Trump y 2 buenas noticias

La Primera:

Sessions afirma que Roe v. Wade ‘violó la Constitución’

Lola González
13 enero, 2017 
sessions
El republicano designado por Donald Trump para ser fiscal general de Estados Unidos sostiene que la sentencia de 1973 fue una de las peores decisiones del Tribunal Supremo. 
El republicano Jeff Sessions, designado por Donald Trump para ser fiscal general de Estados Unidos, fue interrogado sobre sus convicciones pro-vida durante su audiencia en el Senado que debe confirmar su nombramiento.
A lo largo de su trayectoria política, Sessions ha defendido el derecho a la vida en reiteradas ocasiones y abogó por investigar a Planned Parenthood después de que esta organización fuera acusada de traficar con los órganos de fetos abortados.
La senadora Dianne Feinstein preguntó a Sessions si seguía pensando -como había sostenido en declaraciones anteriores- que Roe v. Wade era una de las peores decisiones del Tribunal Supremo. “Lo es”, respondió el republicano.
“Creo que violó la Constitución”, añadió Sessions, al tiempo que reconoció que se trataba de la ley y que, por tanto, tenía que ser respetada.
En el año 1973, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dio a conocer su decisión en el caso Roe v. Wade que legalizó el aborto en todo el país. Desde entonces, se ha acabado con la vida de millones de niños no nacidos de forma legal.
La historia detrás de Roe v. Wade
En 1970, las abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington presentaron una demanda en Texas en representación de Norma McCorvey, bajo el seudónimo de “Jane Roe”, una mujer que quería abortar y afirmaba que su embarazo había sido fruto de una violación.
Sin embargo, años después, una arrepentida Norma McCorvey reconoció que parte de su declaración no era verdad y denunció haber sido utilizada como un peón por quienes buscaban un caso para legalizar el aborto. 
En diversas entrevistas y declaraciones públicas a lo largo de estos años, McCorvey ha admitido que nunca tuvo un aborto y que el embarazo no había sido producto de una violación. En el año 2005, McCorvey pidió al Tribunal Supremo que revisara la sentencia de 1973, pero su demanda fue denegada.
En los últimos años, McCorvey se ha convertido en miembro del movimiento pro-vida estadounidense ye ha luchado por defender el derecho a la vida de los no nacidos.
Cuando se cumplió el cuarenta aniversario de Roe v. Wade, McCorvey explicó en un vídeo: “En 1973 yo estaba muy confundida y luché por conseguir un aborto legal, pero la verdad es que tengo tres hijas y nunca he tenido un aborto. Sin embargo, al conocer a Dios, me di cuenta que mi caso, el cual legalizó el aborto, fue el error más grande de mi vida. Ahora estoy dedicado a la difusión de la verdad sobre la preservación de la dignidad de toda vida humana desde la concepción natural hasta la muerte natural”.
La Segunda:

Pence afirma que Trump revocará el Obamacare en su primer día de mandato

pence
Bajo el amparo de esta ley, el Gobierno de Barack ha ido implantando de manera progresiva el aborto y la ideología de género en la sociedad americana.

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha visitado este miércoles el Congreso para pedir a los legisladores demócratas firmeza contra los esfuerzos republicanos para derogar su reforma sanitaria, que incluirán acciones ejecutivas de su sucesor, Donald Trump, desde su primer día en la Casa Blanca, el 20 de enero.
En paralelo a la reunión de Obama con sus colegas de partido, el vicepresidente electo de EEUU, Mike Pence, ha mantenido un encuentro con legisladores republicanos, también en el Capitolio de Washington, para dejarles claro que la primera acción del nuevo Congreso instalado este martes debe ser “derogar y reemplazar Obamacare”, como se conoce a la ley sanitaria.
Pese a la insistencia de los periodistas, Obama no ha hecho declaraciones al abandonar el Capitolio y ha dicho escuetamente que su mensaje a los demócratas fue: “Cuiden del pueblo estadounidense”.
En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, ha detallado después que Obama habló con los congresistas de las consecuencias “obvias y tangibles”, también “devastadoras”, que tendría desmantelar Obamacare para ciudadanos de todo el país, entre ellos los alrededor de 22 millones que han accedido a cobertura sanitaria gracias a esa ley.
Derogar Obamacare “no es una mejora”, ha asegurado Earnest al anotar que el propio Obama ha reconocido que la ley no es perfecta, pero nunca ha encontrado “voluntad” entre los republicanos para tratar de enmendar sus puntos débiles.
Obama también ha aconsejado a los demócratas que se opongan a “rescatar” a los republicanos ayudándoles a aprobar medidas para reemplazar Obamacare, de acuerdo con información de varios de los presentes en el encuentro, que fue a puerta cerrada, citada por la cadena CNN.
Tras la reunión con el presidente, los principales líderes demócratas del Congreso comparecieron en una rueda de prensa para vender que los republicanos “no tienen idea” ni un plan concreto para sustituir Obamacare, en línea con lo expuesto también por la Casa Blanca.
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, ha remarcado que la consecuencia de derogar Obamacare será “volver a enfermar” al país y no a “hacerlo grande”, parafraseando el lema de campaña de Trump.
Por su parte, la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, ha declarado que la atención sanitaria “es un derecho, no un privilegio”, y que Obama les ha preguntado si están “listos” para pelear en el Congreso por Obamacare.
Un nuevo sistema de salud con “más opciones” y “más libertad”
Este pasado martes se ha inaugurado el nuevo periodo de sesiones del Congreso, donde los republicanos mantienen su mayoría en ambas cámaras y han puesto ya en marcha una iniciativa para permitir que la ley sanitaria pueda derogarse en esa cámara con solo 50 votos a favor, en lugar de los 60 normalmente necesarios.
Esa iniciativa instruye, asimismo, a los comités del Congreso a tener listo un proyecto de ley para derogar Obamacare antes del 27 de enero.
Pero este miércoles Pence ha detallado, además, que Trump emprenderá acciones contra Obamacare desde su “primer día” en el Despacho Oval, con la firma de varias órdenes ejecutivas para complementar los esfuerzos iniciados en el Congreso.
En una rueda de prensa junto a Pence y otros líderes republicanos, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha subrayado que, una vez que se logre derogar la reforma sanitaria de Obama, hay que garantizar que haya una “transición estable” hacia un nuevo sistema de salud con “más opciones” y “más libertad”.
“Esta ley ha fracasado”, ha sentenciado Ryan sobre Obamacare, promulgada en 2010, que establece la obligatoriedad de contar con un seguro médico y considerada el mayor logro legislativo de los ocho años de mandato de Obama.
Hace un año, en enero pasado, los republicanos lograron sacar adelante en el Congreso una ley para dejar sin efecto buena parte de la reforma de salud, pero Obama la vetó en cuanto llegó a su escritorio.
Cabe recordar que, bajo el amparo del Obamacare, el Gobierno de Barack ha ido implantando de manera progresiva el aborto y la ideología de género en la sociedad americana. Los centros hospitalarios que no realizaban abortos ni cambios de sexo han sido amenazados por esta ley. Asimismo, recordamos como Obama buscaba que entidades religiosas financiaran el negocio del aborto en el país.

Comentarios