Canonista G Murray: nunca en la historia de la Iglesia se ha permitido la Comunión a adúlteros


Panel de la EWTN analiza el actual desastre que vive la Iglesia Católica

Extractos de la entrevista de Raymond Arroyo:

Empecemos con este polémico - fue publicado como un libro, realmente no es un libro, es un panfleto de 51 páginas. Un título ágil en el típico estilo vaticano: El Octavo Capítulo de la Exhortación Apostólica Post-Sinodal, escrito por el mencionado Cardenal Francesco Coccopalmerio, en el que él declara lo siguiente: las parejas de facto divorciadas y casadas nuevamente, ciertamente no son modelos de uniones en sintonía con la doctrina católica. Pero la Iglesia no puede mirar hacia otro lado. Por lo tanto, los sacramentos de reconciliación y de comunión se les deben dar, incluso a las llamadas "familias heridas" y a muchos, que, a pesar de vivir en situaciones que no están de acuerdo con los cánones matrimoniales tradicionales, expresan el sincero deseo de acercarse a los sacramentos después de un período adecuado de discernimiento.

El entrevistador, Raymond Arroyo, pregunta al sacerdote canonista Padre Murray: ¿Qué le parece esto, en su opinión, y son las buenas intenciones suficientes para recibir la Santa Comunión en la Iglesia Católica?

FR. MURRAY: Esto es realmente un desastre, lo diré directamente. Es una contradicción directa de lo que la Iglesia siempre ha enseñado, de lo que Juan Pablo II, ahora San Juan Pablo II, enseñó en Familiaris Consortio y en documentos posteriores. La idea de que se diga que las personas que viven en una unión adúltera no son exactamente modelos de matrimonio católico, pero, sin embargo, se les debe dar la Comunión - es dejar de lado el mensaje del Evangelio. La Sagrada Comunión es el Pan de Vida dado a aquellos que se acercan al altar en la disposición apropiada, lo que significa que si estás cometiendo pecado mortal, vas a la Confesión. Si planeas cometer un pecado mortal en los días venideros, entonces no puedes ir a la Confesión porque no puedes arrepentirte. Así que es - hay muchos lemas, muchos eufemismos. La Sagrada Comunión no debe ser recibida por personas que contradicen objetivamente la verdad de Cristo. Creo que el cardenal cometió un tremendo error aquí y lo lamento.

(...)

RAYMOND ARROYO: Padre Murray, el cardenal Coccopalmerio ha dicho esto ... él lo planteó como un ejemplo para justificar y fundamentar su interpretación de Amoris Laetitia. Él dijo: "Una mujer que ha estado casada por 10 años con un hombre que fue abandonado por su primera esposa y él se ha quedado con tres niños pequeños, está en esta situación", y luego dice esto, "la mujer tiene plena conciencia de estar en una situación irregular. Ella sinceramente quiere cambiar su vida, pero claramente, ella no puede. Si de hecho dejara la unión con este hombre, los niños estarían sin madre. Por lo tanto, (al abandonar) la unión (concubinato) no estaría cumpliendo un deber moral hacia las personas inocentes ".

¿Usted compra ese argumento?

FR. MURRAY: No lo compro en absoluto. Número uno, esos niños ya tienen una madre. ... [la mujer mencionada]. La segunda esposa, está actuando en el lugar de la madre. Pero tienen una madre, y esa madre tiene deberes con esos niños. En segundo lugar, la Iglesia Católica ha enseñado si hay una razón seria por la que los que están en un segundo matrimonio inválido deben permanecer juntos por el bien de los hijos o por otras razones - por ejemplo, cuidar al cónyuge enfermo - entonces tienen que vivir como hermano y hermana. 
Es un pecado de adulterio. No se permite cometer adulterio. Eso es serio - ese es el sexto mandamiento. Una cosa que realmente me intriga en toda esta discusión es la resistencia a describir las cosas como son. Adulterio significa adulterio. Uniones irregulares - usted puede darle a la palabra "irregular"  todo tipo de significados. Estamos hablando de la verdad del Evangelio aquí. El Señor reafirmó claramente la invalidez, diciendo que usted no puede tener un segundo cónyuge - "el hombre que se divorcia de su esposa y se casa con otro comete adulterio." Debemos tener la franqueza del Evangelio aquí. Eso es lo que el Papa ha pedido, y estoy de acuerdo con Bob - el único que puede resolver este debate es el Papa Francisco y creo que, la caridad pastoral requiere que él resuelva todas estas dudas confusas porque nadie se siente bien cuando hay un cardenal criticando a otro y luego sacerdotes como yo tienen que ir a la televisión y decirle a la gente 'no, las cosas no cambian aunque un cardenal diga que cambian'.

Esto es confuso.

