¿Felicitará Francisco al antiabortista Trump?

ESTAMOS ESPERANDO QUE FRANCISCO
ABRA SU BOCA PARA FELICITAR A TRUMP
POR SUS MEDIDAS CONTRA EL ABORTO 


El 23 de enero, una de las primeras disposiciones del nuevo presidente, fue prohibir que organismos no gubernamentales que practiquen o promuevan el aborto como política de control natal fuera del país, sea financiado con el dinero de los contribuyentes estadounidenses.


"Obispos" felicitan a Trump por cortar
financiamiento a abortos fuera de EEUU

Francisco dijo que no se pronunciará sobre el nuevo presidente de los Estados Unidos, hasta evaluar las acciones que éste emprenda. ¡Qué evaluación le merecerá a esta? Pero, algo es algo, por lo menos Timothy Dolan lo hizo. 


WASHINGTON D.C., 24 Ene. 17 (ACI).- El "Cardenal" Timothy Dolan, presidente del Comité para Actividades Provida de la Conferencia de "Obispos" "Católicos" de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), felicitó al nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por firmar una orden ejecutiva que prohíbe el financiamiento, con fondos públicos, a organizaciones no gubernamentales que realizan o promueven abortos como práctica de control natal fuera del país.
[Puede leer: Donald Trump firma orden que impide a Estados Unidos financiar abortos en el exterior]
En la mañana del 23 de enero, Trump reinstauró la “política de Ciudad de México”, que prohíbe que fondos de los impuestos de los estadounidenses financien abortos en el extranjero. Esta norma, que lleva el nombre de la ciudad en la que fue anunciada, fue originalmente implementada en 1984 por el entonces presidente Ronald Reagan.
Derogada por Bill Clinton durante su gobierno, reinstaurada por George W. Bush y nuevamente eliminada por Barack Obama, la política de Ciudad de México es considerada una guía de cómo actuará el gobierno entrante en materia de aborto.
En un comunicado publicado en el sitio web de la USCCB, el 23 de enero, el Cardenal Dolan señaló que “aplaudimos la acción de hoy del presidente Trump, de restaurar la política de Ciudad de México, que evita que dinero de los contribuyentes vaya a organizaciones no gubernamentales que promueven o realizan abortos en el extranjero (a menudo en violación de las propias leyes del país anfitrión)”.
“Este es un paso positivo para restaurar y hacer cumplir importantes políticas que respetan el derecho humano más fundamental –el derecho a la vida– así como el consenso antiguo, bipartidista, contra obligar a los estadounidenses a participar en el acto violento del aborto”, señaló.
Una encuesta publicada el 23 de enero de este año, por Marist Poll, el 83% de estadounidenses apoyan normas como la política de Ciudad de México. Esto incluye a un 73% de personas que se identifican como “pro-choice” (pro-aborto).

Comentarios