Ob Schneider prevé martirios por Amoris Laetitia

El Obispo Schneider ha pronunciado la última palabra sobre Amoris Laetitia (FULL TEXT)




NOTA DEL EDITOR: El 5 de diciembre, su Excelencia, Athanasius Schneider, Obispo auxiliar de Astana, Kazajstán, fue invitado por la Fundación Lepanto

ROMA, Italia, 9 de diciembre de 2016 (LifeSiteNews) - Cuando Nuestro Señor Jesucristo predicó la verdad eterna hace dos mil años, la cultura, que era el espíritu reinante de ese tiempo, se oponía radicalmente a él. Específicamente fue el sincretismo religioso, el gnosticismo de las élites intelectuales y la permisividad moral de las masas, especialmente con respecto a la institución del matrimonio. "El estaba en el mundo, pero el mundo no le conoció" (Juan 1:10).

La mayoría del pueblo de Israel, y en particular los sumos sacerdotes, los escribas y los fariseos, habían rechazado el Magisterio de la revelación divina de Cristo e incluso la proclamación de la indisolubilidad absoluta del matrimonio. "El vino a los suyos, y los suyos no le recibieron" (Juan 1: 11). Toda la misión del Hijo de Dios en la tierra consistió en revelar la verdad: "Para esto vine Yo al mundo; para dar testimonio de la verdad "(Juan 18: 37).

Nuestro Señor Jesucristo murió en la Cruz para salvar a la humanidad del pecado, ofreciéndose en un perfecto y agradable sacrificio de alabanza y de expiación a Dios Padre. La muerte redentora de Cristo también contiene el testimonio que dio en todas sus palabras. Cristo estaba dispuesto a morir por la verdad de cualquiera de sus palabras: "Tú buscas matarme, (a Mí) un hombre que te ha dicho la verdad que oí de Dios. . . ¿Por qué no entiendéis lo que digo? Es porque no podéis soportar escuchar mi palabra. Tú eres de tu padre, el diablo, y tu voluntad es hacer los deseos de tu padre. Él fue un asesino desde el principio, y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira. Pero, porque digo la verdad, tú no me creéis. ¿Quién de vosotros me convencerá de pecado? Si digo la verdad, ¿por qué no me creéis? "(Juan 8: 40, 43-46). La voluntad de Jesús de morir por la verdad incluía toda la verdad que había anunciado, incluyendo ciertamente la verdad de la indisolubilidad absoluta del matrimonio.

Un acompañamiento pastoral y un discernimiento que no comunica a la persona adúltera, la llamada divorciada y nuevamente casada, la obligación divinamente establecida de vivir en la continencia como condición sine qua non para la admisión a los sacramentos, se expone en realidad (como poseedor de) un arrogante clericalismo, pues no existe ningún clericalismo tan farisaico como el que se arroga derechos reservados a Dios.
Jesucristo es el restaurador de la indisolubilidad y de la santidad original del matrimonio, no sólo por medio de su palabra divina, sino de una manera más radical por medio de su muerte redentora, con la que ha elevado la dignidad natural y creada del matrimonio a la dignidad de un sacramento. "Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella. . . Porque nadie odia jamás su propia carne, sino que la nutre y cuida, como Cristo hace con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. "Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne." Esto es un gran misterio, y me refiero a Cristo y a la iglesia "(Ef 5). : 25, 29 - 32). 

Los Apóstoles y sus sucesores, en primer lugar, los Romanos Pontífices, sucesores de Pedro, han guardado devotamente y fielmente la doctrina no negociable del Verbo Encarnado respecto de la santidad e indisolubilidad del matrimonio también con respecto a la práctica pastoral. Esta doctrina de Cristo se expresa en la siguiente afirmación del Apóstol: Matrimonio honorable en todo, y la cama sin mancilla. Respecto a los fornicarios y los adúlteros, Dios los juzgará "(Hebreos 13: 4) y" A los casados les encomiendo, no yo, sino el Señor, que la esposa no se separe de su marido (pero si lo hace, que permanezca soltera. Y que el marido no se divorcie de su mujer "(1 Corintios 7: 10-11). Esta palabra inspirada del Espíritu Santo fue siempre proclamada en la Iglesia durante dos mil años, sirviendo como directiva obligatoria y como norma indispensable para la disciplina sacramental y la vida práctica de los fieles.

