Mensaje en torno al Aviso

 

El Sagrado Corazón de Jesús le hizo una revelación a Vassula Ryden vidente del Aviso, bajo la línea de una clara Iluminación de la Conciencia que tendrán todos los hombres.
Fue el 15 de septiembre de 1991 en que el Señor Jesús le dicta a Vassula el siguiente y completísimo mensaje en torno al Aviso:
“Apóyate en Mí bendita de mi alma, te doy Mi Paz, escribe: Oh, Jerusalén (generación), voltea tus ojos al este y al oeste; voltea tus ojos al norte y al sur que Yo estoy ahí. Yo te digo verdaderamente que Mi Espíritu será derramado sobre ti y Mi Imagen será esparcida por toda la faz de la tierra . Lo que he planeado pasará y lo que te he dicho se cumplirá. Acércate a Mí y escucha cuidadosamente: 
Durante toda la vida, generación, te burlaste de Mi Ley y te has ido rebelando; ¿Alguna vez estarás preparada para encontrarte con tu Dios? Yo, muy pronto voy a pasar a través de ustedes, será más pronto de lo que piensas. Estos serán mis últimos avisos. Yo te digo solemnemente: sacúdete el polvo que te cubre y levántate de la muerte. ¡El Final de los Tiempos está más cerca de lo que piensas!
“Pronto, muy pronto abriré Mi Santuario del cielo y ahí se quitará el velo de tus ojos, y tú percibirás como una revelación secreta; entonces un aliento se deslizará sobre tu rostro y los poderes del cielo se sacudirán, ráfagas de luz estarán seguidas por truenos; repentinamente sobre ustedes vendrá un tiempo de gran aflicción sin paralelo desde que las naciones existieron por primera vez. 
“Yo le voy a permitir a tu alma percibir todos los eventos de su vida, los voy a desfilar uno a uno para consternación de tu alma, y te vas a dar cuenta de cuánta sangre inocente tus pecados han derramado de almas víctimas; y haré entonces que tu alma se dé cuenta que nunca ha seguido Mi Ley; como desenrollar un pergamino, abriré el Arca de la Alianza y los haré conscientes de su iniquidad. 
“Si todavía sigues vivo y parado sobre tus dos pies, entonces tu corazón verá todos tus pecados del pasado y el remordimiento se apoderará de ti, y tú con una gran angustia y agonía sufrirás, porque constantemente estuviste profanando Mi Santo Nombre y rechazándome y te estremecerás cuando te veas como cadáver en descomposición, devastado por gusanos y buitres. 
“Y si a estas alturas tus pies te siguen deteniendo, Yo te mostraré lo que tu alma, que es Mi Templo y Mi Morada, estuvo cuidando todos los años de tu vida; en lugar de Mi Sacrificio Perpetuo, verás para tu consternación, que estuviste acariciando a la serpiente, y que tú levantaste esa abominación devastadora de la que hablaba el profeta Daniel en lo más profundo de tu alma… cuando ese día venga, las escamas que hay en tus ojos caerán y así te podrás dar cuenta de que estás desnuda y que en tu fuego interno eres tierra en sequía… infeliz criatura, tu rebelión y tu negación de la más Santa Trinidad te convirtió en renegado y en perseguidor de mi palabra… para ese entonces tus lamentos y tus gemidos serán oídos sólo por ti. Yo te digo en verdad… te vestirás de luto y llorarás pero tus lamentos los escucharán sólo tus propios oídos…” 
Del mensaje citado, observamos que Dios le ha mostrado a Vassula que este Juicio tendrá tres fases “condicionales”, es decir: si las personas se convierten en la primera, no tendrán, en principio, que pasar a la segunda; si en la segunda no cambian de actitud, entrarán en la tercera. Así, tenemos lo siguiente:
Primera fase:Una Luz Sobrenatural revelará instantáneamente a los hombres la presencia de Nuestro Señor Jesucristo, y bajo esta Luz cada uno verá todos los acontecimientos de su vida, lo cual llevará a todos a una angustia como nunca antes habían tenido. Cada uno verá cuánta sangre de almas víctimas inocentes ha sido derramada por culpa de los propios pecados, y cada uno verá cómo nunca ha seguido la Ley del Señor.
Los que bajo esta Luz logren el arrepentimiento que Dios quiere, no tendrán aparentemente que sufrir la segunda fase de este Aviso mundial.
Segunda fase:En un instante cada uno verá a Dios en su Luz celestial, y bajo esa Luz todos verán más claramente todavía sus pecados en una angustia infinita e inmensa agonía y cada uno comprenderá cómo ha rechazado a Dios y profanado Su Nombre, y cada uno se verá como un cadáver putrefacto devorado por gusanos.
Si la persona no logra esa conversión requerida por el cielo, tendrá que pasar por la tercera fase.
Tercera fase:El alma verá cómo en el lugar del Sacrificio Perpetuo, en su corazón ha alimentado una serpiente en la abominación de la desolación. Es la blasfemia, que corta todo lazo de unión del hombre con Dios y que vuelve a la persona un renegado; se lamentará pero nadie escuchará sus lamentos. Si la persona no logra la conversión en esta última fase, podría morir del shock o de la impresión que le producirá esta advertencia de Dios, o quedarse radicalmente en manos del espíritu maligno.
De todo lo anterior podemos ya establecer algunas conclusiones prácticas de la realidad de este fenómeno universal, el cual pronto toda la humanidad tendrá que enfrentar. Esto lo veremos con mayor detenimiento en nuestro siguiente capítulo.

Comentarios