¿Una Dubia para Lutero?





Por Andrew Parrish
Pewsitter.com

¿Es necesario una Dubia para la cuestión de Lutero?

De las dos grandes controversias públicas que actualmente existen en la Iglesia, uno es incuestionablemente el escándalo de Amoris Laetitia, y el otro es posiblemente el esfuerzo continuo para salvar a Martín Lutero. La alabanza contundente que emana del Vaticano, incluso frente a los recordatorios de los eruditos acerca de la verdad histórica, ha confundido a muchos. Parece, en lugar de alentar el progreso ecuménico que es su objetivo pretendido, fomentar un tipo de sincretismo indiferente.

Como se nos ha recordado recientemente: Martín Lutero era, entre otras cosas, un hombre con mal genio y malvado, un hombre que nunca podía admitir que estaba equivocado, un violento antisemita, autoproclamado editor bíblico , un negador público de la autoridad de la Iglesia Católica, un sacerdote renegado que abandonó las órdenes sagradas para casarse, y un predicador cuya declaración más famosa fue "peca con valentía". Es difícil ver, incluso en la caridad, de qué clase de Evangelio podría ser testigo.

"Sed pecadores y pecad con valentía, pero creed y regocijaros aún más en Cristo ... Ningún pecado nos separará de Cristo, aunque cometamos fornicación y asesinato mil veces al día". (De la carta de Lutero a Philip Melanchthon, 1 de agosto de 1521, LW Vol. 48, págs. 281-282)

Recientemente, el Papa Francisco ha declarado que Lutero fue un "testigo del Evangelio". ¿Cuál es, de hecho, su "testimonio del Evangelio?" El Evangelio es una exposición reveladora de Jesucristo como el Hijo de Dios, y Dios mismo, una figura que por esta posición posee la autoridad moral última y posee la Verdad respecto a la cual depende el destino de la humanidad. Un testigo del Evangelio es alguien que testifica, con palabras y acciones, con la Verdad de esta revelación. La Iglesia Católica afirma que parte de esta revelación de Cristo, Dios, es la fundación de esa Iglesia Católica como única heredera legítima de la autoridad moral del mismo Dios. ¿Cómo puede alguien que niega la autoridad dada por el Evangelio, ser testigo de ese Evangelio?

Este es sólo el último de muchos de los esfuerzos recientes para renovar la reputación de Lutero. Consideremos el retiro jesuita, protagonizado por Lutero e Ignacio; Discos compactos. La afirmación de Koch de que Lutero ya ha sido "rehabilitado" por tres papas; los comentarios del Papa Francisco sobre el tema en Suecia; el infame "chocolate Lutero" (Estatua de chocolate de Martin Lutero entronizada en el Vaticano para la Reunión de Francisco con los luteranos http://traditioninaction.org/RevolutionPhotos/A700-Luther.htm) en el Vaticano; el Pontificio Consejo afirmando el nuevo estatus ejemplar de Lutero; y la decisión de la Oficina de Correos del Vaticano de emitir un sello conmemorativo de Lutero. Este tratamiento reciente de Lutero por la Iglesia, culminando con la reciente declaración del Papa, puede describirse como adulación, no excomunión.

Cualquier católico fiel que vea esta rehabilitación de Lutero, ante la prohibición aún existente, se queda perplejo. En ausencia de una explicación clara, el tratamiento de Lutero es escandaloso y confuso, al igual que el otro asunto escandaloso y confuso que ocupa tanto espacio en los titulares últimamente. Tal vez una dubia deba ser presentada al Papa sobre este asunto también. Como primera pregunta, ofreceríamos lo siguiente:

¿Cómo puede un hereje excomulgado, ser testigo del Evangelio?

Comentarios