Card Ruini: La Comunión para los divorciados recasados es imposible


Maike Hickson 16 de febrero de 2017 http://www.onepeterfive.com/italian-cardinal-defends-traditional-catholic-teaching-marriage/

El 15 de febrero, el diario italiano Il Timone publicó un artículo escrito por el cardenal Camillo Ruini, ex vicario general de la diócesis de Roma, en el que defiende la tradicional doctrina católica sobre el matrimonio según la cual los divorciados "casados de nuevo" no pueden recibir los sacramentos si no viven como hermano y hermana. Este artículo había sido publicado por primera vez en 2014 (como me lo señaló amablemente el Dr. Sandro Magister), pero el hecho de que se haya vuelto a publicar demuestra su importancia en el contexto actual.

La declaración de Ruini es importante en tanto que tiene peso dentro de la Curia Romana. Es el antiguo Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y colaborador cercano del Papa Juan Pablo II. En el pasado, el Cardenal Ruini había hablado públicamente contra los llamados "matrimonios del mismo sexo". En 2007, dijo: "Hay que decir que las uniones homosexuales están en desacuerdo con los hechos antropológicos básicos, en particular con la inexistencia de la bendición de generar hijos, que es la razón específica para el reconocimiento social del matrimonio ". Ruini también contribuyó en 2015 al Libro de los Once Cardenales en defensa del matrimonio.

Esta declaración todavía será de ayuda para aquellos prelados en la Iglesia que trabajan para preservar la doctrina católica sobre el matrimonio. Es de esperar que la declaración de Ruini ahora anime a más cardenales a entrar en lasdeclaraciones públicas y luego cortésmente rechacen el relativismo moral y las directrices episcopales heterodoxas que ahora se están extendiendo dentro de la Iglesia Católica.

A continuación, presentamos algunos extractos importantes del artículo del cardenal Ruini. 
Il Timone, 15 de febrero de 2017

Ruini: La Comunión para los divorciados es imposible. El Magisterio es claro y no modificable

Cardenal Camillo Ruini

[...]

Otras cuestiones, incluso aquellas que el Magisterio ya ha planteado repetidamente, continúan presentándose ante nosotros y parecen ser cada vez más agudas -entre ellas la de los divorciados y vueltos a casar-.

"Familiaris Consortio", n. 84, ya ha señalado la actitud de asumir: no abandonar a los que se encuentran en esta situación, sino por el contrario tener especial cuidado por ellos, comprometiéndose a poner a disposición de ellos los medios de salvación de la Iglesia para que no sean considerados en absoluto separados de la Iglesia, y participando en cambio en sus vidas, discerniendo bien las situaciones, además, especialmente aquellos de cónyuges injustamente abandonados frente a aquellos que destruyeron culpablemente sus matrimonios.


La misma "Familiaris Consortio", sin embargo, reafirma la práctica de la Iglesia "fundada en la Sagrada Escritura, de no admitir a los divorciados y "recasados" a la Comunión Eucarística". La razón fundamental es que "su estado y su condición de vida contradicen objetivamente Unión de amor entre Cristo y la Iglesia significada y efectuada por la Eucaristía ".


Su culpa personal, por lo tanto, no se cuestiona, sino más bien el estado en el que se encuentran objetivamente. Por esta razón, el hombre y la mujer que por razones graves, como la crianza de los hijos, no pueden satisfacer la obligación de separarse para recibir la absolución sacramental y acercarse a la Eucaristía deben asumir "el compromiso de vivir en completa continencia, Es decir, por la abstinencia de los actos propios de los cónyuges ".

Es sin duda una tarea muy difícil, que, de hecho, es asumida por muy pocas parejas, mientras que hay, lamentablemente, un número creciente de divorciados y que se volvieron a casar.

Otras soluciones se están intentando desde hace algún tiempo. Una de ellas, si bien mantiene firmemente la indisolubilidad de un matrimonio ratificado y consumado, cree que se puede permitir que los divorciados y nuevamente casados reciban la absolución sacramental y se acerquen a la Eucaristía bajo condiciones específicas pero sin abstenerse de los actos propios de los esposos casados. Este sería una segunda tabla de salvación, ofrecida según el criterio de "epikeia", para unir la misericordia a la verdad.

Este camino, sin embargo, no parece viable, principalmente porque implica el ejercicio de la sexualidad fuera del matrimonio, a pesar de un primer matrimonio ratificado y consumado. En otras palabras, el vínculo matrimonial original sigue existiendo, pero se podría actuar como si no existiera en el comportamiento de los fieles y en la vida litúrgica. Por lo tanto, nos enfrentamos a una cuestión de consistencia entre la práctica y la doctrina, y no sólo un problema disciplinario.

En cuanto a la "epikeia" y las "aequitas" canónicas, son criterios muy importantes en las normas humanas y puramente eclesiásticas, pero no pueden aplicarse a las normas de la ley divina, sobre las cuales la Iglesia no tiene poder de discreción.


En nuestro tiempo, cuando por la introducción del matrimonio civil y el divorcio, el problema ha surgido en su forma actual, hay, comenzando con la encíclica "Casti connubii" de Pío XI, una posición clara y consistente por parte de El Magisterio, que va en sentido contrario y que no parece ser cambiante.  (...)

Por lo tanto, hay que ser muy cautelosos en la modificación de las posiciones que el Magisterio ha propuesto durante mucho tiempo y de manera autoritativa sobre el matrimonio y la familia: de lo contrario, tendría efectos muy graves sobre la credibilidad de la Iglesia. Esto no quiere decir que se excluya tida posibilidad de desarrollo. Un camino que parece factible es la revisión de los procesos de nulidad matrimonial, que son normas de derecho eclesial, no divino. [...] 

Comentarios