Destituyen al "Livieres" filipino

http://eponymousflower.blogspot.com.es/2017/02/traditional-friendly-archbishop.html

El arzobispo tradicional Ramón Cabrera Arguelles de Lipa fue retirado prematuramente de su ministerio
(Manila) El Papa Francisco recibió ayer la dimisión del arzobispo Ramón Cabrera Argüelles de Lipa en Filipinas, tal como se revela en el boletín diario del Vaticano. Al mismo tiempo, nombró a un sucesor, el Monseñor Gilbert Garcera, a quien trasladó desde Daet a Lipa.
El despido del Arzobispo Argüelles tuvo lugar prematuramente. El arzobispo tiene sólo 72 años. La referencia al Canon 401.2 no proporciona ninguna información sobre si ha renunciado debido a problemas de salud o debido a una mala conducta grave. Una aclaración correspondiente del Código de Derecho Canónico ha sido sugerida varias veces en los últimos años.
Una "aparición mariana" no aprobada de Lipa
El arzobispo Ramón Argüelles ganó fama internacional en el pasado cuando, en 2015, declaró que la autenticidad de las supuestas credenciales marianas de Lipa era "creíble" y anunció que estaba convencido de la naturaleza "sobrenatural" del fenómeno.
El Arzobispo, con la estatua que representa a la Virgen que se había aparecido en 1948 a la Carmelita, Teresita Castillo.

Ya en 2009, el Arzobispo había derogado el juicio negativo de una comisión de obispos. A principios de los años cincuenta, varios obispos filipinos habían sido acusados de estudiar el fenómeno. El 11 de abril de 1951, la Comisión llegó a la conclusión de que los supuestos fenómenos "no eran de origen sobrenatural". Una decisión aprobada por el Papa Pío XII.
El 18 de agosto de 1948 en el convento carmelita de Lipa se supone que la novicia Teresita Castillo recibió una aparición de la Madre de Dios. Según Teresita, hubo un total de 19 "apariciones" en las que el jardín monástico fue regado con pétalos de rosas del cielo, cada uno con imágenes sagradas. Las imágenes de los pétalos de rosa, que se mantienen en Lipa, fueron el Niño Jesús, San José, la bendición de Jesús, la Sagrada Familia, el Espíritu Santo, el Crucificado, la Última Cena y otros motivos. En la última aparición, María se había presentado como "Mediadora de todas las Gracias".
Fenómenos fueron sólo "fingidos" - El obispo que creyó en la autenticidad, despedido
El entonces obispo de Lipa, Monseñor Alfredo Verzosa y Florentino, estaba convencido de la autenticidad después de haberse revelado el milagro deseado. Roma, sin embargo, era escéptica y estableció una comisión teológica, que en 1949 hizo un juicio negativo. El fenómeno de Lipa es sólo "fingido" por Teresita y fue sin embargo "apoyado" por la priora.
El obispo Verzosa fue depuesto por Roma. El Administrador Apostólico, bajo la comisión establecida por Pío XII, también llegó a una conclusión negativa.

Monseñor Verzosa, detrás de él la Superiora, en el stand de la izquierda Teresita Castillo (Lipa 1948)

Sin embargo, el hecho de que hubo conversiones y sanaciones en Lipa fue interpretado por la Comisión como efecto placebo en personas abiertas a la acción (supuesta pero no real) de Dios.
Al Obispo Verzosa se le hizo prematuramente emérito, mientras que su obispo auxiliar, la priora y la subprioress del monasterio fueron trasladados. La estatua de los "aparecidos" ya no se podía mostrar públicamente. El convento Carmelita fue disuelto, pero el monasterio se reasentó más tarde.

