La intercomunión con protestantes sería blasfemia y sacrilegio (teólogo)



Mons. Nicola Bux (imagen)reflexiona sobre la posibilidad de que este pontificado simpatice con la teoría de la "comunión abierta" del teólogo protestante Jürgen Moltmann.

Por Edward Pentin http://feedproxy.google.com/~r/NationalCatholicRegisterBloggers/~3/O3EzPBfl4Ts/theologian-shared-communion-with-protestants-would-be-blasphemy-and-sacrile

(...)

Mons. Bux responde al National Catholic Register sobre las preocupaciones de que el actual pontificado pudieran simpatizar con una forma de "comunión abierta" propuesta por el teólogo protestante alemán Jürgen Moltmann.Las preocupaciones han surgido principalmente por los propios comentarios del Santo Padre sobre la Santa Comunión y los luteranos, su aparente apoyo a algunos divorciados casados para recibir la Santa Comunión, y cómo otros han usado su máxima repetida sobre la Eucaristía: que "no es un premioara los perfectos, sino una medicina poderosa y alimento para los débiles. “

El debate específicamente sobre la intercomunión con las denominaciones cristianas sigue a las recientes declaraciones del Cardenal Walter Kasper, quien en una entrevista con Avvenire el 10 de diciembre dijo que espera que la próxima declaración del Papa abra el camino para la intercomunión con otras denominaciones "en casos especiales".El teólogo alemán dijo que la comunión eucarística compartida es sólo cuestión de tiempo, y que la participación reciente del Papa en la conmemoración de la Reforma en Lund ha dado "un nuevo impulso" al "proceso ecuménico".El Papa Francisco ha expresado a menudo su admiración por la teología del Cardenal Kasper, cuyo pensamiento ha influido significativamente - y continúa influyendo - en las prioridades de este pontificado, particularmente en la Eucaristía.

Para Moltmann, la Santa Comunión es "la cena del Señor, no algo organizado por una iglesia o una denominación". Él cree que la Iglesia "debe su vida al Señor y su comunión a su cena, no al revés", y por lo tanto su invitación "se dirige a todos a quienes es enviado a invitar”. Si la Iglesia "limitara la apertura de su invitación por su propia voluntad", cree, "sería convertir la cena del Señor en la cena de la Iglesia y poner su propia comunión en el centro, no la comunión con Él.” Usando la expresión 'la cena del Señor'", ha argumentado, "por lo tanto, estamos subrayando la preeminencia de Cristo por encima de su Iglesia terrenal y estamos poniendo en cuestión todas las " cenas de las iglesias "con denominaciones limitadas ..."En su libro de 2011 La Iglesia Católica: Naturaleza, Realidad y Misión, el Cardenal Kasper elogió a Moltmann como un teólogo inspirador, uno de los "grandes" teólogos protestantes, pero prefirió apelar a la idea de auténtica de "catolicidad" (universal) más que a la de "comunión abierta "

Esta es la respuesta de Msgr. Bux a los argumentos propuestos por la "comunión abierta" y la intercomunión. Santo Tomás de Aquino responde a la cuestión en respuesta (en la lll parte) cuestión 80, artículo 4 en su Summa Theologiae:

Respondo: En este sacramento, como en los otros, lo que es sacramento es signo de lo que es la cosa producida por el sacramento. Ahora bien, la cosa producida por este sacramento es doble, como se ha dicho ya (q.60 a.3 s.c.; q.73 a.6). Una, significada y contenida en el sacramento, y que es el mismo Cristo. Otra, significada y no contenida, y que es el cuerpo místico de Cristo: la sociedad de los santos. Por tanto, quienquiera que recibe este sacramento, por el mero hecho de hacerlo, significa que está unido a Cristo e incorporado a sus miembros. Pero esto se realiza a través de una fe formada, fe que nadie que esté en pecado mortal tiene. Es claro, pues, que quienquiera que reciba este sacramento en pecado mortal, comete una falsedad con él. Por lo que incurre en
sacrilegio como violador del sacramento y, consiguientemente, peca mortalmente.



Si recibo la comunión, me declaro uno con Cristo, hasta el punto de que lo "como"; 
Pero la separación real (o simplemente la unión potencial) de Cristo y la Iglesia se encuentra objetivamente en:

A) Aquellos que no tienen la gracia y

B) Aquellos que no tienen fe, haciendo que el "consumir" a Cristo (es decir, el estado de ser uno con él - verdaderamente presente - y con la Iglesia), sea una mentira.