El mandamiento de no volver a casarse después de la separación de un cónyuge legítimo no es fundamentalmente una norma positiva o canónica de la Iglesia, sino que es la palabra de Dios, como enseñó el apóstol San Pablo: "No yo sino el Señor os manda" 7: 10)

La Iglesia ha proclamado ininterrumpidamente esta palabra, prohibiendo a los fieles válidamente casados intentar un matrimonio con un nuevo compañero. En consecuencia, la Iglesia, de acuerdo con la razón, divina y humana, no tiene la autoridad para aprobar, incluso implícitamente, una unión más uxorio (conyugal) fuera de un matrimonio válido, admitiendo a tales personas adúlteras a la Santa Comunión. Una autoridad eclesiástica que emite normas o guía pastoral que prevé tal admisión, se arroga un derecho que Dios no le ha dado. Un acompañamiento pastoral y un discernimiento que no comunique a la persona adúltera, llamada divorciada y nuevamente casada, la obligación divinamente establecida de vivir en la continencia como condición sine qua non para la admisión a los sacramentos, se expone en la realidad como un arrogante Clericalismo, pues no existe ningún clericalismo tan farisaico como el que se arroga derechos reservados a Dios

Uno de los testimonios más antiguos e inequívocos de la práctica inmutable de la Iglesia romana de rechazar las uniones adulteras por medio de la disciplina sacramental -uniones de fieles que aún están vinculados a un cónyuge legítimo en un vínculo matrimonial- es el autor de una catequesis penitencial conocida por el título seudónimo de Pastor de Hermas. La catequesis fue escrita, con toda probabilidad, por un sacerdote romano a comienzos del siglo II, como lo indica la forma literaria de un "apocalipsis" o el relato de una visión. El segundo diálogo entre Hermas y el ángel de la penitencia, que se le presenta en forma de pastor, demuestra con admirable claridad la inmutable doctrina y práctica de la Iglesia Católica en este ámbito: "¿Qué, hará, Señor, el marido si la esposa persiste en esta lujuria de adulterio? "" Separarse de ella y permanecer solo. Si después de haber dejado a su mujer se casa con otra mujer, también comete adulterio. "" Si, oh señor, la mujer, después de haber sido abandonada, se arrepiente y quiere volver con su marido, ¿no será restaurada? , Sí, dice, y si el marido no la recibe, peca y se hace culpable de una gran culpa. Debería, en cambio, recibir a la que pecó y se ha arrepentido. . . . Debido a la posibilidad de tal arrepentimiento, el marido no debe volver a casarse. Esta directiva se aplica tanto a la esposa como al marido. No sólo hay adulterio si uno corrompe la propia carne, sino también el que actúa de manera similar a los paganos es un adúltero. . . . Por eso fue ordenado que uno permanezca solo, tanto para la mujer como para el hombre. Uno puede arrepentirse. . . Pero el que ha pecado no debe pecar de nuevo "(Pastor de Hermas, Cuarto Mandamiento, 1). 

Sabemos que el primer gran pecado clerical fue el pecado del sumo sacerdote Aarón, cuando accedió a la impertinente petición de los pecadores y les permitió venerar el ídolo del becerro de oro (Cf. Éxodo 32: 4), sustituyendo en este caso particular al Primer Mandamiento del Decálogo de Dios, es decir, sustituyendo la voluntad pecaminosa del hombre por la voluntad y la palabra de Dios. Aarón justificó su acto de exacerbado clericalismo recurriendo a la misericordia y su comprensión de las necesidades del hombre. 