RAYMOND ARROYO: Padre Murray, respecto al consejo de cardenales, los nueve que asesoran al Papa Francisco - emitieron un voto de apoyo para él esta semana. El cardenal Francesco Coccopalmerio, que al parecer tuvo una semana muy activa, estaba hablando con la Associated Press, y dijo lo siguiente: "El cardenal Rodríguez Maradiaga", también miembro de ese nueve panel "hizo una declaración en nombre de todos [De] apoyo total al Papa Francisco y de su obra. Estamos aquí para ayudarlo. Sabe que lo amamos y estamos con él ... "


¿Qué piensa usted de esto? Nunca he visto algo como esto, una especie de prenda de confianza. Quiero decir, el Parlamento ha hecho esto en Inglaterra, pero nunca lo he visto hacer en el Vaticano.

FR. MURRAY: No me gustó cuando me enteré de ello porque [está] agregando un elemento político más a lo que tenemos aquí. Como dice usted, esto es como algo que sucede en una democracia parlamentaria. En este momento hay un serio debate teológico en la Iglesia sobre el significado del octavo capítulo de Amoris Laetitia y sobre si el Papa Francisco tiene la intención de cambiar la enseñanza de la Iglesia acerca de la no viabilidad de que las personas que están en relaciones adúlteras reciban dignamente Sagrada comunión. El cardenal Burke y los otros cardenales quieren una solución - hicieron algo muy respetuoso al exponerlo - [no son] los únicos que se lo están preguntando. Y por otro lado, la editorial vaticana saca este folleto de Coccopalmerio, que nunca habría sido publicado bajo ningún pontífice anterior, puedo garantizarlo. 

Los obispos de Malta dijeron: "Si sientes que estás en paz con Dios, sigue adelante y comulga". Eso no es la teología católica. Esa es una especie de psicología del pop ... no es la Iglesia Católica fiel al Señor. Entonces, sabe, se supone que todos los católicos son leales al Papa. Somos leales al Papa porque él es el líder de nuestra Iglesia. Cuando hay un desacuerdo sobre algo que dice o escribe, lo respetable no es cerrar la boca y fingir que no hay ningún problema. Lo respetuoso es hacer lo que el Cardenal Burke [está haciendo], 'Santo Padre, no podemos entender lo que esto significa. Por favor, déjelo claro. 

¿Qué tenemos ahora? Básicamente hay una especie de pelea de boxeo en curso. Un cardenal dice esto, otro cardenal dice aquello, y ¿se supone que debemos aplaudir a un bando o al otro? Eso es ridículo. Queremos saber cuál es la verdad. Queremos saber que la Iglesia Católica continúa proclamándola, y eso es lo que le estamos pidiendo al Santo Padre.


 RAYMOND ARROYO: Quiero comentar unos cuantos mensajes de correo electrónico de los espectadores que nos están llegando "rápida y furiosamente" y en el twitter. Aquí está el primero: "¿Cuál es el papel de los fieles en la corrección de clérigos que apoyan una lectura heterodoxa de Amoris Laetitia?" 

 MURRAY: Bien, los laicos tienen que dar testimonio de su adhesión a la verdad de la fe y lo hacen expresando en sus propias vidas que nunca se aprovecharán del llamado "permiso" para recibir la comunión indignamente, ni animarán a la gente a hacerlo. Y lo darán a conocer a sus pastores, según lo dispuesto en la ley canónica, dar a conocer sus preocupaciones.

Es interesante. Los clérigos a menudo hablan de la piedad popular como una fuerza en la Iglesia. Sin duda lo es. Bueno, también lo es la fidelidad popular. Cuántos sacerdotes se han salido de los rieles desde el Concilio, ya saben, hace más de 50 años, y los laicos se quedaron con la boca abierta. (...)Y de alguna manera, intentaron llamar la atención a estos sacerdotes que habían cogido malas direcciones. Los laicos deben dar testimonio de la fe. 

RAYMOND ARROYO: El cardenal Mueller y el cardenal Coccopalmerio representan las interpretaciones polares opuestas de Amoris ... y puesto que el Papa no contesta definitivamente, ¿a dónde nos lleva esto? 

MURRAY: Creo que parte del - lo bueno del debate actual, aunque a veces puede ser agrio, es que está recibiendo la atención del Papa. La falta de respuesta a la dubia es un error en mi opinión. El Papa dice que es un hombre de diálogo y encuentro. Yo le creo. Lo acepto con su palabra. Pero a veces el diálogo no puede ser de los temas que él mismo elija. Así que cuando la gente va a él y le dice: 'Santo Padre, no nos gusta esta confusión, este tipo de desorden que viene después de Amoris Laetitia, por favor resuélvalo por nosotros'. Los criterios para juzgar son siempre la verdad proclamada por la Iglesia desde el principio. Y seré muy claro otra vez. Lo he dicho muchas veces en su programa: nunca en la historia de la Iglesia la Iglesia ha dicho que las personas que viven en un estado de adulterio y planean seguir haciéndolo tienen derecho a recibir la Comunión. Nunca se ha dicho [y] la razón es que no se puede decir. Es una contradicción directa de las palabras de Cristo. Así que marquen este punto, y si se enfatiza este punto por los cardenales, laicos, sacerdotes, todo es bueno, porque tal vez el papa diga: 'mira, tengo que retroceder y decir que no puedo ir más por este camino... Tengo que decir que tenéis razón. Es un error ir por aquí. 

Esa es mi oración y esperanza en este asunto.

Comentarios