La blasfemia del engañador ya cubre la Tierra

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a la humanidad—Recibido por “Discípulo", 24 de diciembre, 2016 


El mundo se conmocionará en breve con noticia terrible que llega de Asia
El dominio del Nuevo Orden Mundial impondrá en medio del caos financiero una medida extrema de control por medio de los que gobiernan México, Estados Unidos y Canadá.

El conflicto bélico se está desarrollando ultra-secretamente, complot en el Vaticano será denunciado pero encubierto por la mafia de cardenales masones.
El sistema de cosas que ha regido por años los destinos de muchas generaciones ha llegado a su fin. Un Nuevo Orden Mundial ya está entre vosotros.
Elio y hielo rodearán el planeta con frío glacial. Seréis golpeados por el trozo del astro.
Si el mundo tomara en cuenta Mis advertencias, si los hombres abrieran sus oídos y sus corazones a Mis profetas, Yo el Señor, pudieran aún mitigar el castigo que Mi Padre ha preparado para Mis enemigos. Sería reducido en gran manera, pero, oh humanidad insensata y cruel generación pervertida, alerta pues.
¿Hasta cuándo abusarán de Mi Confianza? ¿Hasta cuándo se cansarán de vuestras abominaciones y pecados? Ah Discípulo, escribe nuevamente Mi queja y Mi sentir, Mi Corazón está traspasado ya con la aguda flecha de la traición, y aún os preguntáis ¿Dónde está la promesa del Cielo Nuevo y la Nueva Tierra y dónde aún Mi Brazo Poderoso para salvar?

No sois más que los herederos de las blasfemias, hijos del padre de la mentira porque no queréis conocer la Verdad. Por eso vuestro planeta está agonizando.

‘Discípulo’, escribe para los que te acosan preguntándote la fecha del Aviso y contesta de parte Mía a la generación de incrédulos que basan su felicidad en fechas y cifras, pero sin pedirme la conversión de vuestros corazones.
Voy a sacudir la Tierra y el bramido del mar os asustará. Este mundo surgió de la nada por mandato de la Voz poderosa de Mi Padre vuestro Padre y ciertamente a la nada volverá y si te preguntan, Oh ‘Discípulo’ acerca del motivo de tu tristeza, ¡Diles que tu Dios está triste porque habéis rechazado la voz profética!

¿A quién le importa más el conocimiento y la revelación? Haré Yo el Señor que las voces altaneras que se alzan contra Mi Cruz y contra Mi Divinidad se pierdan en el olvido obscuro de la indiferencia porque con la Iluminación de las Conciencias llamaré a cada hombre y a cada mujer para que se den cuenta delante de Mi Faz de sus blasfemias y herejías.

Va avanzando la cruel y despiadada apostasía, la blasfemia del engañador ya cubre la Tierra y pronto está el cisma más doloroso en Mi Iglesia que dará curso y poder al demonio de la traición.

Quiero entrar a cada corazón, pero ya muchos corazones están cerrados. La soberbia llena el corazón del hombre. La avaricia, la lujuria y el egoísmo se están apoderando de muchas almas. Los hijos predilectos de satanás son los 7 pecados capitales.

De improviso viene la Justa Ira de Mi Padre. Cuando esta se encienda nadie ni nada la podrá apagar. Será como un gran fuego que todo purificará.
El cielo se estremecerá y los 7 Poderosos Truenos de Su Justicia se oirán desde cualquier parte de la Tierra. Es la última hora, buscaréis a Mis consagrados, profetas y siervos pero estos no serán encontrados, pues Yo Jesús, los ocultaré de las miradas curiosas del mundo y preservaré en ellos el recto juicio, porque ellos han recibido de Mí el poder de juzgar a los reyes de este mundo y al mundo con todo lo que contiene.

Ay de ti humanidad que rechazaste Mi Voz y Mi Sangre. Iréis de tribulación en tribulación, llanto sollozo habrá y no encontrarás consuelo. Sentiréis dolores de parto y angustia de mujer pronta a dar a luz.

Yo, el Justo Juez llamaré a los pueblos de la Tierra, a sus reyes y gobernantes, me enfrentaré a ellos y os declararé el día del Aviso sus blasfemias, herejías y pecados. Vuestras culpas arderán delante de Mí.

Si vieran Mi Gloria, por eso dice la Escritura “se golpearán el pecho porque mirarán al que traspasaron”, entonces Mis ángeles harán que así como se conoce la Misericordia, así también sea conocida Su Justicia.

Sobre los inocentes, pobres y humildes asentaré Mi Trono y daré a cada uno lo que le corresponde, el salario que merecéis por vuestros afanes. Venid pues ante Mí os dice el Rey de la Misericordia, doblegad ante Mí vuestros corazones altaneros.

Yo reinaré aún sobre este mundo corrompido y haré valer la Ley en todos los corazones. Pensad bien en este mensaje.
Yo el Alfa y la Omega les doy Mi Luz, tened paz.

IXTUS

Comentarios