Cd. Wuerl: la conciencia basta para poder comulgar



Cardenal Wuerl: Las personas se juzgan a sí mismas para recibir los sacramentos

¿Qué más esperarías de un amigo modernista de Francisco? Como de costumbre, Amoris Laetitia es la justificación.

El Cardenal Donald Wuerl de Washington, DC, está informando a sus sacerdotes y seminaristas que en la implementación de Amoris Laetitia, los laicos por sí solos son responsables de sus propias elecciones morales, que incluyen si y cuándo recibir los sacramentos. 

En tres intervenciones de este mes sobre la exhortación papal sobre el matrimonio, el arzobispo de Washington se está centrando en el papel de la conciencia de cada parroquiano, sin mencionar el papel del sacerdote para salvaguardar la sacrílega recepción de la Santa Comunión por el canon 915, que prohíbe a aquellos en pecado manifiesto y grave, acercarse a recibir la Eucaristía.

El Canon 915 prohíbe a los que están en un estado de pecado manifiesto y grave acercarse a recibir la Eucaristía.

Hablando con sus seminaristas el 21 de enero, el cdl. Wuerl les dijo que deberían, como futuros sacerdotes, afirmar las decisiones morales de su rebaño. "El diálogo pastoral [implica] el desarrollo de la conciencia y también la expresión de un nivel de apoyo o confirmación para el juicio que el individuo está haciendo sobre el estado de su propia alma".

El sacerdote debe ayudar a formar las conciencias de los laicos, dijo el cardenal a sus seminaristas y a sus formadores sacerdotales. "Pero el juicio real de la conciencia y por lo tanto la culpabilidad ante Dios por una acción específica pertenece al individuo", añadió.

Sus comentarios vienen en medio de la controversia en curso de si Amoris Laetitia admite divorciados civilmente divorciados el acceso a los sacramentos mientras que eligen permanecer sexual activa.

El taller para seminaristas se basó en las directrices de Wuerl sobre la exhortación apostólica (AL) que se publicaron en la página web de la diócesis el 16 de enero. Las pautas, tituladas "Reflexiones sobre Amoris Laetitia", se hicieron eco de este mismo punto. Después de decir que el sacerdote puede ayudar a formar la conciencia de una persona, las directrices repiten textualmente que cada individuo lleva su propia "culpabilidad moral ante Dios por una acción específica".

Comentarios