuando la segunda parte del Sínodo de la Familia llegó a su fin en 2015. El 17 de octubre de 2015, la revista alemana FOCUS publicó una entrevista con Müller en la que decía lo siguiente :

El cardenal Gerald Ludwig Müller, director de la Congregación para la Fe en el Vaticano, no excluye la Comunión para los divorciados casados ​​de nuevo - al menos no "en casos individuales excepcionales". Sin embargo, no se puede conceder una admisión general a la Comunión para tales fieles, según Müller; "Pero en algunos casos podría haber tal admisión en el campo de la conciencia". Esto es lo que también ya había propuesto Familiaris Consortio, número 84: en la Exhortación Apostólica de Juan Pablo II promulgada en 1981 [según Müller] . "Uno puede pensar más en esta dirección", dijo el cardenal alemán a FOCUS. Como criterio, uno tiene que proceder de acuerdo con "consideraciones teológicamente responsables".

Si el cardenal Müller tenía en mente que los divorciados "casados ​​de nuevo" tenían que vivir en continencia  no está claro en esta entrevista del 17 de octubre de 2015 - él no mencionó el asunto explícitamente. En ese momento, recuerdo haber discutido esta entrevista con mis editores, y con graves preocupaciones. ¿Sus declaraciones indican un cambio de posición en este asunto crítico?
El tercer y último informe del grupo de habla alemana del Sínodo de la Familia de octubre de 2015 parecía implicar un cambio en la idea del prefecto del CDF. Fue en este grupo que los Cardenales Kasper y Müller -los dos cardenales más notablemente opuestos en esta importante discusión sobre el posible acceso a la Santa Comunión para los divorciados "casados ​​de nuevo “ llegaron a un acuerdo sobre una propuesta para permitir un cierto discernimiento de tales casos que deberían ser dejados al "forum internum" (foro interno, es decir, a través de discusión con un confesor o director espiritual). Esta propuesta, aunque vaga y por lo menos algo teórica, abrió la puerta lo suficiente para permitir al Papa Francisco abrirla aún más en su Amoris Laetitia.

En aquella época, el cardenal Marx, uno de los participantes del grupo de habla alemana, advirtió que había una pequeña apertura para los divorciados "casados ​​de nuevo". Como ya informé:

El mismo Cardenal Marx, como uno de los principales promotores de la propuesta de Kasper, también se mostró muy complacido con el resultado del Sínodo. En una conferencia de prensa en el mismo día en que aprobó el informe final, dijo: "Estoy muy contento de haber dado un paso adelante". Y lo llamó - junto con el cardenal Christoph Schönborn - un "paso histórico" que "Permitan al Papa Francisco avanzar en su camino".

Además, el Profesor Thomas Stark, profesor austríaco, comentó después del segundo Sínodo de la Familia, especialmente en lo que respecta al propio informe del grupo de habla alemana:

Stark agregó que era otro ejemplo de los "viejos y baratos trucos" que están siendo usados por los obispos alemanes y sus aliados, para avanzar en su agenda sobre la recepción de la Comunión, indirectamente devolviendo la autoridad de decisión -sobre este asunto- del Papa a los obispos individuales o a las conferencias episcopales. -No es nada nuevo, sólo la vieja propuesta de Kasper en otro ropaje, en mi opinión.

Sin embargo, unos meses después del final del segundo sínodo, el Cardenal Müller parecía estar tratando de cerrar esa pequeña grieta en la puerta, después de todo. Él dijo en una entrevista del 28 de febrero de 2016 lo siguiente, como entonces lo informé:

Cuando el periódico Kölner Stadt-Anzeiger con respecto a la cuestión de la admisión de divorciados "casados ​​de nuevo" a la Santa Comunión señaló que el grupo de habla alemana en el sínodo de 2015 -con su aprobación- había considerado la admisión de los divorciados "casados ​​de nuevo" a la Santa Comunión, Müller dijo:

"Cuando los cónyuges --como insistió el Papa Juan Pablo II en su exhortación apostólica Familiaris Consortio (1981) - nos recuerdan la siempre válida enseñanza católica sobre el matrimonio -« convivir como hermanos ». . . . Pero la Iglesia no tiene la posibilidad de disolver o suspender un matrimonio sacramental válidamente contratado y verdadero. "

Como he demostrado en otra parte, también surgió en ese momento la pregunta de por qué el "desliz" del cardenal Müller durante el segundo sínodo - sin el cual el papa Francisco no podía en absoluto referirse de ninguna manera a los propios sínodos para su propia agenda liberalizadora. Hay, como sabemos, una estrecha relación entre Müller y el Papa Emérito Benedicto XVI - este último mostrando repetidamente su apoyo público al Papa Francisco, y habiendo declinado responder a la carta oficial de los auatro cardenales (como me ha dicho una fuente confiable en Roma). El Papa Francis ha alabado incluso a Benedicto por su promesa de practicar la "obediencia incondicional" hacia su sucesor papal -que en sí mismo es algo no católico (al igual que aplicar, por ejemplo, la doctrina del "mal menor") .

