Abierta la comunión a los fornicadores


El Vaticano da una respuesta oficial-oficiosa a la Dubia 


El cardenal Francis Coccopalmerio, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, ha escrito un nuevo libro, publicado hace pocos días el 8 de febrero. El texto es corto, de 30 páginas, y se titula: "El capítulo octavo de la post-sinodal Amoris Laetitia". El hecho de que ha sido imprimida por la Librería Editorial Vaticana y que una rueda de prensa para su lanzamiento se ha programado mañana en el Vaticano - da la impresión inequívoca, -similar a la de la publicación en L'Osservatorio Romano de las directrices de Amoris L de los obispos de Malta- que el texto tiene implícita la aprobación papal. (...)

Al igual que las directrices de los obispos de Malta, el libro de Coccopalmerio abraza la interpretación más liberal de Amoris Laetitia. En un informe del periodista Orazio La Rocca en el sitio web Panorama.it italiano, se nos ofrece un importante * extracto del texto:

"Las parejas divorciadas y vueltas a casar, las parejas de hecho, aquellos que cohabitan, no son ciertamente modelos de uniones en sintonía con la doctrina católica, pero la Iglesia no puede mirar hacia otro lado. Por lo tanto, se les deben impartir los sacramentos de la Reconciliación y la Comunión incluso a las llamadas familias heridas y a muchos de los que, a pesar de vivir en situaciones que no se ajustan a los cánones matrimoniales tradicionales, expresan el deseo sincero de acercarse a los sacramentos después de un período adecuado de discernimiento ". 

 Es fácil deducir entonces que: "los sacramentos de la Reconciliación y la Comunión deben darse a los divorciados y vuelto a casar. La adición de las parejas que cohabitan a la lista indica que los bastiones contra todas las formas de inmoralidad sexual están siendo arrasados - desde dentro de la Iglesia. 
Siguiendo esta lógica, sólo es cuestión de tiempo antes de que los que practican la sodomía homosexual se añadan explícitamente al grupo de los que "deben" tener acceso a los sacramentos como un medio del cuidado "pastoral".

La Rocca - que es, por cierto, quien aparece como co-presentador en la rueda de prensa del libro - continúa con algunas observaciones:

Es una respuesta, aunque indirecta, [a la dubia], como  resultado de un estudio canónico y eclesiológico exhaustivo realizado a petición del propio Papa, por uno de sus más cercanos y más escuchado colaboradores, el cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente de Pontificio Consejo para los Textos legislativos (el "ministro" de Justicia de la Santa Sede).

... Una iniciativa, explican en el Vaticano, con el objetivo de "aclarar" todas las "preocupaciones" planteadas por los sectores más tradicionales relacionadas con su defensa -hasta el final- de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y el acceso a los sacramentos ...

... Sí, por lo tanto, la admisión a los sacramentos para quienes, a pesar de vivir en situaciones irregulares, sinceramente pidan la admisión en la plenitud de la vida eclesial, es un gesto de apertura y profunda piedad - está escrito en las notas ministeriales - por parte de la Madre Iglesia, que no deja atrás a ninguno de sus hijos, consciente de que la perfección absoluta es un don precioso, pero que no se puede alcanzar por todo el mundo.


Comentarios