Caffarra: Sólo los ciegos niegan que hay mucha confusión en la Iglesia

Cardenal Caffarra en Amoris Laetitia:
"Sólo los ciegos pueden negar que
hay mucha confusión en la Iglesia "

http://pewsitter.com/view_news_id_258798.php



El arzobispo emérito de Bolonia y uno de los cuatro cardenales firmantes de la declaración "dubia", el cardenal Caffara, comentó hoy sobre la continuación de la controversia de Amoris Laetitia en una entrevista con el italiano Il Foglio.

"Una Iglesia con poca atención a la doctrina no es una Iglesia más pastoral, sino una Iglesia más ignorante", declara, como parte de un doble argumento en contra de la dirección que parece haber sido tomada por la jerarquía del Vaticano. A pesar de su firme postura, el Cardenal se esfuerza particularmente en refutar la idea de que los cuatro cardenales actúen deliberadamente para dividir a la Iglesia.

"La división entre pastores es la causa de la carta que enviamos a Francisco, no su efecto", dice. No sólo un cardenal, sino un notable teólogo moral y ex colega del Papa San Juan Pablo II, declara que " los cardenales tenemos el grave deber de asesorar al Papa en el gobierno de la Iglesia. Es undeber, y un deber es una obligación ". Caffara sostiene la declaración explícita del documento de la dubia, y se hace eco de la posición pública de Cd. Burke y Cd. Brandmuller.

"Sólo un ciego puede negar que hay mucha confusión en la Iglesia", señala, explicando que "crear una práctica pastoral no fundada y arraigada en la doctrina significa anclar la práctica pastoral en la arbitrariedad". Con referencia a este punto, Caffara aborda argumentos como el de Cd. Christoph Schonborn, quien afirma que permitir el acceso a la comunión para los divorciados y vueltos a casar es un ejemplo de "evolución de la doctrina".

"No hay evolución, donde no hay contradicción", afirma audazmente. El problema "es ver si los famosos párrafos 300-305 de Amoris Laetitia y la famosa nota de pie de página 351 están o no en contradicción con el magisterio anterior de los Papas que se han enfrentado a la misma cuestión. Está en contradicción, según muchos obispos, y para otros muchos, no es una contradicción sino un desarrollo y por eso pedimos una respuesta del Papa ".

El quid de la disputa es explicado por el Cardenal como sigue:

"¿Puede el ministro de la Eucaristía (usualmente un sacerdote) dar la Eucaristía a una persona viviendo como marido y mujer con una mujer o un hombre que no es su esposa o su marido, y que no tiene la intención de vivir en la continencia? Dos respuestas: Sí o No. Nadie pone en duda que Familiaris Consortio, Sacramentum Caritatis, el Código de Derecho Canónico y el Catecismo de la Iglesia Católica responden a la pregunta anterior: No. Esto No es válido mientras que los fieles no se propongan abandonan el status de cohabitación ¿Amoris Laetitia enseña que, dadas ciertas circunstancias específicas, los fieles pueden acercarse a la Eucaristía sin compromiso de continencia? Hay obispos que tienen la impresión de que esto es así. Lógicamente, entonces [el documento] también debe enseñar que el adulterio no es en sí mismo un mal. 



No es pertinente apelar a la ignorancia o al error sobre la indisolubilidad del matrimonio: un hecho desgraciadamente muy difundido. Esta apelación tiene un valor interpretativo, no orientativo. Debe ser usado como un método para discernir la imputabilidad de las acciones ya realizadas, pero no puede ser el principio para las acciones por cumplirse. El sacerdote tiene el deber de iluminar al ignorante y corregir al que se equivoca.

El otro punto fundamental de la dubia presentada al Papa, que es la base teórica del problema más inmediato explicado anteriormente por el Cardenal, se refiere a la cuestión de la existencia de actos intrínsecamente malos. Este problema, sostiene el cardenal, ha sido claramente respondido en la encíclica Veritatis Splendor.

"Una de las enseñanzas fundamentales del documento Veritatis S", dijo el Cardenal, "es que hay actos que, por sí mismos y en sí mismos, independientemente de las circunstancias en que se hagan y el alcance propuesto del agente, pueden ser clasificados como deshonestos y agrega que negar este hecho puede conducir a negar la lógica del martirio (ver Núm. 90-94). No sólo no habría razón para morir por la fe si las circunstancias hicieran la apostasía no culpable, sino el espíritu subyacente, (por el cual)  es mejor sufrir cualquier cosa que ejecutar un acto (malo)  particular, se volvería un sinsentido. Esto plantea la cuestión, tan controvertida en Amoris Laetitia, de la conciencia.

Como lo demuestra el Cardenal: "Hay un pasaje de Amoris Laetitia, en el número 303, que no está claro, parece -y repito- parece admitir la posibilidad de que exista un verdadero juicio de conciencia (de error no invincible, lo cual siempre ha sido aceptado por la Iglesia), en contradicción con lo que la Iglesia enseña con respecto al depósito de la Revelación divina, y así lo planteamos al Papa “.




Finalmente, el cardenal Caffara añade una advertencia: "No le digas nunca a alguien:" Sigue siempre tu conciencia ", sin añadir siempre y de inmediato:" Ama y busca la verdad sobre lo que es el bien ". De no ser así ellos pondrían el arma más destructiva de su Humanidad en sus manos ".

Esta es una traducción aproximada de extractos del artículo original hecha por Pewsitter del italiano al inglés.


http://sinodo2015.lanuovabq.it/card-caffarra-una-prassi-senza-dottrina-e-radicata-nellarbitrio/

Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
El error gravísimo de esta falsa resistencia es apelar al apostata y causante del cisma al heresiarca Bergoglio. Cuando se ha visto en la historia que se le pide al hereje que resuelva la herejía que el mismo propaga.