La Sagrada Escritura dice exactamente esto: "Moisés vio que el pueblo se había desatado (porque Aarón los había soltado, para vergüenza entre sus enemigos)" (Éxodo 32: 25). 

Este primer pecado clerical se repite hoy en la vida de la Iglesia. Aarón había dado permiso para pecar contra el Primer Mandamiento del Decálogo de Dios y ser capaz, al mismo tiempo, de estar sereno y contento al hacerlo, y el pueblo de hecho estaba bailando. Este fue un caso de alegre idolatría: "El pueblo se sentó a comer y beber, y se levantó para jugar" (Éxodo 32: 6). 

En lugar del Primer Mandamiento, como sucedió en el tiempo de Aarón, muchos clérigos, incluso en los más altos niveles, sustituyen en nuestros días por el Sexto Mandamiento, el nuevo ídolo de las relaciones sexuales entre personas que no están casadas. En cierto sentido, el becerro de oro venerado por los clérigos de nuestros días. La admisión de tales personas al sacramento sin pedirles que vivan en la continencia como una condición sine qua non, significa fundamentalmente un permiso para no observar, en tal caso, el Sexto Mandamiento. Tales clérigos, como los nuevos "Aarones", apaciguan a estas personas, diciendo que pueden estar serenos y gozosos, es decir, que pueden continuar en el gozo del adulterio a causa de una nueva via caritatis (por medio de la caridad) El sentido "materno" de la Iglesia, y que pueden incluso recibir el alimento de la Eucaristía. Con esta orientación pastoral, los nuevos clérigos "aarónicos" hacen del pueblo católico la burla de sus enemigos, es decir, del mundo incrédulo e inmoral, que podrá realmente decir, por ejemplo: "En la Iglesia Católica se puede tener Un nuevo compañero además del propio cónyuge, y la unión con éste se permite en la práctica. "" En la Iglesia Católica se permite, como consecuencia, una especie de poligamia


"En la Iglesia Católica la observancia del Sexto Mandamiento del Decálogo, tan odiado por parte de nuestra moderna sociedad ecológica e iluminada, puede tener excepciones legítimas." "El principio del progreso moral del hombre moderno, según el cual la legitimidad de los actos sexuales fuera del matrimonio deben ser aceptados, finalmente se reconoce de manera implícita en la Iglesia Católica, que siempre ha sido retrógrada, rígida y opuesta a la alegría del amor y del progreso moral del hombre moderno ". Es como comienzan a hablar los enemigos de Cristo y de la verdad divina, los que son los verdaderos enemigos de la Iglesia. Por la obra del nuevo clericalismo aarónico la admisión de aquellos que practican impunemente el adulterio convierten a los hijos de la Iglesia Católica en la burla de sus adversarios. 

El hecho de que el santo que dio su vida como testimonio de Cristo fue San Juan Bautista, el Precursor del Señor, sigue siendo siempre una gran lección y una seria advertencia a los pastores ya los fieles de la Iglesia. El testimonio de Juan el Bautista consistió en defender sin sombra de duda o ambigüedad la indisolubilidad del matrimonio y en la condena del adulterio. La historia de la Iglesia Católica es gloriosa en los luminosos ejemplos que han puesto aquellos que han seguido el ejemplo de San Juan Bautista o que, como él, han dado testimonio de su sangre, sufriendo persecuciones y desventajas personales. Estos ejemplos deben guiar especialmente a los pastores de la Iglesia de nuestros días, porque no ceden a la tentación clerical clásica de buscar complacer al hombre más que a la santa y exigente voluntad de Dios, una voluntad que a la vez es amorosa y muy sabia. 