Por consiguiente:

1) A través de la lectura del Evangelio de Juan capítulo 6, o especialmente la primera carta de Pablo a los Corintios, capítulo 11, se entiende que esto es contrario a la Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, porque para recibir la Comunión uno debe tener emprendida la iniciación cristiana (bautismo y confirmación). Además, si la persona había caído en pecado grave, ha tenido que haber hecho el viaje penitencial, especialmente la confesión sacramental. La iniciación y el viaje penitencial demuestran realmente que el que quiere comulgar debe haber entrado primero en la comunión de la fe de la Iglesia; O si se habían alejado debido a un pecado grave o cisma o herejía, deben volver a entrar por penitencia.


El Papa San Juan Pablo II respondió a la idea de Moltmann en su encíclica Ecclesia de Eucharistia, cuando escribe:

"La celebración de la Eucaristía, sin embargo, no puede ser el punto de partida de la comunión, sino que presupone que la comunión ya existe, una comunión que busca consolidarse y perfeccionarse." El sacramento es una expresión de este vínculo de comunión, Invisible, que en Cristo y por obra del Espíritu Santo nos une al Padre y entre nosotros y en su dimensión visible que implica la comunión en la enseñanza de los Apóstoles, en los sacramentos y en el orden jerárquico de la Iglesia . "(35)

2) Si la Santa Sede cambia absurdamente la regla, es decir, si es capaz de llevarla a cabo sin tener iniciación cristiana (bautismo y confirmación) o, sin haber hecho confesión sacramental, iría contra la Revelación y el Magisterio del Santo Santo Y la Iglesia Apostólica Católica, incitando a los fieles a cometer blasfemia y sacrilegio.

Es cierto que todas las denominaciones cristianas se refieren a Jesucristo, pero "según la convicción de los católicos", Juan Pablo II recordó, el 17 de noviembre de 1980, en el Consejo de la Iglesia Evangélica de Alemania, "la disidencia se relaciona con "lo que Cristo es", "es Su": Su Iglesia y su misión, su mensaje y sus sacramentos e instituciones que se ponen al servicio de la palabra y del sacramento ".

Por lo tanto, la fe que los protestantes profesan en el bautismo no es católica, en particular porque no tienen el sacramento de la Confirmación: por lo tanto, al no ser capaces de hacer el viaje de iniciación, no pueden recibir la Eucaristía.

Por último, los protestantes no tienen el Sacramento de la Penitencia (Confesión y Reconciliación), por lo que no pueden volver a la comunión eucarística ".



Además de los comentarios de Mons. Bux, los teólogos también señalan que la Comunión compartida con los luteranos, por ejemplo, contradice directamente el Canon II del Concilio de Trento sobre el Santísimo Sacramento de la Eucaristía:

"Si alguien dice que en el sagrado y santo sacramento de la Eucaristía la sustancia del pan y del vino permanece conjuntamente con el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo, y niega ese maravilloso y singular cambio de toda la sustancia del pan en El cuerpo y toda la sustancia del vino en la sangre, quedando sólo las apariencias del pan y del vino, cuyo cambio, la Iglesia Católica con mayor acierto llama transubstanciación, que sea anatema ".

El canon condena la doctrina luterana de la Consubstanciación que sostiene que la "sustancia" fundamental del cuerpo y la sangre de Cristo están presentes junto a la sustancia del pan y del vino, los cuales permanecen presentes. Esto significa que si alguien animara a un luterano a recibir la Santa Comunión en la Iglesia Católica -incluso en circunstancias excepcionales- estaría en un error a menos que esos mismos luteranos rechazaran las doctrinas luteranas sobre la Eucaristía.

Pero si ése fuera el caso, y ellos creen lo que la Iglesia Católica cree, y no creen lo que la Iglesia Luterana enseña, entonces planteo la pregunta: ¿por qué no simplemente se vuelven católicos? Un teólogo que prefirió permanecer anónimo le dijo al NCRegister que si algún luterano se siente "herido" o "privado" al no poder recibir la Santa Comunión en la Iglesia Católica, ellos "deberían preguntarse: ¿por qué no nos sentimos heridos o privados cuando recibimos la comunión inválida por parte de los ministros inválidamente ordenados en la Iglesia Luterana? "

El Canon II, según él, se basa en la Escritura (1 Cor 11,27) y la Tradición (Didache 9,5; 10,6; 14,1; y San Justino Mártir, 1ª Apología c.66).

Concretamente sobre el tema de la intercomunión, el Catecismo de la Iglesia Católica (1400) afirma:

"Las comunidades eclesiales derivadas de la Reforma y separadas de la Iglesia Católica" no han conservado en su plenitud la realidad propia del misterio eucarístico, sobre todo por la ausencia del sacramento del Orden. "Es por esta razón que, para la Iglesia Católica, la intercomunión eucarística con estas comunidades no es posible. ".











Comentarios