Reconocimiento del Arzobispo - Intervención de Roma
El río de peregrinos hacia Lipa no disminuyó a pesar de las prohibiciones, sino que aumentó a lo largo de los años. Con motivo del 60 aniversario de las "apariciones", Gloria Macapagal-Arroyo, la entonces Presidena de la República de Filipinas también había peregrinado a Lipa.
La diócesis de Lipa fue elevada a una archidiócesis en 1972. El arzobispo Mariano Gaviola, predecesor de Monseñor Argüelles, reabrió la exposición pública de la estatua en 1992 e inició nuevas investigaciones sobre el fenómeno. Esto llevó al arzobispo Argüelles a anular el veredicto negativo de 1951. En 2013 se inició el proceso de beatificación de Mons. Verzosa. En 2015, el Arzobispo Argüelles declaró que el fenómeno era "creíble" y "sobrenatural".
En el mismo año, sin embargo, la Congregación romana para la Congregación intervino y declaró el 15 de septiembre de 2015 la decisión del Arzobispo "nula y sin efecto". La decisión de 1951 fue definitiva. El Arzobispo ya no estaba facultado. El documento romano correspondiente fue entregado al Arzobispo el 30 de mayo. El 16 de noviembre de 2016 murió la Carmelita y "vidente" Teresita Castillo a la edad de 89 años. Ayer, el Arzobispo Ramón Cabrera Arguelles se hizo emérito.
[Actualización] Franciscanos de la Inmaculada
El arzobispo Arguelles, que a raíz del motu proprio Summorum Pontificum, celebraba en la forma tradicional del rito romano, todavía era "negativamente" conocido en otra parte de Roma. 
En julio de 2013, los jóvenes franciscanos de la Inmaculada fueron puestos bajo la administración provisional de la Congregación de Religiosos con la aprobación del Papa Francisco. Una de las razones de esta compulsión no se ha mencionado hasta el día de hoy. Debido al ataque directo contra el carisma religioso, la tradición y el rito tradicional, los miembros de la Orden trataron de encontrar formas de salir de la restricción. Lo que se contemplaba, entre otras cosas, era la nueva fundación como una antigua Orden ritual, que ya no estaría subordinada a la Congregación de Religiosos, sino a la Comisión Pontificia Ecclesia Dei. El Vaticano, sin embargo, rechazó y prohibió a cualquiera de abandonar la Orden.
Un total de seis sacerdotes de la Orden también fueron suspendidos en Filipinas porque trataron de restablecer la Orden. El 28 de junio de 2014, en la Arquidiócesis de Lipa, se realizó el reconocimiento de una asociación pública de fieles, según informó Riposte Catholique. El reconocimiento fue pensado como un precursor a una nueva prueba de la fundación de la orden maltratada de frailes franciscanos de la Inmaculada. En consecuencia, el Comisario Apostólico, Fidenzio Volpi, reaccionó bruscamente, suspendiendo a los sacerdotes involucrados en la Orden. Cuando el asunto se hizo público, el comisionado hizo una declaración pública que hablaba en un tono burlón de los círculos "ultra-tradicionalistas", pero sólo vagamente sobre la supuesta "mala conducta" de los sacerdotes que justificaría su suspensión.

El arzobispo Arguelles ofreció a los cinco franciscanos filipinos de la Inmaculada, que habían sido suspendidos, un celebret en su archidiócesis. No era popular en ciertos círculos romanos. Poco después del incidente en Filipinas, el Comisario Volpi amenazó a los obispos italianos, si se atrevían a establecer frailes franciscanos de la Inmaculada en sus diócesis. Al mismo tiempo, el Comisionado afirmó con toda seriedad que los franciscanos de la Inmaculada querían "derrocar" al Papa Francisco.

El final prematuro de su mandato se observa en Filipinas en el contexto de su actitud ante los acontecimientos de Lipa. No se excluye una conexión con los franciscanos de la Inmaculada. El arzobispo no había sido popular en Roma.

Según informes de Messa en latino, el Arzobispo Arguelles se enteró por Internet de su despido. No se trataría de una renuncia que el Papa hubiera "aceptado". En el Boletín Diario hay una versión oficial que no dice nada sobre el historial. 

El Arzobispo Arguelles sentiría así el brazo "misericordioso" del Papa Francisco como lo experimentó el Obispo Rogelio Livieres de Ciudad del Este en Paraguay. Bajo un pretexto, Mons. Livieres fue atraído a Roma, donde el Papa Francisco le permitió estar de pie frente a las puertas cerradas, mientras que en su casa de Paraguay, las cerraduras de la residencia del obispo fueron cambiadas. A pesar de la insistencia del obispo, Francisco se negó a escuchar al obispo que había sido depuesto. El obispo Livieres no recibió ni "diálogo" ni "misericordia". La "culpa" del obispo Livieres era que él era demasiado tradicional y había tenido éxito con su seminario sacerdotal, que tenía casi tres veces más seminaristas que todas las otras diócesis del país juntas. Se había convertido en un "creador de problemas" en una conferencia de obispos plagada de indiferencia y de teología de la liberación.
También existe una sospecha una sombra sobre el retiro del arzobispo Argüelles.


Texto: Giuseppe Nardi
Imagen: PCN / Katholisches.info
Trans: Tancred vekron99@hotmail.com

Comentarios

Rosita ha dicho que…
Dios le haga ver al Papa Francisco antes de su muerte, su grave error al no estimar lo suficiente el gran bien que hacen los órdenes religiosas fieles a la Tradición. Ellas son las que conservan la fe más pura de la Iglesia, y por eso, tienen tantos buenos católicos en sus filas.
Dios le conceda esta gracia, antes de que sea demasiado tarde para el destino de su alma.