Cardenales: con vuestro silencio vendéis a Cristo

¿Qué le diría Erasmo de Rotterdam a los obispos de hoy? 

Una carta (ficticia) de Erasmo de Rotterdam - un amigo de confianza de Santo Tomás Moro, acerca de la confusión sobre Amoris Laetitia y sus propias ambigüedades (Autor: Dr. Markus Büning)


Estimado Colegio de Cardenales, Alto Senado de la IglesiaRomana,


Eminencias,

Me permito comentar la extendida confusión que ha causado un texto magisterial del Pontifex Maximus propuesto recientemente - Amoris Laetitia- y que ahora parece haberse impregnado  a toda la cristiandad. 
Me acuerdo a propósito aquí, de un episodio de la larga historia de nuestra Iglesia que tuvo lugar a principios del siglo XVI y en nuestra hermosa Inglaterra. Me refiero a la confusión que el entonces rey Enrique VIII trajo a toda Europa debido a su baja conducta con respecto a su propio santo enlace matrimonial.

(...)Si bien recuerdo, Nuestro Señor dijo, después de todo: "Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre". Sí, ¿y qué hizo Enrique VIII? No le procupó esta Ley de Cristo y pateó el matrimonio con sus pies. Contra la voluntad del Papa, implementó -con la ayuda de casi todo el episcopado británico- sus tácticas de adulterio. Sólo un obispo -sí, escucha bien- sólo un obispo se atrevió a oponerse al rey: San Juan Fisher. Por esto, sin embargo, perdió su cabeza.

Sí, y luego también estaba mi mejor amigo, Thomas More, un laico conocido por su erudición y por su profundo temor de Dios, que era el antiguo Lord Canciller de este déspota [rey Enrique], quien también se mantuvo firme y leal a la Palabra del Señor sobre el matrimonio y, por lo tanto, tuvo que renunciar a su propia vida por ello. Este valiente marido y padre de familia no podía soportar el hecho de que el rey, con la ayuda de los obispos, atacase la indisolubilidad del matrimonio. El día de su propia decapitación fue [6 de julio de 1535], y sentí como si mi cabeza me fuera arrancada



Seguramente me preguntarás qué tiene que ver todo esto con Amoris Laetitia y tu actual Papa Francisco. Les digo lo siguiente: ¡como ahora, todo está en juego! Bajo el disfraz de una misericordiosa pastoral sin límites claros -y con referencia adicional a una conciencia equivocada y a las realidades individuales de la vida de los llamados divorciados en nuevo matrimonio- hay ahora este intento análogo de desquiciar aquellas leyes de la Iglesia que siempre han sido consideradas válidas. 

Sí, (un intento) desquiciado! ¿Por qué? Quiero decirle honestamente cómo lo veo: ¡para complacer y complacer al mundo! Sí, es una obvia capitulación de la llamada a vivir la propia vida en lealtad y confianza. Y esto me enfurece como un hombre que ha pasado su vida en medio de diversas disputas académicas, especialmente, ya que la mayoría de todas ellas se llevan a cabo con la ayuda de trucos escandalosos

¡También tenéis aquí, en una nota de pie de página, la puerta abierta para la recepción de los Sacramentos por los adúlteros! Sí, en una nota al pie. ¿Realmente pensó su autor que la gente lo pasaría por alto? 



Como parece, esto es lo que realmente ha sucedido con algunos. Es por eso que algunos de vosotros dicen: Amoris Laetitia (AL) no ha cambiado nada, después de todo! ¡Todo sigue igual! 
¿Eso significa que esta famosa nota de pie de página no es importante? Otros, sin embargo, hacen que parezca que esta nota de pie de página es el núcleo del mensaje. Sí, dicen, la enseñanza, por supuesto, ha cambiado. Ese es el mensaje que, más recientemente, nos viene de la hermosa región de Vorarlberg [región en el suroeste de Austria; El Dr. Büning se refiere aquí al Obispo Benno Elbs, M.H.]

Hay otras voces que salen de vuestro honorable círculo eclesiástico, que dicen que todo el mundo tiene que decidir por sí mismo, después de examinar su conciencia, si puede o no ir ahora licitamente a la Santa Comunión. ¿De verdad? ¿De qué tipo de conciencia sincera estamos hablando? Una conciencia que está orientada hacia las leyes de Dios no puede llegar a una decisión tan absurda. Eso es como  lo aprendí en mis propios estudios de teología
Y luego se citan en este texto papal algunas autoridades honorables, pero se citan fuera de contexto y sólo para dar al texto la apariencia de catolicidad. ¡Te aseguro que un Santo Tomás de Aquino dejaría de lado tal texto [AL] por su estilo de aficionado (a la teología)! Prefiero ni pensar cuál sería su propia evaluación del verdadero contenido del texto .