No mucho después del segundo Sínodo de la Familia en 2015, los informes llegaron a nosotros (y todavía se sostienen como verdaderos por algunos expertos serios del Vaticano) que Benedicto dio realmente - en la época del Sínodo 2015 - su sutil implícita aprobación a una transigencia, como ya informé:

El lunes 26 de octubre, Marco Ansaldo informó en el periódico italiano La Rebbublica de que existe la posibilidad de que fuera el ex alumno de Joseph Ratzinger, el cardenal Christoph Schönborn, defensor de la facción liberalizadora en el Sínodo y jefe del partido germano- En una reciente reunión con el ex Papa durante la última semana del Sínodo en el monasterio Mater Ecclesiae, pudo haber convencido al Papa Benedicto de influir en el Cardenal Müller en favor de una "solución mínima" (en palabras de Magister).

Esta afirmación de Marco Ansaldo nunca ha sido públicamente negada - ni entonces,  ni hoy.


Si esta historia es verdadera o no, el cardenal Müller ahora juega un papel fundamental con respecto a la defensa de la verdad católica en Roma, como él hizo durante los dos sínodos de la familia. ¿Ahora se negará a ayudar a corregir el "desliz" que pudo haber tenido lugar durante el segundo sínodo? ¿Y seguirá afirmando que su posición como Prefecto de la CDF le impide llegar al apoyo (y al rescate efectivo) de los cuatro valientes cardenales - algunos de los cuales, por ejemplo, el Cardenal Carlo Caffarra, tienen la reputación de cierta santidad - que están siendo incluso amenazados con la eliminación de sus cardenalatos? (Vale la pena recordar aquí que esta sanción putativa es exactamente la que el Papa Francisco usó, durante un ataque de ira, para amenazar a los 13 cardenales que le escribieron una carta de preocupación durante el segundo sínodo, a saber: "les quitaré sus sombreros [rojos] ")

El cardenal Müller ha dicho que en su cargo habla y actúa "con la autoridad del Papa" y que no puede "participar en la polémica disputa" que suscita la dubia. ¿Seguirá manteniéndose al margen mientras aumenta la presión contra estos cuatro cardenales y tres obispos? ¿No defenderá la Divina Verdad por encima de las ambiguas declaraciones o imprudencias del actual ocupante de la Oficina Petrina (sobre todo porque el Papa todavía no ha hablado -y muy probablemente nunca hablará así- sobre estas cuestiones morales explícitas ex cathedra)? ¿no servirá Müller a Dios antes que al hombre? ¿Va a decidir, a pesar de las protestas, acudir a los que sufren por  la defensa de la verdad -con quiénes incluso escribió libros sobre este asunto- o los dejará ahora abandonados? ¿Va a tratar de evitar un cisma que ya está implícitamente ahí, causado por - o al menos facilitado por - nada menos que por el propio Papa? ¿No ayudará valientemente a aquellos confusos católicos a permanecer firmes en la fe resistiendo la falsedad, el engaño deliberado y la herejía potencial?

En este caso, no parece suficiente disentir de manera indirecta (como Müller acaba de hacer de nuevo en mayo de 2016, y con referencia a Amoris Laetitia) o simplemente aplazar sus declaraciones. Ahora que el papa alienta las implementaciones prácticas de sus errores e ignora a los cardenales que se le oponen cortésmente, se necesita una oposición aún más explícitamente resistente.

¿El cardenal Müller todavía no se da cuenta de que representará irresponsablemente su propio cargo como Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe si no utiliza ahora su autoridad y cumple con los deberes de su cargo hacia Dios? ¿Él, como alemán, no recuerda la cita famosa de Martin Niemöller? ¿Esperará hasta que se le retire de este mismo cargo, dejándoselo a otra persona como el cardenal Christoph Schönborn para adaptar esa oficina al nuevo régimen de la misericordia bergogliana?

Ojalá actúe antes de que sea demasiado tarde, y haga lo correcto por las razones correctas. Y oraremos ardientemente por eso.

Comentarios