30 cardenales advirtieron a Fco sobre Amoris L, ¿dónde están ahora?


El silencio de los 30 cardenales 

De Christopher A. Ferrara
25 de enero de 2017

LifeSiteNews acaba de llamar la atención del mundo católico anglófono a lo que fue reportado por primera vez por el diario francés Le Figaro: "hasta treinta cardenales expresaron sus reservas al Papa Francisco sobre su Exhortación Amoris Laetitia [AL] antes de su lanzamiento de abril de 2016" Y que "escribiendo a Francisco individualmente o en pequeños grupos, intentaron el año pasado disuadir al Papa de liberar Amoris. Ellos advirtieron que no sólo debilitaría la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio, sino también sobre la Eucaristía y la Confesión ... "

En otras palabras, unos treinta cardenales advirtieron al Papa de que, si se publicaba, su "exhortación apostólica" sería un desastre apostólico de proporciones históricas, como nunca la Iglesia lo había visto antes. Y, de hecho, ese desastre se está desarrollando: la disciplina perenne de la Iglesia que impide la recepción de la Sagrada Comunión por los adúlteros públicos como "intrínsecamente imposible" -cualquiera que sea la disposición subjetiva del destinatario- se mantiene en algunas diócesis con el fin de prevenir el pecado mortal y el sacrilegio, pero no se respeta en otras diócesis con el pretexto de la "misericordia". Nunca en 2000 años la disciplina de la Iglesia se ha fracturado de esta manera, lo cual amenaza la unidad misma (si fuera posible) de la única Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica.

Entonces, ¿qué pasó con los treinta cardenales? ¿Por qué sólo cuatro de ellos (Burke, Brandmüller, Caffarra y Meisner) se presentaron para publicar cinco dubia (preguntas o dudas) sobre la ortodoxia de AL? Con todo respeto, esto es ridículo. Como Santo Tomás de Aquino enseña, con respecto al famoso ejemplo de la reprensión de san Pablo a san Pedro por el escándalo que el primer Papa causó al negarse a comer con los gentiles (amenazando así la misión universal de la Iglesia): "Debe ser observado, sin embargo, que si la fe se pusiera en peligro, un sujeto debería reprender públicamente a su prelado. Por lo tanto, Pablo, que era el sujeto de Pedro, lo reprendió en público, por el peligro inminente de escándalo con respecto a la fe ... "

De acuerdo con esa enseñanza, que es sólo un reflejo de la justicia natural y el deber de defender la verdad de Cristo contra el error, sea cual fuere su origen, el Papa Juan XXII (R. 1316-1334) se encontró con una vigorosa oposición pública cuando insistió al enseñar el error de que la Visión Beatífica no se concede a los bienaventurados fallecidos hasta el Día del Juicio. Como señala el padre Victor Francis O'Daniel, OP, señala en su comentario del episodio: "La noticia de tal lapso doctrinal por parte de la Cabeza Suprema de la Iglesia, comenzando en Aviñón, se extendió rápidamente sobre la cristiandad, causando consternación y despertando gran indignación . El mundo católico estaba profundamente conmovido. La presión sobre Juan XXII fue finalmente tan grande que se retractó públicamente de su error en su lecho de muerte, después de haber afirmado que nunca tuvo la intención de imponer su punto de vista sobre la Iglesia.

En el presente caso, cualquier nuevo intento de corrección "privada" de Francisco será totalmente inútil. Ignorará otros llamamientos privados de la misma manera que ha ignorado las súplicas anteriores e incluso la dubia publicada. Él es obstinado en su error. Por lo tanto, los mismos cardenales que han advertido en privado a Francisco que su documento defectuoso ponía en peligro la fe "debilitando la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio, [y] sobre la Eucaristía y la Confesión también" tienen un deber ante Dios para hacer inmediatamente lo que Santo Tomás aconseja: "si la fe se pusiera en peligro, un sujeto debería reprender públicamente a su prelado por el peligro inminente de escándalo relativo a la fe ..."

Por otra parte, aquí no hay un peligro inminente de escándalo de la fe, sino un escándalo real, un escándalo de proporciones épicas y crecientes. El único medio por el cual este escándalo público puede ser remediado es la corrección pública del Papa que lo ha causado. Es una desgracia que, aparte de los valientes cuatro miembros del Colegio de Cardenales, miembros laicos y el clero de menor rango se hayanlidiado con el escándalo sin precedentes de Amoris Laetitia, mientras que el resto de los Príncipes de la La Iglesia observa un tímido silencio, incluso aquellos que advirtieron a Francisco que AL sería perjudicial para la Fe, pero han declinado unirse a los cuatro cardenales en su urgente dubia.

Quizá la silenciosa gran mayoría de los cardenales debe reflexionar sobre lo que el Papa que los nombró dijo cuando les otorgó la birreta roja y el anillo cardenalicio: "[Es] escarlata como signo de la dignidad del cardinalato, lo que significa su disposición a actuar con coraje, hasta el derramamiento de su sangre, para el aumento de la fe cristiana, la paz y la tranquilidad del pueblo de Dios y la libertad y el crecimiento de la Santa Iglesia Romana ".


Que Nuestra Señora de Fátima consiga para todos los cardenales la gracia del coraje de hacer lo que deben: elevar sus voces en una defensa pública de la Fe de acuerdo con las exigencias de la verdad de Cristo que juraron defender bajo pena de martirio .

Comentarios