Y vosotros, Cardenales, ¿qué estáis haciendo? Casi todos habéis estado callados durante meses y transmitís a los fieles católicos la impresión de que este cambio reciente de enseñanza es, después de todo, bastante aceptable. Sólo cuatro -sólo cuatro- hombres valientes de vuestro círculo se han atrevido a presentar al papa sus justificadas dudas. Pero, él, ni siquiera considera que sea necesario, y menos aún honorable, responderles. Más bien, en las últimas semanas, varios vasallos fueron enviados en una misión dudosa, con el fin de intimidar a estos cuatro cardenales. ¡Oh, qué corrupción moral en una Iglesia que supuestamente ha estado tan ansiosa por abrirse a un continuo diálogo! Para ser honesto, nos habíamos comportado - a veces - mejor hace quinientos años!

Sólo quiero recordaros ahora el mal ejemplo que vuestros compañeros obispos dieron en Inglaterra, en la época de Santo Tomás. ¿Deseáis también entrar en la historia de la Iglesia de esta manera? ¿Queréis presentaros como tales a Aquel que ha dado a los hombres el matrimonio como un vínculo indisoluble? Por favor, preguntaros, en vuestra conciencia profunda y bien formada, estas mismas preguntas y orad aquí, especialmente para obtener la intercesión de tres santos que son todos mártires del Sacramento del Matrimonio: San Juan Bautista, St John Fisher y St. Thomas More. 
Como fue el caso entonces, también hoy parece ser los laicos, especialmente, los que han dado un paso adelante y les han pedido a los Prelados -y desde hace algunos meses- que protejan el Sacramento del Matrimonio. Espero que vosotros, obispos, examinéis intensamente una vez más vuestras propias conciencias sinceramente en este asunto esencial. Yo mismo -como sabéis- soy también un clérigo ordenado sacramentalmente -de hecho un sacerdote agustiniano- y por lo tanto no puedo hablar de matrimonio como tal, al menos no desde fuera de mi experiencia íntima personal. Pero, una cosa que puedo y debería decir es: he sufrido durante toda mi vida bajo el triste hecho de que yo era un niño nacido fuera del matrimonio. 

Siempre he sentido que esto era una mancha. Por lo tanto, tanto más me complacía ver -especialmente durante mis muchas visitas y estancias prolongadas en la casa de Tomás Moro- cuán delicioso este Sacramento del Matrimonio es para la humanidad. En ese momento, escribí las siguientes palabras sobre el matrimonio: El matrimonio fue aprobado por Cristo en Caná; Fue aceptado como parte de la naturaleza creada. No fue instituido por Licurgo, Moisés o Solón, sino por el Creador del Universo, porque Dios dijo: "No es bueno que el hombre esté solo", y creó a Eva, no de la tierra, como Adán, sino de su costilla, para que nadie estuviera más cerca de él y más íntimamente, que su cónyuge. También después del Diluvio, Dios dijo a la humanidad: "Sé fructífera y multiplicaos". ¿No se debe, pues, honrar el matrimonio, quizás antes de todos los demás sacramentos, porque fue establecido primero y por la acción de Dios mismo? Los otros Sacramentos fueron establecidos en la tierra [después de la Caída], pero aquel lo fue en el Paraíso; Los otros como medios de curación, pero este como una comunidad de felicidad [que incluiría a los niños]. Los otros fueron dados para (ayudar) a la naturaleza caída, éste, sin embargo, fue dado durante nuestra naturaleza virgen. Si honramos las leyes humanas posteriores, ¿cuánto más debemos honrar la ley del matrimonio que hemos recibido de Aquel que nos dio la vida? El incentivo a través del amor -que es tan necesario para el matrimonio- proviene de la naturaleza creada, y todo lo que proviene de la naturaleza [por virtud de la Creación] es puro y santo. La forma más piadosa de vivir - en pureza y castidad - es el matrimonio. (Citado en: Walter Nigg, Erasmus von Rotterdam, Christliche Humanität, Ostfildern 1983, pág. 9 f.) 

Por favor, cuidad de que la forma más piadosa de vivir y formar a los niños para la vida eterna continúe siendo protegida por la Iglesia de hoy; Y exhortad, por tanto, al Pedro de hoy a confesar clara e inequívocamente las propias palabras de Nuestro Señor, según las cuales el matrimonio es indisoluble. 

Con estas breves consideraciones y con mis mejores deseos para el Año Nuevo, me despido,


Erasmo de Rotterdam 

****************************************************************
Traducido del alemán al inglés por Robert y Maike Hickson para OnePeterFive http://www.onepeterfive.com/provoked-unsettled-catholic-laymans-earnest-commentary-moral-tale/

El Dr. Markus Büning nació en Ahaus (Westfalen, Alemania) en 1966. Estudió Teología y Filosofía Católicas en Münster y München. Después de graduarse en 1990, estudió Derecho en Konstanz y Münster. Recibió su doctorado en Derecho en 2001 de la Universidad de Münster. Entre otras cosas, ha trabajado como Asistente Académico en las Universidades de Münster y Konstanz; Como abogado administrativo en varios departamentos; Y finalmente como representante del alcalde de Gronau (Westfalen). Es autor de varios libros, con un enfoque reciente en los libros teológicos sobre la vida de los santos. Además, ofrece visitas guiadas teológicas de varios museos. El Dr. Markus Büning está casado y tiene dos hijos. Vive con su familia en Münsterland.

Comentarios