A través de las numerosas filas de tantos imitadores de San Juan Bautista como mártires y confesores de la indisolubilidad del matrimonio, podemos recordar sólo algunos de los más significativos. El primer gran testimonio fue el del Papa San Nicolás I, apodado el "Grande". Fue un encuentro en el siglo IX entre el papa Nicolás I y Lotario II, el rey de Lorena. quería que el Papa a toda costa reconociese la validez de su segundo matrimonio. Pero aunque Lothair disfrutó del apoyo de los obispos de su región y del apoyo del emperador Ludwig, que llegó para invadir Roma con su ejército, Nicolás I no cedió a sus demandas y no reconoció en absoluto su segundo matrimonio como legítimo.  Lothair II, habiendo recurrido a calumnias, amenazas y torturas, pidió a los obispos locales un divorcio para poder casarse con la 2º mujer . Los obispos de Lorena, en el Sínodo de Aquisgrán de 862, cediendo a las maquinaciones del rey, aceptaron la confesión de infidelidad de Theutberga (su mujer real), sin tener en cuenta que había sido extorsionada por la violencia. Lothair II se casó entonces con Waldrada, que se convirtió en la reina. Siguió un llamamiento de la reina destituida al Papa, que intervino contra los obispos consientes, provocando desobediencia, excomunión y represalias por parte de dos de ellos, que se volvieron al emperador Ludwig II, hermano de Lotario. El Emperador Ludwig decidió actuar con fuerza ya principios de 864 llegó a Roma con armas, invadiendo la Ciudad Leonina con sus soldados, incluso rompiendo las procesiones religiosas. El Papa Nicolás se vio obligado a abandonar el Letrán ya refugiarse en la Basílica de San Pedro, y el Papa declaró que estaba dispuesto a morir antes que permitir un arreglo en vida, adúltero, fuera de un matrimonio válido. Al final, el emperador cedió a la heroica constancia del Papa y aceptó sus decretos, obligando incluso a los dos arzobispos en rebelión, Gunther de Colonia y Theutgard de Trier a aceptar la decisión del Papa.

Otro ejemplo brillante de confesores y mártires sobre la indisolubilidad del matrimonio es ofrecido por tres figuras históricas involucradas en el asunto del divorcio de Enrique VIII, rey de Inglaterra. Ellos son el cardenal St. John Fisher, St. Thomas More, y el cardenal Reginald Pole. Cuando se supo por primera vez que Enrique VIII estaba buscando una forma de divorciarse de su legítima esposa Catalina de Aragón, el obispo de Rochester, John Fisher, se opuso públicamente a tales esfuerzos. San Juan Fisher es el autor de siete publicaciones en las que condena el inminente divorcio de Enrique VIII. El primado de Inglaterra, el cardenal Wolsey, y todos los obispos del país, con la excepción del obispo de Rochester, John Fisher, apoyaron el intento del rey de disolver su primer y válido matrimonio. Tal vez lo hicieron por motivos pastorales y por avanzar la posibilidad de un acompañamiento pastoral y discernimiento. En cambio, el Obispo John Fisher tuvo suficiente valor para hacer una declaración muy clara en la Cámara de los Lores afirmando que el matrimonio era legítimo, que el divorcio sería ilegal y que el rey no tenía derecho a tomar esta ruta. 
En la misma sesión del Parlamento se aprobó el famoso Acta de Sucesión, que obligó a todos los ciudadanos a prestar juramento de sucesión, reconociendo a los hijos de Enrique y Ana Bolena como legítimos herederos del trono, bajo pena de ser culpables de alta traición. El Cardenal Fisher rechazó el juramento, fue encarcelado en 1534 en la Torre de Londres y al año siguiente fue decapitado. El cardenal Fisher había declarado que ningún poder, humano o divino, podía disolver el matrimonio del rey y la reina, porque el matrimonio era indisoluble y que estaba dispuesto a dar su vida con mucho gusto por esa verdad. El Cardenal Fisher señaló que en tales circunstancias, Juan el Bautista no había visto otra forma de morir más gloriosamente que morir por la causa del matrimonio, a pesar de que el matrimonio no era tan sagrado en ese momento como lo sería cuando Cristo derramara Su Sangre para santificar el matrimonio. En al menos dos relatos de su juicio, St. Thomas More observó que la verdadera causa de la hostilidad de Enrique VIII contra él era el hecho de que Thomas More no creyera que Ana Bolena fuera la esposa de Enrique VIII. Una de las causas del encarcelamiento de Thomas More fue su negativa a afirmar por juramento la validez del matrimonio entre Enrique VIII y Ana Bolena. En aquella época, en contraste con la nuestra, ningún católico creía que una relación adúltera pudiera ser, en circunstancias particulares o por motivos pastorales, tratada como si fuera un verdadero matrimonio.

Reginald Pole, futuro cardenal, era un primo lejano del rey Enrique VIII, y en su juventud había recibido de él una generosa beca. Enrique VIII le ofreció el arzobispado de York si le apoyaba en la causa de su divorcio. Así que Pole habría tenido que ser cómplice de la falta de respeto que Enrique VIII tenía para el matrimonio. Durante una conversación con el rey en el palacio real, Reginald Pole le dijo que no podía aprobar sus planes, para la salvación del alma del rey y por su propia conciencia. Nadie, hasta ese momento, se había atrevido a oponerse al rey en su cara. Cuando Reginald Pole pronunció estas palabras, el rey se enfureció hasta el punto de sacar su cuchillo. Pole pensó en ese momento que el rey iba a apuñalarlo. Pero la franca sencillez con que Pole había hablado como si hubiera pronunciado un mensaje de Dios y su coraje en presencia de un tirano, le salvó la vida. 

Algunos clérigos de aquella época sugirieron al cardenal Fisher, al cardenal Pole ya Thomas More, que fueran más "realistas" con respecto a la cuestión de la unión irregular y adúltera de Enrique VIII con Ana Bolena y menos "blanco y negro" y que tal vez sería posible llevar a cabo un breve proceso canónico para certificar la nulidad del primer matrimonio. 
De esta manera sería posible evitar el cisma y evitar que Enrique VIII cometiera más graves y monstruosos pecados. Sin embargo, hay un gran problema con tal razonamiento: todo el testimonio de la palabra revelada de la divina e ininterrumpida tradición de la Iglesia dice que la realidad de la indisolubilidad de un verdadero matrimonio no puede ser negada ni un adulterio consolidado por el tiempo tolerado, cualesquiera que sean las circunstancias

Un último ejemplo del testimonio de los llamados cardenales "negros" es el asunto del divorcio de Napoleón I, un noble y glorioso ejemplo de miembros del Colegio de Cardenales de todos los tiempos. En 1810, el cardenal Ercole Consalvi, entonces secretario de Estado, se negó a asistir a la celebración del matrimonio entre Napoleón y María Luisa de Austria, dado que el Papa no había podido expresarse sobre la invalidez de la primera unión entre el emperador y Joséphine de Beauharnais. Furioso, Napoleón ordenó que los bienes de Consalvi y de los otros doce cardenales fueran confiscados y que fueran privados de su rango. Estos cardenales tuvieron que vestirse como sacerdotes normales y, por lo tanto, fueron apodados "cardenales negros". 
(...)



El Espíritu Santo suscita entre todos los miembros de la Iglesia, desde los más sencillos y humildes de los fieles hasta el Supremo Pastor, defensores cada vez más numerosos y valerosos de la verdad de la indisolubilidad del matrimonio y de la correspondiente práctica inmutable de La Iglesia, aun cuando, a causa de tal defensa, arriesgaran considerables ventajas personales. La Iglesia debe ejercerse más que nunca en el anuncio de la doctrina matrimonial y de la pastoral, para que en la vida de los esposos y especialmente de los llamados divorciados y casados nuevamente se observe lo que el Espíritu Santo dijo en la Sagrada Escritura:4Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios"(Hebreos 13: 4). Sólo un acercamiento pastoral al matrimonio que sigue tomando en serio esas palabras de Dios, se revela como verdaderamente misericordioso, porque conduce al alma del pecador en el camino seguro hacia la vida eterna. Y eso es lo que importa.

Comentarios